Click here to load reader

MENDELSSOHN · 2016-11-21 · Fundación Juan March CICLO MENDELSSOHN: OBRA PARA PIANO Marzo 1994

  • View
    221

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of MENDELSSOHN · 2016-11-21 · Fundación Juan March CICLO MENDELSSOHN: OBRA PARA PIANO Marzo 1994

CICLO

MENDELSSOHN:

OBRA PARA PIANO

Marzo 1994

CICLO

MENDELSSOHN: OBRA PARA PIANO

Fundacin Juan March

CICLO

MENDELSSOHN: OBRA PARA PIANO

Marzo 1994

NDICE

Presentacin

Programa general

Introduccin general: por Carlos-Jos Costas

Notas al Programa: Primer concierto Segundo concierto Tercer concierto

Participantes

Pg.

5

7

11

15 19 23

27

Hace ya ms de tres aos organizamos un ciclo similar a este con una antologa de la msica de cmara de Mendelssohn. Deseamos ahora completar aquella placentera imagen del msico prodigioso, uno de los mayores talentos naturales que haya dado la msica europea, con una antologa de su obra pianstica.

En ambos casos, el prestigio del que estas msicas gozan an en los manuales no se corresponde con la escasez de su interpretacin en concierto. No siempre fue as, y las causas de que obras tan famosas hayan cado en declive son muy amplias y complejas, pero casi ninguna son estrictamente musicales.

En su obra pianstica Mendelssohn abord las grandes formas, y en este ciclo se incluyen dos de sus Sonatas primerizas, las Op. 6y Op. 106, escritas con un solo ao de diferencia (1826/1827) a pesar de la distancia entre sus nmeros de catlogo (la explicacin es sencilla: la Op. 106 no se pu blic en vida del autor, sino en 1868).

Pero, como casi todos los romnticos, Mendelssohn encontr en las formas breves piansticas, sin excesivas preocupaciones formales, una especie de diario ntimo en el que se manifest con mayor originalidad y singular encanto. Especialmente, en las famosas Canciones sin palabras (Lieder ohne Worte), de las que lleg a escribir ms de medio centenar, casi todas publicadas en ocho grupos de seis canciones cada uno. El modelo confesado es el lied, es decir, la cancin "cantada-si se nos permite la redundancia-, pero al suprimir el poema y convertirla en una cancin instrumental se aade ms misterio, ms ambigedad, deja ms libre la fantasa del oyente.

El ciclo, acoge obras escritas entre 1826, cuando el msico contaba apenas 17 arios, y 1845, cuando con 36 aos estaba ya en la recta final de su vida: los 19 aos ms fecundos de su actividad, en sus acentos ms intimistas.

Flix Mendelssohn hacia 1830.

P R O G R A M A G E N E R A L

PROGRAMA PRIMER CONCIERTO

FLIX MENDELSSOHN-BARTHOLDY (1809-1847)

I

Variaciones en Mi bemol mayor, Op. 82

Sonata en Mi mayor, Op. 6 Allegretto con espressione Tempo di Menuetto Recitativo Molto allegro e vivace

II

Preludio y fuga en Fa menor, Op. 35, n.e 5

Seis romanzas sin palabras: N.3 15 en Mi mayor Op. 38, n.33 N.3 25 en Sol mayor Op. 62, n.31 N.3 47 en La mayor Op. 102, n.35 N.332 en Fa sostenido menor Op. 67, n.32 N40 en Re mayor Op. 85, n.B 4 N.321 en Sol menor Op. 53, n.33

Fantasa en Fa sostenido menor, Op. 28

Intrprete: Almudena Cano

Mircoles, 9 de marzo de 1994. 19,30 horas.

8

PROGRAMA SEGUNDO CONCIERTO

FLIX MENDELSSOHN-BARTHOLDY (1809-1847)

I

Scherzo a capriccio en Fa sostenido menor (1836)

Preludios y Fugas Op. 35 N. 1 en Mi menor N. - .3 en Si menor N. 4 en La bemol mayor

Variaciones serias, Op. 54

II

Estudio en Fa menor (1836 )

Ocho romanzas sin palabras: N 1 en Mi mayor, Op. 19, n 1 N. 10 en Si menor, Op. 30, n.Q 4 N.3 11 en Re mayor, Op. 30, n.Q5 N 35 en Si menor, Op. 67, n 5 N.Q38 en La menor, Op. 85, n.B 2 N33 en Si bemol mayor, Op. 67, n.B3 N.3 39 en Mi bemol mayor, Op. 85, n.B 3 N.Q 46 en Sol menor, Op. 102, n.s 4

Dos Klavierstcke: Andante cantabile en Si bemol mayor Presto agitato en Sol menor

Andante cantabile y Presto agitato en Si mayor (1838 )

Intrprete: Miguel Ituarte

Mircoles, 16 de marzo de 1994. 19,30 horas.

