Click here to load reader

MIAMI EDICION 900

  • View
    240

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

MIAMI EDICION 900

Text of MIAMI EDICION 900

  • Miami, Florida Enero 18 al 23 de 2013

    Decano del Periodismo venezolano en los Estados Unidos - Premio Nacional de Periodismo en Estados Unidos 2002

    Miami, Florida Enero 18 al 23 de 2013 Ao XXI Nro. 19 Edicin 900 40 Pginas

    El ser humano est equipado para sobrellevar tragedias, de la nada en los malos tiempos surge el humor. Entre los trpicos esa condicin se agudiza. Ante la ausencia presidencial los chistes han empezado a florecer, por ejemplo: Chvez le dijo a Maduro, con voz poco audible y con la boquilla del oxigeno puesta: no me dan agua desde ayer! y el ungido entendi: Nombra a Jaua canciller! Y como ese chiste hay muchos ms. Ac llevamos 900 ediciones, desde 1992 salimos cada semana en Miami y hemos ido creciendo en Broward, Orlando, Houston, Panam, Costa Rica, Venezuela y Colombia. Tambin lo hacemos en la Web donde ms de 2.6 millones de visitas mensuales muestran nuestro crecimiento y ms de 100 mil seguidores en Twitter dan fe de un trabajo constante, sin tragedias y sin chistes. Gracias a nuestros lectores, clientes, se-guidores y usuarios. Con o sin presidente ac llevamos 900 ediciones Tome jabn paque lave!

    Director: Oswaldo Muoz

  • Miami, Florida Enero 18 al 23 de 201302 [ Publicidad ]

  • Miami, Florida Enero 18 al 23 de 2013 03[ Publicidad ]

  • Miami, Florida Enero 18 al 23 de 201304 Opinin

    Director-Editor: Oswaldo Muoz [email protected]

    Adjunto al Director: Isabel [email protected]

    Gerente General: Sylvia Bellosy[email protected]

    Administrador: Nelson [email protected]

    Jefe de Redaccin: Jos Hernndez Sala de Redaccin: Jonathan Len N. Vasquez

    Corporate Accounts: Oswaldo Muoz Jr. [email protected]

    Gerente de Circulacin: Edgar Carrero

    [email protected]

    Asistente a la Gerencia: Miguel A. Barrera [email protected]

    Jefe de Deportes: Broderick Zerpa

    Economa: Luis Prieto [email protected]

    Espectculos: Miguel [email protected]

    Horscopo: Norma Fajardo

    Tursmo: Juan Len

    Salud: Dr. Orlando Gutirrez

    Humor: Nelly Pujols

    [email protected]: Oswaldo lvarez Paz, Alfredo Osorio Urdaneta, Eli Bravo, Macky Arenas, Marcos Villasmil, Milagros Socorro, Horacio Medina, Leonardo Romero, Oscar Huete, Hely Daniel Rodrguez y Lester Avils

    Diseo y diagramacin: Ildefonso Prieto [email protected]

    Fotografa: Biaggio Correale

    VENTASLilibeth Mendiri [email protected] Macas 786-352.2582

    [email protected] Rodrguez [email protected]

    Impreso en: Southeast Offset 4880 NW 157 Street. Miami. Fl. 33014. Telfono: 305.623.7788

    Miembro de:

    Aceptamos

    Newspaper

    Telfonos de Ventas: (305) 717.3206 / (305) 717.3565 / (305) 717.3209 / (305) 717.3271 / (305) 717.3227Miami: 3625 NW 82 Ave, Suite 406, Miami, Fl, 33166. Telfs: (305) 717. 3206 - Fax: / Broward: 14359 Miramar Parkway Suite #272, Miaramar, Fl 33027

    Telf: (786) 487.4272 / Orlando: (786) 290.0418 / Caracas: (414) 303.0073 El Venezolano Newspaper, no se responsabiliza por el contenido de los anuncios publicados en este medio. Prohibida la reproduccin total o parcial sin autorizacin escrita de su Director.

    Gracias por estos900 y los que vienen

    Todo el pasado es prlogo

    Sarao sobrevenido

    Novecientas con Orlando

    Agenda Parlamentaria

    El Partido Social Cristiano Copei cum-pli 67 aos el do-

    mingo. Me inscrib en sus filas a la cada de Prez Jimnez. Rayaba en los quince aos cuando me sum a ese notable grupo de compatriotas que irrumpi en la vida pblica, co-nocido ahora como la Generacin del 58. Generacin del cambio y la victoria que con plurales manifes-taciones polticas e ideolgicas, ha dejado huellas imborrables en el pa-sado y en el presente.Se dice fcil, pero en un pas tan

    irregular e inconstante como ste, se trata de un gran mrito. Historia-dores y politlogos, profesionales y aficionados de las ciencias sociales hacen y harn, estudios severos del apasionante tiempo que nos ha to-cado vivir. Todos tenemos cuentos que contar y los contaremos. Al-gunos fundados en hechos de fcil

    comprobacin. Otros en los re-cuerdos, donde el papel primario lo juega la memoria. En ocasio-nes puede ser tan traicionera como

    exagerada. Pero lo cierto es, como ms o menos dice Garca Mrquez, la vida no es solamente cmo suce-dieron las cosas, sino tambin como uno las recuerda.Por qu un grupo de jvenes se

    acerc a un partido minoritario, el tercero electoralmente hablando, sin posibilidades de ganar eleccio-nes, ni de escalar posiciones buro-crticas ni representativas que es-taban fuera de las aspiraciones de entonces? Pues por una razn sen-cilla pero difcil de explicar. Tena-mos una slida formacin bsica, ms all de lo poltico. Principios y valores de vigencia permanente, enraizados en la Doctrina Social de la Iglesia que nos invitaban a luchar por la dignidad de la persona huma-na, la perfectibilidad de la sociedad civil y la justicia social como instru-mento para alcanzar el bien comn.

