MARX Y EL AENIGMA SPINOZA - Rebeli³n .Un ejemplo es el libro de Antonio Negri La anomal­a salvaje

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of MARX Y EL AENIGMA SPINOZA - Rebeli³n .Un ejemplo es el libro de Antonio Negri La anomal­a...

  • 167

    AENIGMASPINOZA

    MARX Y EL

    MARX AND THE AENIGMA OF SPINOZA

    Nicols Gonzlez Varela*

    Recibido: 01/03/2014 Aceptado: 18/04/2014

    *Nicols Gonzlez Varela (1960) es ensayista, editor, traductor y periodista cultural. Ha estudiado filosofa y psicologa y enseado Ciencias Polticas en la Universidad de Buenos Aires, as como traducido a Marx, Heidegger, Graves, Owen, Pessoa y Wallace entre otros. Autor de diversos artculos y estudios sobre Arendt, Blanchot, Heidegger, Engels, Graves, Marx, Nietzsche, Pound, Spinoza, colabora en distintos medios grficos y digitales de actualidad y cultura tanto en Europa como en Amrica. La ltima obra que Nicols Gonzlez Varela nos propone es la edicin completa por primera vez en lengua espaola de los escritos polticos del gran poeta lusitano Fernando Pessoa.

  • 168

    NICOLS GONZLES VARELA MARX Y EL AENIGMA SPINOZA

    CLAMO / Revista de Estudios Jurdicos. Quito - Ecuador. Nm. 1 (Julio, 2014):

    RESUMEN

    Que Marx fue un atento lector del Spinoza poltico ya no hay dudas. La asimilacin ms profunda se efectu entre 1841 y 1842, en su fase democrtica, momento que antecede a la trascen-dente Kritik, a la filosofa poltica de Hegel y a la superacin del Liberalismo republicano de Bauer y Ruge. Marx, siguiendo el propio mtodo hegeliano, refuta al spinozismo poltico simplemente considerndolo, no tanto un punto de vista absolutamente falso, sino como no constituyendo el Standpunkt ms elevado del Liberalismo, que es el de Hegel. Refutando el verdadero sistema, Marx considera a Spinoza como contenido y como momento subordinado de la filosofa poltica hegeliana in toto. El nervio de la refutacin a Spinoza, el ataque en sus propias trincheras, se efecta en reali-dad por un tiro de elevacin en el seno mismo del Hegel poltico. La verdadera Kritik al spinozismo se encuentra en reconocer su punto de vista como esencial y necesario en el desarrollo del Liberalismo, que se encuentra embebido en un nivel ms alto y concreto, tanto filosfico como poltico, como es la propia Grundlinien hegeliana. Spinoza puede ser entendido en su totalidad, en sus limitaciones y puntos ciegos, a travs de del proceso de mediacin del parricidio hegeliano de Marx.Palabras clave: liberalismo, spinozismo, marxismo, hegelianismo, filosofa poltica.

    ABSTRACT

    Marx was an attentive reader of Spinozas political philosophy, no doubts. The deeper assimilation took place between 1841 and 1842, in his democratic phase that pre-cedes the transcendental moment of Kritik to the political philosophy of Hegel and to the overcoming Republican-Liberalism of Bau-er and Ruge. Marx, following the Hegelian method itself refutes the political Spinozism by considering it, not so much a point of view absolutely false, but as not constituting the highest Standpunkt of Liberalism, which is that of Hegel. Refuting the real system, Marx sees Spinoza as content area and as a subor-dinate moment of Hegels political philosophy in toto. The nerve refutation of Spinoza, the attack in his own trenches, takes place in re-alities by lifting a shot within the same political Hegel. The True Kritik to Spinozism is to rec-ognize his point of view as essential and nec-essary in the development of Liberalism, which is embedded in a higher and more concrete philosophical and political level, as is the Hege-lian Grundlinien. Spinoza can be understood in its entirety, in its limitations and blind spots, through the mediation process conducted by the Hegelian Marx parricide.

    Keywords: liberalism, Spinozism, Marxism, Hegelianism, political philosophy.

    RESUMO

    Que Marx foi um atento leitor do Spinoza po-ltico no existe dvida. A assimilao mais profunda se efetuou entre 1841 e 1842, em sua fase democrtica, momento que antecede a transcedente Kritik na filosofia poltica de He-gel e a superao do Liberalismo republicano de Bauer e Ruge. Marx, seguindo o prprio mtodo hegeliano, refuta o spinozismo polti-co simplesmente considerando o mesmo, no tanto um ponto de vista absolutamente falso, mas como no constituindo o Standpunkt, mais elevado do Liberalismo, que o de Hegel. Re-futando o verdadeiro sistema, Marx considera Spinoza como contedo e como momento su-bordinado da filosofia poltica hegeliana in toto. O nervo da refutao a Spinoza, o ata-que em suas prprias trincheiras, se efetua em realidade por um tiro de elevao no seio de Hegel poltico. A verdadeira Kritik ao spinozis-mo se encontra em reconhecer seu ponto de vista como essencial e necessrio no desen-volvimento do Liberalismo, que se encontra embebido num nvel mais alto e concreto, tanto filosfico como poltico, com a prpria Grun-dlinien hegeliana. Spinoza pode ser entendido em sua totalidade, em suas limitaes e pontos cegos, a travs do processo de mediao do paricdio hegeliano de Marx.

    Palavras-chave: liberalismo, spinozismo, hege-lianismo, filosofia poltica.