9

10

PROGRAMA TERCER CONCIERTO

FLIX MENDELSSOHN-BARTHOLDY (1809-1847)

I

Catorce romanzas sin palabras: N.3 2 en La menor, Op. 19, n.3 2 N.3 3 en La mayor, Op. 19, n 3 "Jgerlied N.3 5 en Fa sostenido menor, Op. 19, n 5 N.3 6 en Sol menor, Op. 19, n.3 6 Venetianisches

Gondellied N.3 7 en Mi bemol mayor, Op. 30, n.31 N.3 12 en Fa sostenido menor, Op. 30, n.3 6

Venetianisches Gondellied N.3 18 en La bemol mayor, Op. 38, n6Duetto N.319 en La bemol mayor, Op. 53, n.31 N.3 20 en Mi bemol mayor, Op. 53, n.3 2 N 29 en La menor, Op. 62, n.3 5 Venetianiches

Gondellied N.3 30 en La mayor, Op. 62, n.3 6 Frhlingslied N.334 en Do mayor, Op. 67, n.34 Spinnerlied-N 37 en Fa mayor, Op. 85, n.31 N.3 45 en Do mayor, Op. 102, n.33

II

Sonata Op. 106 en Si bemol mayor Allegro vivace Scherzo: Allegro non tropo Andante quasi allegretto Allegro molto -Allegro moderato-Allegro non tropo

Perpetuum mobile, Op. 119

Barcarola (1837)

Hoja de lbum, Op. 117

Rond caprichoso, Op. 14

Intrprete: Agustn Serrano

Mircoles, 23 de marzo de 1994. 19,30 horas.

INTRODUCCIN GENERAL

11

Consideraciones superficiales, prejuicios a la hora de valorar o de interpretar su msica -por exceso o por defecto-, y actitudes antisemitas, han enturbiado e incluso borrado ocasionalmente la obra de Flix Mendelssohn-Bartholdy. Durante su vida, ms bien corta, ya que slo super en tres aos la de Mozart, siempre comentada por su brevedad, logr el recono-cimiento y la admiracin de todos, dentro y fuera de Alemania, pero, tras su muerte, comenzaron las crti-cas desfavorables, con frecuencia aludiendo a su as-cendencia juda, aunque su familia se hubiera conver-tido al luteranismo. La etapa ms violenta de las muestras de antisemitismo comenzaron con la des-truccin en 1936 del monumento que le haba sido dedicado en Leipzig, lo que el Nazismo complet con la supresin de su msica en todos los pases en los que ejerci su influencia, hasta el final de la segunda guerra mundial. Los testimonios se encuentran incluso en Espaa. En 1944 la editorial madrilea Ediciones Espaola, S. A. public el libro Obras maestras de la msica alemana, una coleccin de anlisis musicales desde la Edad Media a Hans Pfitzner, en el que se ig-noran el nombre y las obras de Mendelssohn. El libro recoga una serie de conferencias de Johannes Franze, dictadas en la Radio del Estado de Buenos Aires entre 1937 y 1940. Queda la duda, eso s, de si el autor no incluy las sinfona de Mendelssohn porque no las consideraba como obras maestras o como msica alemana, o las dos cosas.

Pero al margen de posturas polticas radicales, lo que crea el ambiente para otro tipo de crticas a la obra de Mendelssohn, es su doble filiacin clsico-romnti-ca. Parafraseando a Lord Byron (soy un griego nacido a destiempo), Mendelssohn podra haber dicho soy un clsico viens nacido con algn retraso. Sus mode-los y su sentido musical se encuentran en tres grandes

12

nombres de la msica alemana: Bach, Haendel y Mo-zart, pero participa inevitablemente del espritu del Ro-manticismo. Heine, Eichendorff y Goethe son sus poe-tas principales y, con ellos, Shakespeare, recuperado por casi todos los compositores de su tiempo.

