Muestra Catalogo Baja

  • View
    219

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

arte

Text of Muestra Catalogo Baja

  • 80 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes2 3

  • 80 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes 580 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes4

    Bellas Artes, su hermoso nombre inspira quererla, seguirla, leerla y acompaarla a lo largo de su historia, su mstica y su labor. Fue el surco donde se sembr el campo artstico mendocino y las mieses del artista profesional. Durante las noches, las luces no se apagaban pues se daba respuesta a los cientos de alumnos que, al salir de sus queha-ceres, podan volcarse a la educacin esttica y artstica en forma gratuita. Hace 80 aos de su nacimiento y a pesar de los momentos difciles por los que tuvo que atravesar, hoy est de pie y se erige como la Escuela Secundaria N 4-024 de Bellas Artes, tambin gratuita e inclusiva como la soaron sus fun-dadores all por 1933. Su Turno comienza en la maana y se eleva en el crepsculo. Quizs debamos recuperar tambin la noche y reflotar el Ttulo Docente que tanto la enorgulle-ca. La legislacin actual nos habilitara a pensar un Proyecto de Educacin Superior en Artes Visuales como las Tecnica-turas que otorgan ttulo docente y que crecen, con distintas orientaciones, en Mendoza.

    Si nuestros maestros la imaginaron y germin, haciendo que el arte creciera en los corazones de tantas generaciones que durante 80 aos surcaron sus aulas y pasillos acariciando re-cuerdos y emociones pero sobre todo, reivindicando el amor por la escuela y la pasin por el arte, nosotros hoy, podemos reinventarla, slo hace falta un sueo.

    Norma IrisarriDirectora de la Escuela 4-024 Bellas Artes

    Talleres de la orientacin artstica

  • 80 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes 80 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes6 7

    Los orgenes de la Academia Provincial de Bellas Artes (en adelante APBA) deben rastrearse en el proceso de conformacin del campo artstico moderno mendocino y en el surgimiento de las instituciones y formaciones que propiciaron la aparicin de la figura del artista profesional.

    Tal como se ha indicado en varias oportunidades, en 1915 Vicente Lahir Estrella funda, con apoyo estatal, la primera Academia de Dibujo, Pintura y Modelado de Mendoza. La idea rectora de Estrella era la de generar un espacio de formacin artstica po-pular que contribuyese a sentar las bases de la cultura esttica local. De este modo las artes plsticas ya no seran un privilegio exclusivo de las clases altas, sino un instrumento de plebeyizacin cultural (1) . A este proceso David Vias lo ha identificado como el paso del artista gentleman (miembro de la oligarqua liberal que dedicaba sus horas de ocio a la produccin artstica) al artista profesional (muchas veces surgido del proceso inmigratorio e inscripto en las nuevas ideologas sociales), proceso que en definitiva pone de manifiesto el modo en que fuerzas sociales populares comienzan a exigir su participacin en la vida pblica desde la perspectiva de una cultura alternativa a la oligrquica. Que las clases de la escuela fueran nocturnas y gratuitas es dato suficiente para com-prender la modernizacin que introdujo en el campo artstico local al dar respuesta a una necesidad que se envidenciaba am-pliamente en la cantidad de inscriptos que lleg a tener (lleg a contar con ms de 100 inscriptos). Este fue el rasgo caracterstico de esta primera Academia, y constituy, como veremos, la base ideolgica que servira de modelo al perfil de la futura APBA.

    Slo cinco aos dur la experiencia de esta institucin. En 1920 fue cerrada por parte de la Intervencin Federal a Mendoza de Eudoro Vargas Gmez, aduciendo falta de fondos para sostenerla, aunque parece ser que la utilizacin de modelos vivos en las clases de dibujo fue la causa escandalosa de su clausura pues, tal como ha sealado Antonio Di Benedetto, esta innovacin en la enseanza de las artes ...provoc escoriaciones en la sensibilidad pblica ms atrasada (2) . Sin embargo bastaron esos aos para gestar un ncleo que sera clave para el futuro artstico de la provincia. De un modo u otro a ella estuvieron vinculadas figuras de la talla de Juan Jos Cardona (a quien Estrella haba conocido durante su viaje de estudios en Barcelona), Julio Preciados

    HACER ESCUELA

    Vicente Lahir Estrella. Nuestros artistas. Revista La Quincena Social, 1 de enero de 1920. Las Ilustraciones son de R. Mndez Caldeira.

    Vicente Lahir Estrella junto a la obra Pedro el Capatz.

    Revista La Semana, 1 de enero de 1919.

  • 80 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes 980 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes8

    (dibujante litgrafo), Elena Capmany (formada en Europa ocup el cargo de vice-directora de la escuela), Antonio Bravo, Fidel De Luca, Ramn Subirats, Roberto Azzoni y Vicente Nacarato (que abandonara las artes visuales por las letras), quienes tras el cierre de la escuela continuaran sus actividades en el Centro Cataln y luego en el taller de Vicente Lahir Estrella (primero en calle Belgrano y luego en la interseccin de las por entonces calles Gutirrez y Necochea, hoy Avellaneda y Aguirre) donde al poco tiempo se sum al grupo el joven poeta Jorge Enrique Ramponi (3) .