    167-183

  • 169

    NICOLS GONZLES VARELA MARX Y EL AENIGMA SPINOZA

    CLAMO / Revista de Estudios Jurdicos. Quito - Ecuador. Nm. 1 (Julio, 2014):

    Existi una poca en Occidente en que uno poda ser condenado a muerte por ser spinozista. Y no se trataba de un malentendido ni una alegora. Ya en 1717 Buddeus deno-mina a Bento de Spinoza como el atheorum nostra aetate princeps (el gran jefe de los ateos de nuestros tiempos). Alrededor de 1744 un profesor de Pisa, llamado Tommaso Vincen-zo Moniglia, resuma en un libro en el que atacaba los llamados filsofos fatalistas, que la erosin del altar, el trono y los privilegios se deba a una corriente diablica llamada Spinosismo. Otro escritor, Daniele Concina, llamaba a las ideas derivadas de Spinoza de questa mostruosa divinita spinosiana. Bayle en su difundido Dictionnaire historique et cri-tique, escrito entre 1647 y 1706, afirmaba que Spinoza era el primer ateo sistemtico: Il a t un athe de systme, et dune mthode toute nouvelle, quoique le fond de sa doc-trine lui ft commun avec plusieurs autres philosophes anciens et modernes, europens et orientaux; incluso llamaba a uno de sus libros ms polticos, precisamente el Tractatus theologicus-politicus de livre pernicieux et dtestable. Y no era exageracin: el Tractatus ser colocado en el Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum de la Inquisicin como libro prohibido el 3 de febrero de 1679. Incluso en el tardo ao de 1816, realizando una revisin del estado de Europa, un contrailustrado llamado Antonio Valsecchi razonaba que las causas intelectuales de la Gran Revolucin francesa no se encontraban en Rousseau o Voltaire sino en las obras de Tommaso Hobbes dIngilterra, e Benedetto Spinosa di Olanda. No hay duda que Spinoza fue el bogeyman de la Ilustracin radical europea, y pocos historiadores de la filosofa o comentadores enfatizan este hecho: su nombre era sinnimo de sedicin y cuestionamiento a los poderes espirituales y terrenales. Su figura se una a otros tericos que destruan toda moral, toda religin, toda tradicin: Maquiave-lo, los libertinos y Hobbes. Entre 1650 y 1750 Spinoza, el escritor de la hideous hypotesis (Hume), era el autor ms subversivo y no tena parangn en cuanto a su trascendencia revolucionaria materialista, atea, libertina y democrtica. Sus enseanzas desembocaran en los libertines rudites, en La Mettrie y Diderot e influenciaran a Hegel y a sus epgonos de izquierda: los jvenes hegelianos, entre ellos a Moritz Hess y a una joven promesa filosfica: un renano llamado Karl Heinrich Marx. Es tentador comparar dos pensadores radicales, democrticos y materialistas como Spinoza y Marx. Un estudio de la recepcin de Spinoza en Marx puede ser una tarea no meramente arqueolgica sino actual y esencial para entender la filosofa poltica de Marx, los alcances ticos y polticos de su proyecto. En este intento cor-remos varios peligros: en primer lugar, sobredeterminar la formacin del Marx filsofo exclusivamente por su contacto absoluto e irreversible con Hegel y el hegelianismo, como lo ha hecho la tradicin de esa ciencia formidable llamada Marxologa y muchos bigrafos;1 otro peligro es al revs: desde Spinoza tratar de completar el aparente tor-so incompleto de la obra terica de Marx, forzando a Spinoza hasta el lmite de la in-terpretacin y de una situacin hermenutica;2 en tercer lugar olvidar que si Hegel fue la encrucijada en el desarrollo y maduracin del pensamiento de Marx, ya el mismo Hegel produjo una suerte de spinozismo hegeliano, al integrarlo, no solo dentro de su

    1. A modo de paradigma, el socilogo Michael Lowy al analizar el paso de Marx al Comunismo entre 1842 y 1844, simplemente lo incorpora y subsume su propia educacin poltica a las vicisitudes de una genrica izquierda hegeliana (sin identificarla como una lnea poltica liberal), para concluir que la evolucin de Marx se inserta en este marco general (Lowy 1979, 37 y ss).2. Un ejemplo es el libro de Antonio Negri La anomala salvaje. Ensayo sobre poder y potencia en B. Spinoza, Anthropos, Barcelona, 1993, de talante antihegeliano que encuentra la unidad del proyecto humano de liberacin en una supuesta genealoga alternativa basada en Maquiavelo-Spinoza-Marx, a la lnea de me-diacin burguesa, representada por Hobbes-Rousseau-Kant-Hegel (Lowy 1979, 242). Una idea que va, contra litteram, con la autointrepretacin del mismo Marx. Curiosamente Negri no consulta los manuscritos de Marx sobre Spinoza en 1841, ni profundiza en su posible presencia en obras ms maduras.

    167-183

  • 170

    NICOLS GONZLES VARELA MARX Y EL AENIGMA SPINOZA

    CLAMO / Revista de Estudios Jurdicos. Quito - Ecuador. Nm. 1 (Julio, 2014):

    historia de la filosofa, sino que la filosofa hegeliana ya contiene elementos esenciales de Spinoza.3 La paradoja puede formularse as: Marx, un joven hegeliano, un hegeliano de iz-quierda, se apropiar de la filosofa de Spinoza de una manera anti-hegeliana. La lectura de Spinoza es, al mismo tiempo, reconocimiento de Hegel y su parricidio. Pero antes debem