Nieto de filsofo, hijo de banquero y msico por las evidentes dotes que muestra para ello desde muy nio, es adems buen escritor y aceptable pintor, como su hermana Fanny, tres aos mayor que l. Ese es el ambiente familiar en el que se desarrolla su infancia en Hamburgo, donde nace el 3 de febrero de 1809, bajo el espritu de la Ilustracin que defiende su abuelo pater-no. Sus padres se ocupan primero de su formacin, que en lo musical prosiguen Marie Bigot, en Pars, y Ludwig Berger, en el piano, y Cari Friedrich Zelter en la teora. Las obras que compuso cuando era todava nio demuestran su capacidad y su talento musical pa-ra alcanzar el dominio de la tcnica. Una tcnica que recurre al contrapunto y muy especialmente a la fuga, fruto de su admiracin por Bach, que le llevar a recu-perar para sus conciertos en Berln La Pasin segn San Mateo. Su amistad con Goethe, Hegel, Schlegel y otras figuras del pensamiento de su tiempo, y su rela-cin con prcticamente todos los grandes msicos que fue conociendo en sus viajes y en sus aos de trabajo en Berln, Weimar, Leipzig o Londres, completan la imagen de un msico culto, por otra parte, y espont-neo en la creacin musical, por otro. Su catlogo nos muestra representaciones en tocios los gneros de su tiempo, de la pera -Las bodas de Camacho- al orato-rio -San Pablo, Elias-, pasando por la msica escnica El sueo de una noche de verano-; de la sinfona -con 13 de juventud y 5 de madurez- a la msica de cmara, pasando por la msica religiosa y la importan-te obra para piano.

El piano es el protagonista de este ciclo, como lo fue en su hacer de compositor, con ms de 65 ttulos en su perodo creativo que va desde 1820, a sus once aos, hasta 1845, con su ltimo libro de Romanzas sin palabras, terminado cuatro aos antes de su muerte el 4 de noviembre de 1849, en Leipzig. Pero Mendel-ssohn, tal vez ms recordado por su labor como direc-tor de orquesta tras la aventura de presentar en Berln, con slo veinte aos, la Pasin, de Bach, fue un exce-lente pianista, muy aprecido como tal a lo largo de su

13

vida. Una carrera que inicia a los nueve aos en Berln, con la interpretacin en un acto privado de un Con-cierto militar de Dusek y que parece concluir el 1 de enero de 1846, tras su regreso al frente de la orquesta de la Gewandhaus de Leipzig, su ya por entonces deli-cada salud aconsej que renunciara a las presentacio-nes como pianista.

Parecido perfil presenta la dedicacin al piano del Mendelssohn compositor. El primer testimonio de esta actividad est fechado el 7 de marzo de 1820, a sus diez aos, con una pequea obra titulada Recitativo. Un paso importante corresponde al ao siguiente con la Sonata en Sol menor, publicada despus de su muerte como Op. 105. Su seguridad creativa en la for-ma demuestra la rapidez con que haba asimilado las enseanzas tcnicas, incluida la influencia de Beetho-ven, que tambin estar presente en sus primeras ins-tmmentaciones. Son aos en los que su actividad co-mo intrprete se reduce a los conciertos domsticos, que se vern considerablemente ampliados cuando su padre instala a la familia en el nmero 3 de la calle de Leipzig en Berln. All se celebran conciertos todos los domingos, a los que asiste un grupo de msicos, diplo-mticos, escritores y crticos, alguno de los cuales ten-dr relaciones como colaborador de Mendelssohn: Ju-lius Schubring, en los textos de sus oratorios, o Ferdi-nand David, que ser su Konzertmeister en Leipzig.

Entre 1833 y 1835, en su participacin en el Festival Musical del Bajo Rin, Mendelssohn recuper varios de los oratorios de Haendel -Israel en Egipto, El Festn de Alejandro, El Mesas, el Te Deum de Dettingen, Judas Macabeo y Salomn, que arregl para la ocasin, ocu-pando su puesto como director desde el teclado. Fue-ron presentaciones que formaron parte de sus con-ciertos histricos que recogan obras del pasado y del presente, de Bach a Beethoven.