    El cierre de esta primera Academia signific un duro golpe al naciente arte moderno local, pues elimin el nico espacio de formacin artstica existente en la provincia. Durante los doce aos posteriores a su cierre, el ncleo de artistas surgidos de sus talleres busc perfeccionar su produccin, volcndose a la pintura al aire libre en diversos parajes de la provincia (contaban stos con un rancho-taller en las inmediaciones del Parque Gral. San Martn), presentndose en certmenes extraprovinciales y organizando muestras en salones comerciales de nuestra ciudad y en galeras de Bs. As. Muchos de ellos trabajaron como colaboradores en revistas y peridicos, como en el caso de Fidel De Luca y Antonio Bravo. Ramn Subirats y Roberto Azzoni subsistieron trabajando en el taller de decoracin de Zamz. Con el tiempo seran estos artistas, entre otros, los que daran forma a la APBA y con ella a la primera gran expansin de las artes en nuestra sociedad.

    En la dcada del 20 pareciera haberse producido un vaco en torno a los artistas locales. Los medios de comunicacin reflejaban esta situacin mediante artculos en los que in-tentaban explicar el por qu de tal desinters por las artes y el desdn hacia los artistas: No slo Bravo y de Luca, sino tambin, y al igual de ellos, muchos otros, quienes a pesar de ser productos genuinos de nuestro medio y al cual consagran el ms rico caudal de sus energas y de sus ilusio-nes, viven agonizando bajo la presin de un ambiente que les es ingrato... y muchas veces hostil. [...] Ciudad de car-tagineses!, exclaman muchos, al paladear el acervo de sus energas en derrota; al comprobar cun poco se estima el abundante recurso de las expansiones espirituales que aqu se manifiestan y al sentirse rodeados de una glacial indife-rencia donde la rumbosidad de la gente adinerada es con-siderada por algunos como insoportable impertinencia... [...] Y as en todo, en arte como en poltica. Mientras el hambre acomete con ferocidad el hogar de muchas capaci-dades y espritus meritorios, se infla el vientre de nume-rosos bienaventurados que han sabido orientar fcilmente sus pasos errabundos hacia la tierra prometida. (4) . El artculo, adems de ponderar los progresos de los artistas locales, critica la actitud gubernamental de exaltar valores artsticos cuando stos provienen del exterior de la provin-cia, dejando a las figuras locales sin respaldo institucional de ningn tipo.

    Por su parte, Juan Agustn Moyano (5) , en un artculo de 1925, partiendo de una perspectiva materialista vulgar que supone que todo progreso artstico es producto lgico de un florecimiento econmico previo, justificaba lo que con-sideraba como la mediana artstica de Mendoza por ser dicho florecer econmico relativamente reciente y de ca-rcter inestable (6) . La idea de una correspondencia entre progreso econmico y desarrollo artstico parece ser una constante de la poca y una utopa incumplida.

    Sin embargo, en 1927 fue creado el Museo Provincial de Bellas Artes. La idea surgi del poeta Sixto Martinelli y Juan Agustn Moyano fue el encargado de convencer al go-bierno provincial de su importancia. El museo pasara con los aos a ser parte de la APBA. Por otra parte el Crcu-

    lo de Periodistas organiza ese mismo ao el Primer Saln de Primavera en el que participaron la gran mayora de los artistas mendocinos. Estos dos hechos parecen haber propiciado que el ncleo de artistas locales comienzara a percibir cada vez con mayor claridad que la gestacin de un ambiente propicio a su actividad slo podra surgir de su iniciativa. Ante la marginacin a la que se vieron sujetos durante la mayor parte de la dcada del 20, comienzan a perfilar una respuesta orientada a vincular el arte con la sociedad en sentido amplio. La idea de retomar el proyec-to trunco de una escuela de arte fue la va adoptada por nuestros artistas. Y Vicente Lahir Estrella volvera a ser el introductor de la inquietud.

    CiUdAd dE CARtAginESES

    Rancho-taller en las inmediaciones del Parque del Oeste (hoy Parque Gral. San Martn) en 1924. De derecha a izquierda: Roberto Azzoni, Antonio Bravo, Juan Jos

    Cardona y Fidel De Luca.

    Ilustracin de Guillermo Boln aludiendo al 1 Saln de Bellas Artes organizado

    por la Academia de Dibujo, Pintura y Modelado de Mendoza.

    Revista La Semana, 14 de agosto de 1918.

  • 80 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes 80 Aos | De la Academia Provincial de Bellas Artes10 11

    En 1932 Vicente Lahir Estrella tiene la oportunidad de de efectuar una expo-sicin de motivos regionales en un lo-cal de Av. San Martn. En el lapso que dur la e