    Provengo de una familia socialista, ms bien izquierdista, que evolucio-n hacia el centro desligndose de radicalismos propios de la poca. .Mi experiencia no es nica. Miles

    de compatriotas tuvieron procesos parecidos. Encontramos en Copei un grupo de fundadores que encar-naban a plenitud los valores que nos movieron hacia el partido. Fui-mos determinantes en convertirlo en factor fundamental para el de-sarrollo democrtico de la sociedad venezolana. Resisto la tentacin de continuar escribiendo sobre el tema. Ya habr oportunidad para hacerlo. Pero, duele mucho ver la crisis existencial de Copei, con el pas lleno de copeyanos alejados de las estructuras operativas del partido.El reto es enorme. Venezuela se

    desintegra en manos de traidores ineficientes y corrompidos. A los copeyanos les digo con Shakespea-re: Todo el pasado es prlogo. El mensaje tambin vale para los ade-cos.

    Triste y ver-gonzoso pa-pel, le ha to-cado asumir a quienes hoy integran la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. En momentos sobrevenidos, inesperados, fortui-tos y solo previstos por la divinidad, se nos devela un vacio u omisin en el texto constitucional que regule la ausencia prolongada e imprecisa, previa a la juramentacin, debido a la supuesta enfermedad encubierta en un principio y luego reconocida, sin el aval de un informe mdico, por los voceros oficialistas del ma-logrado presidente.Se le oculta la verdad al pueblo

    venezolano, el cual con la transpa-rencia e ingenuidad que lo carac-teriza, creyendo en la persona que supo sembrar en ellos la esperanza y dndole una nueva oportunidad y confianza, vota mayoritariamente para reelegirlo Presidente, a pesar de que no estaba en condiciones fsicas para asumir el compromiso de dirigir el pas.Pues bien, ante esta incertidumbre

    y evidente vaco constitucional, na-die ms idneo y con las facultades devenidas del propio fuero consti-tucional para subsanar la omisin y velar por los derechos e intereses

    individuales y colectivos que el TSJ, en su Sala Constitucional, que, para todos y cada uno de los venezolanos, defrauda el inters

    patrio, la legalidad y la sindresis, por la posicin grupal, efectista y politiquera absurda ante los ojos incrdulos del pueblo venezolano y el mundo que no comprende cmo puede llegar a malinterpretarse las leyes, el derecho, la doctrina y los principio jurdicos, solo para com-placer un sector poltico que aspira mantenerse dirigiendo el pas sin haber sido escogido por eleccin alguna, careciendo de legitimidad para ejercer un cargo que se asume por voluntad popular. Y ms vergonzoso aun es la con-

    ducta de la cofrada de chulos de la revolucin chavista, impulsados y sostenidos por el Presidente Hugo Chvez, con dinero que es de todos los venezolanos, que estuvieron presentes en los rritos actos orga-nizados el pasado diez de enero en Caracas en apoyo a Maduro, y la decisin que lo instaura como pre-sidente, sin declaratoria de ausencia temporal ni absoluta, y desconoce la sucesin temporal que ha debido corresponderle al presidente de la Asamblea Nacional, mientras sub-sista la enfermedad del Mandatario Nacional y dentro de los plazos y condiciones establecidas en el texto constitucional. Lastimoso tambin fue escuchar

    a muchos de esos invitados, Pre-sidentes algunos de ellos, no slo intervenir en los asuntos internos de Venezuela, sino utilizar el sue-lo patrio para agredir con su verbo de odio a los venezolanos que con todo derecho y razn adversan al actual rgimen. Fue un lamentable episodio, que se une a la costumbre de los revolucionarios comunistas de atropellar a la Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezue-la, calificada en su momento por el lder de la montonera revoluciona-ria como la mejor Constitucin del mundo, pero que, a la hora de defender sus criminales intereses, la desechan o la manosean para ajustarla a sus conveniencias.Sin renunciar a nuestro derecho

    a tomar las calles, para protestar pacficamente, establecido en la Constitucin, la tarea es reforzar la unidad de toda la oposicin vene-zolana ante lo que tendr que venir.Las mayoras cansadas del in-

    cumplimiento de las promesas, del azote de la delincuencia, de la escasez y desabastecimiento de los productos bsicos de la dieta diaria, del alto costo de vida y de todas las carencias que deja como herencia este desastre de rgimen, exigirn un cambio profundo en las insti-tuciones y sus representantes, que no han estado a la altura de sus res-ponsabilidades y han mancillado al noble pueblo de Venezuela.

    Oswaldo lvarez Pazoalvarezpa

Search related