Su produccin piansitca con orquesta se extiende desde 1822 a 1837. En esos aos compone un primer concierto para piano y cuerda, su primera experiencia en esta forma, en la lnea de sus sinfonas para cuerda. Despus llegar el escrito para violn y piano, de 1823, los dos para dos pianos, del mismo ao y del siguiente, y, por ltimo, los que han quedado como nmeros 1 y 2, para piano y orquesta, de 1831 y 1837. La sencillez

14

clsica de los primeros contrasta con el trabajo ms de-sarrollado de los dos ltimos, en especial el segundo.

En sus obras de madurez, destacan las sonatas, que tendremos ocasin de escuchar en este ciclo, las Varia-tions srieuses, igualmente programadas y los seis ci-clos de Leder ohne Worte, Romanzas sin palabras, una versin romntica de las antiguas transcripciones ins-trumentales de obras vocales que surgieron en la Edad Media. Estas piezas, publicadas en su mayora en vida de Mendelssohn, ms los dos ltimos ciclos que apare-cieron despus, cimentaron la introduccin de su msi-ca en los repertorios de los pianistas por encima de las adversas circunstancias, mientras las obras manuscritas permanecan en la Biblioteca Real de Berln, todava en 1901 cuando se public en Londres la biografa de Stephen S. Stratton, de la que en 1934 apareci la sexta edicin revisada, confirmando la referencia.

Se ha dicho, que la historia de la msica en la se-gunda mitad del siglo XIX no se habra alterado de no existir la obra creadora de Mendelssohn. Es posible que sea cieito en una primera apreciacin, pero no su-cedera lo mismo si no hubiramos contado con su ac-tividad como director y pianista, sin sus miradas a la msica del pasado y a la de su tiempo, de Bach a Beet-hoven. Y en rigor, es posible valorar su influencia en la msica, sin tener en cuenta tanto su figura de intrpre-te como la de compositor.

Carlos-Jos Costas

15

NOTAS AL PROGRAMA

PRIMER CONCIERTO

Variaciones en Mi bemol mayor, Op. 82

Son tres las colecciones de variaciones que apare-cen en la obra de Mendelssohn, las tres fechadas en 1841, aunque la publicacin postuma de dos de ellas las distancie en el nmero de opues. Estas, escritas en Mi bemol mayor, aparecen como terminadas el 25 de julio. Se sabe que Mendelssohn se plantea una especie de duda ante la proliferacin de las variaciones para piano y al relativo inters de muchas de ellas y la cali-ficacin que aplica a la primera serie de las que com-pone, las serias, que escucharemos en el segundo concierto de este ciclo, tiene toda la intencin de mar-car una diferencia con las que se escriban al uso. Y lo consigue en realidad en las tres colecciones. Esta, se-gunda en el tiempo, parte de un tema que puede cali-ficarse de escolstico, en la medida que no est im-buido de un calor romntico, y otro tanto sucede con las sugerentes variaciones, ejemplo de su doble domi-nio del instrumento y del juego de posibilidades de la forma.

Sonata en Mi mayor, Op. 6

De las tres sonatas escritas por Mendelssohn, slo sta, la segunda cronolgicamente, se public en vida del compositor. Las otras dos, de 1821 y 1827, fueron editadas postumamente en 1868 como Op. 105 y Op. 106. Este Op. 6 est fechado el 22 de marzo de 1826, ao en que fue editado. Estamos ante un Mendelssohn de diecisiete aos que encuentra en Beethoven un do-ble aliento orientativo. Esa influencia est presente en su tratamiento cclico, por lo que se refiere a la forma, y en la estructura de los temas, que recuerdan sin es-fuerzo al compositor de Bonn. Son, sin embargo, dos referencias exteriores, ya que como se ha dicho repe-tidas veces, el piano de Mendelssohn est muy lejos de la fuerza del Beethoven de las sonatas.

Andante con Variazioni. Opus 82. N9 IO der nauhgelassonen Worko.

Componirt 1 8 4 1 . Ira Druck ersuhicnen im Jul i 1 8 5 0 .

17

La Sonata, Op. 6, est dividida en cuatro movimien-tos, pero con la indicacin de no hacer pausa entre ellos. El Allegretto con espressione est construido en la forma sonata-rond, con acentos profundamente lri-cos. El Tempo di Menuetto mantiene ese mismo tono hasta que el tro, a modo de scherzo, le presta un aire ms agitado. El tercer movimiento, Recitativo es una es-pecie de fantasa, un adagio cromtico, que escribe sin barras de comps y en el que recoge una cita del recita-tivo de Florestn, Gott! welch' dunkel hier!, de Fidelio de Beethoven. El finale, Molto allegro e vivace, est es-crito a modo de rond que concluye de forma tranqui-la, con el recuento del tema del primer tiempo.

Preludio y Fuga en Fa menor, Op. 35, n.- 5

Entre 1827 y 1837 compone Mendelssohn las doce piezas que comprenden sus Seis Preludios y Fugas, las dos que ocupan el quinto lugar, estn fechadas respec-tivamente el 19 de noviembre de 1836 y el 3 de diciem-bre de 1834. Suponen un homenaje a Bach, reconoci-miento que completa en el mismo perodo con los Tres Preludios y Fugas para rgano, de su Op. 37. Sin em-bargo, es en el piano donde Mendelssohn encuentra en estas formas lo mejor de su expresin. Como en la va-riacin, no se excedi en el nmero de los que compu-so, pero sin duda estos seis figuran entre los mejores acercamientos a ambas estructuras que se escribieron hasta su tiempo desde el gran modelo bachiano. Pero Mendelssohn da un nuevo impulso al contenido barro-co y aporta los rasgos de la expresin romntica. El Preludio, sigue un tratamiento vocal religioso, sobre un fondo de dieciseis notas que se repiten, a veces en el bajo, y otras en la voz superior. La Fuga, como un scherzo allegro con fuoco, es una de las mejores de la coleccin y Mendelssohn tuvo conciencia de ello ya que la copi para drsela como regalo a una joven ad-miradora, Clara Wieck, luego, Clara Schumann.

Romanzas sin palabras

Durante ms de quince aos se ocupa Mendelssohn de componer las pequeas piezas para piano que nun-

18

ca llegan a los cinco minutos de duracin y en muchos casos se quedan en los dos minutos escasos. Con ellas forma colecciones de seis que irn apareciendo en edi-ciones desde 1830 hasta 1845. Cuando nacen las pri-meras, su Op. 19, se titulan Melodies for the Pianoforte, pero acaban por incorporarse al nombre comn que resea Fanny Mendelssohn en su diario: Celebramos mi cumpleaos... Flix me ha regalado una cancin sin palabras para mi lbum. Finalmente, formarn ocho volmenes, con seis canciones cada uno. Para Mendelssohn era un medio de expresar algo que no pudiera ser interpretado, como las palabras, de modos diversos: Slo las canciones sin palabras dicen lo mis-mo, despiertan los mismos sentimientos, unos senti-mientos que no pueden ser expresados con palabras. Y esa idea terica se ve reflejada en la prctica con estas piezas breves, tpicamente romnticas, estructuradas por lo general en la forma A-B-A, como un lied, como una cancin.

En los tres conciertos de este ciclo tendremos oca-sin de escuchar algo ms de la mitad de las 48 inclui-das en las ocho colecciones: Op. 19, 30, 38, 53, 62, 67, 85 y 102. Hoy figura una representacin de cada una de esas colecciones del libro tercero al octavo. El rasgo co-mn es su atractivo, un atractivo que, como se ha sea-lado repetidas veces, no procede casi nunca de la inven-cin meldica -el posible sentido de las palabras elidi-das-, sino de su textura armnica y, muy especialmente de lo que hace las funciones de acompaamiento.

Fantasa en Fa sostenido menor, Op. 28

Compuesta hacia 1830 y estrenada el 29 de enero de 1833, se conoce tambin con el ttulo de Sonata es-cocesa, que aparece en el manuscrito. Es una de las obras ms importantes escritas por Mendelssohn para piano, junto a las Variations srieuses. Est dividida en tres movimientos que suelen interpretarse sin interrup-cin. El primero, Con molto agitato, sigue un desarro-llo rapsdico, en el que van alternando los pasajes vir-tuossticos con la repeticin del tema melanclico, que vara en cada aparicin. Sigue un Allegro con moto, en La mayor, a modo de scherzo y tro, que concluye con un Presto en forma de sonata, de gran dificultad.

19

NOTAS AL PROGRAMA

SEGUNDO CONCIERTO

Scherzo a capriccio en Fa sostenido menor

No hay muchas referencias sobre este Scherzo que se sita entre 1835 y 1836 y que apareci publicado en L'album des pianistes, editado en Bonn sin fecha. Pie-za libre, tpicamente romntica, que parece fruto de un encargo que Mendelssohn cumple con satisfaccin y cierto sentido del humor. Tampoco hay referencias so-bre su estreno.

Preludios y Fugas, Op. 35, n.e 1, 3 y 4

Despus de escuchar el nmero 5 de los seis que integran la coleccin en el primer concierto de este ci-clo, nos llegan los nmeros 1, 3 y 4 escritos en Mi me-nor, Si menor y La bemol mayor. De este grupo y, en general, de la coleccin, el nmero 1 es el nico que suele figurar con alguna frecuencia en recitales y est considerado como el ms interesante desde el punto de vista piansitico. El Preludio se acerca mucho a sus Romanzas sin palabras y la Fuga enlaza claramente con Bach, pero ambas caractersticas son aplicables a las seis piezas, nacidas, como ya se ha comentado , en homenaje no expresado al cantor de Santa Toms.

Variaciones serias en Re menor, Op. 54

Como ya se ha comentado, en 1841 Mendelssohn compuso, las tres nicas colecciones de variaciones que figuran en su catlogo. Las Serias fueron las prime-ras y quedaron terminadas el 4 de junio. Son las que animaron a Mendelssohn a componer las otras dos, aunque en su momento no considerara esos nuevos intentos merecedores de su publicacin. El calificativo de srieuses, en francs en la edicin original, que acompaa a la primera serie nos orienta sobre las in-

Sechs P r a e l u d i e n und Fugen. Opus 3 5 .

Im Druck erschienen im Mai 1 8 3 7 .

21

tenciones respecto a superar la media de las obras me-diocres que proliferaban en su tiempo. Lo consigue plenamente y tambin una de sus mejores obras para piano. Consisten en un tema y diecisiete variaciones continuadas, casi sin interrupcin, por la que el tema va evolucionando, cambiando de intencin ms an que de contenido. Se han visto en ellas la sombra de Beethoven y la imaginacin que adornar las obras de Schumann y Brahms en la misma forma. Fueron publi-cadas en Viena en 1842 en un lbum cuyos beneficios se destinaban a financiar el monumento a Beethoven en Bonn.

Estudio en Fa menor

Fue compuesto por Mendelssohn en 1836, ao en el que surgen piezas diversas para piano que no lleg a publicar, como un Andante en La bemol mayor, un Lied en Fa sostenido menor (sin palabras) y un Prelu-dio en Fa menor. Es el ao en el que concluye el ora-torio San Pablo, que estrena en el Festival del Bajo Rin en Dusseldorf, y tambin el de su compromiso matri-monial con Cecile Jeanrenaud, con la que se casar el 28 de marzo del ao siguiente. No es ao, por tanto, de una gran labor creadora y menos de preocupacin por la edicin de las obras. Pero este Estudio llama la atencin de dos grandes intrpretes y maestros del pia-no, Moscheles y Fetis, que en 1840 lo incluyen en su famoso libro Mtbode des mtbodes considerado en las ediciones francesa y alemana como uno de los mejores de su tiempo.

Ocho Romanzas sin plabras y dos Klavierstcke

Prosigue la audicin de las Romanzas sin palabras, ya comentadas en las Notas al primer concierto, con una muestra de cada uno de los ocho libros publicados por Mendelssohn, dos de ellos en ediciones postumas. Junto con ellas, dos piezas sueltas: Andante cantabile en Si bemol mayor y Presto agitato en Sol menor, que forman parte de una coleccin de piezas para piano que apareci en 1860, que han permitido tener una vi-sin ms completa de sus diversos acercamientos en

22

obras breves y formas absolutamente libres, como es-tas dos muestras que responden a criterios prximos a la Romanza.

Andante cantabile y Presto agitato en Si mayor

Se repiten los aires en estas obras, como movimien-tos de una unidad, sin nmeros de opus, a modo de estudios, fechados el 22 de junio de 1838. Fueron pu-blicadas por primera vez en un Musijalisches Album de 1839. Su planteamiento, a medio camino entre el estudio y la pieza de virtuosismo de concierto, nos muestra a un Mendelssohn menos conocido y comple-ta el recorrido que se persigue con este ciclo.

2 3

NOTAS AL PROGRAMA

TERCER CONCIERTO

Romanzas sin palabras

De nuevo, en este tercer y ltimo concierto del ci-clo, representaciones de los ocho libros de Romanzas sin palabras compuestos por Mendelssohn, comenta-dos en las Notas a los conciertos anteriores. Suponen una significativa aportacin a la literatura pianstica del siglo XLX. Hoy menos frecuentes en los conciertos, in-cluso en los bises de los recitales, fueron en su mo-mento casi imprescindibles, clesde las interpretaciones en sus giras de Clara Wieck o Clara Schumann, a quien Mendelssohn dedic el quinto libro. Se ha dicho que fueron pilares del repertorio pianstico y puede aa-dirse que son una de las ms clarificadoras representa-ciones del piano romntico. Esta es de nuevo la refe-rencia de los nmeros de opus de los ocho libros: 19, 30, 38, 53, 62, 67, 85 y 102.

En el programa de este concierto se interpretan sie-te de las nueve Romanzas que cuentan con ttulo o subttulo: La Cancin del cazador (n 3), las tres Can-ciones de gndolas venecianas (n. 6, 12 y 29), el Duetto (n.Q 18), en el que se finge un do entre una voz aguda y otra grave, la Cancin de primavera (n 30), y la celebrrima Cancin de la hilandera (n 34). Otras dos romanzas, no incluidas en el ciclo, tambin llevan subttulo: La Cancin popular (n 23) y la Mar-cha fnebre (n.e 27).

Sonata en Si bemol mayor, Op. 106

Si la Sonata Op. 6 de Mendelssohn que escuchba-mos en el primer concierto de este ciclo nos traa a la memoria el recuerdo de la influencia de Beethoven, en sta en Si bemol mayor, Op. 106 la coincidencia o, me-jor, la confluencia, es plenamente intencionada. Men-delssohn la termina el 31 de mayo de 1827, es decir dos meses y unos das despus de la muerte del com-

Venetianisches Gondellied.

25

positor de Bonn, cuyas obras forman parte de su reper-torio como pianista o como director de orquesta. Y ba-jo esa atmsfera del peso de la noticia, concluye un trabajo que a l mismo le parece excesivamente influi-do por Beethoven. La obra queda entre sus papeles y slo tras su muerte sale a la luz. El compositor Julius Rietz, que se ocup de la edicin de las obras comple-tas de Mendelssohn, fue el que la recuper y le dio el nmero de opus, que coincide con el de la Sonata Hammerklavier y con su tonalidad y puede decirse que con el espritu de la de Mendelssohn. Las coinci-dencias se advierten ya en el Allegro vivace que le sir-ve de prtico como primer movimiento, tanto en la energa como incluso, en algunas modulaciones. En el Scherzo: Allegro non troppo est presente la maestra de Mendelssohn para este tratamiento, con reminiscen-cias del que compuso para la obra de Shakespeare. En el Andante quasi allegretto domina el aire de barcaro-la, para cerrar con el Allegro molto-Allegro moderato-Allegro non troppo, una estructura cclica en la que in-cluye una referencia al Scherzo. La edicin de esta y otras obras de Mendelssohn, hasta entonces indita, apareci en 1867.

Perpetuum Mobile, Op. 119

Escrito en Do mayor, este Perpetuum mobile fue publicado en 1873 y no hay referencias sobre la fecha en que fue compuesto. Un tema original de carcter romntico, nos envuelve en el juego sonoro, con sus valores muy breves, de manera ininterrumpida durante todo su curso. Su maestra la ha hecho figurar entre las piezas caractersticas de esta forma libre.

Barcarola en La mayor

La Barcarola fue terminada el 5 de febrero de 1837, pero Mendelssohn no se interes por su publicacin, algo que sorprende por la fuerza y la gracia sensual de su lnea meldica, que ha hecho que sea una de sus piezas ms interpretadas. Los investigadores de la msi-ca de Mendelssohn sealan que es la nica vez en que utiliz un tono mayor para una obra de este carcter.

26

Hoja de lbum, Op. 117

Esta Hoja de lbum corresponde realmente a la idea de las Romanzas sin palabras. Fue publicada en 1873, lo que explica su nmero de opus, pero se cree que fue compuesta en 1837. La identificacin con las Romanzas est apoyada por la influencia que se ad-vierte de Schubert en la estructura de romanza o lied y en su lnea meldica.

Rond caprichoso, Op. 14

Se trata de una de las obras ms brillantes y conoci-das de Mendelssohn. Escrito en la tonalidad de Mi ma-yor, tal vez en 1824, fue publicada en Viena en 1827. Su ttulo ms frecuente es el indicado, pero a veces se anuncia como Andante y Rond caprichoso, lo que de-ja constancia de la introduccin al Rond, un Andante de gran fuerza meldica, estructurado, una vez ms, co-mo una romanza sin palabras. Sigue el Rond, en Mi menor, cuyo primer tema en forma de sonata, Presto, presenta ese tono menor con un planteamiento de ex-traordinaria dificultad de interpretacin. El segundo te-ma, en Sol mayor, aparece en la mano izquierda frente a una sucesin de arpegios en la derecha, en un con-traste muy utilizado despus por otros compositores, entre ellos Liszt, pero absolutamente nuevo en 1824. Los dos temas conducen a la coda, que repite el tema principal por ltima vez.

P A R T I C I P A N T E S

30

TERCER CONCIERTO

AGUSTN SERRANO

Es el haber artstico de Agustn Serrano (Zaragoza, 1939) uno de los ms enriquecidos de los solistas espa-oles.

Su formacin pedaggica en el Real Conservatorio Superior de Msica de Madrid, tuvo como resultado un expediente acadmico de la mxima calidad, coronado con los premios de Msica de Cmara y Fin de Carrera. (Fueron sus profesores: Enrique Aroca, Gerardo Gom-bau y Jos Cubiles). Tambin posee el Premio Nacio-nal Alonso de Valencia, 1958, as como el Premio Jan 1959.

Adems de sus constantes recitales como solista, ha colaborado en numerosas ocasiones con la Orquesta Sinfnica de Zaragoza, Orquesta Municipal de Valen-cia, Orquesta Nacional, Orquesta Sinfnica de la RTVE, Orquesta Sinfnica de Bilbao, Orquesta Sinfnica de Madrid, Orquesta de Cmara Espaola, Orquesta Na-cional de Mxico y Orquesta Sinfnica de la pera de Munster.

Agustn Serrano, al igual que el viens Friedrich Gulda, desde muy joven, con oficio y sobre todo talen-to, ha efectuado habituales incursiones en el difcil mundo del jazz hasta imponerse, gracias al consenso de los pblicos asiduos de este tipo de msica, como uno de sus mejores intrpretes en Espaa.

Por ltimo, Agustn Serrano dedica parte de su tiempo a ensear en el Real Conservatorio Superior de Msica de Madrid en el que ingres como titular en 1979.

En la actualidad es pianista titular de la Orquesta de Radio Televisin Espaola.

31

INTRODUCCIN GENERAL Y NOTAS AL PROGRAMA

CARLOS-JOS COSTAS

Madrileo, curs sus estudios en el Real Conserva-torio y cultiv durante algunos aos la composicin, orientada en especial hacia la msica escnica. Co-menz la crtica y los comentarios musicales en la prensa, labor que ha seguido ejerciendo en diversas re-vistas y en algunas enciclopedias y diccionarios musi-cales. Desde hace aos es colaborador habitual de Ra-dio Nacional de Espaa-Radio 2.

La Fundacin Juan March, creada en 1955, es una institucin con finalidades

culturales y cientficas, situada entre las ms importantes de Europa por su patrimonio y por sus actividades.

En el campo musical organiza regularmente ciclos de conciertos monogrficos, recitales didcticos para

jvenes (a los que asisten cada curso ms de 25.000 escolares), conciertos en homenaje a destacadas

figuras, aulas de reestrenos, encargos a autores y otras modalidades.

Su actividad musical se extiende a diversos lugares de Espaa. En su sede de Madrid tiene abierta a los investigadores una

Biblioteca de Msica Espaola Contempornea.

Depsito Legal: M. 3.208-1994. Imprime: Grficas Jomagar. MOSTOLES (Madrid).

Fundacin Juan March Saln de Actos. Castell, 77. 28006 Madrid Entrada libre.