Letras Volantes octubre

  • View
    221

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Literatura breve desde la red.

Text of Letras Volantes octubre

  • francisco tario

  • Cultivador de la narracin fantstica,

    Francisco Tario sembr desde su inicio

    como escritor, la seduccin del misterio en su

    literatura. Nadie tena noticia de l en ese

    mbito y ningn trabajo haba llevado antes

    ese seudnimo con el que se present y se le

    conoce, -Francisco Pelez era su nombre

    real. Nace en 1911 en la ciudad de Mxico.

    Antes de su incursin en las letras haba

    destacado como portero de ftbol.

    Era Tario un personaje que nutri su

    sensibilidad artstica desempeando otras

    actividades, como la de astrnomo, pianista

    y hasta propietario de una sala

    cinematogrfica.

    Su primer trabajo aparece en 1943 bajo el

    ttulo de La noche, un volumen que conjunta

    quince cuentos en los que construy para

    cada uno de ellos un pequeo drama casi

    siempre doloroso, fatal, grotesco, nunca feliz

    ni gracioso, y lo cuenta en la mayora de los

    casos, desde dentro de ellos. En esta serie

    de relatos encontramos ttulos que

    comienzan con La noche. La noche del

    fretro, La noche del buque nufrago, La

    noche del loco, La noche del perro o La

    noche del mueco, a excepcin del cuento Mi

    noche.

    A la publicacin de La noche, en el mismo

    ao sigui la novela Aqu abajo, despus con

    el ttulo de Equinoccio public una obra que

    se caracteriza por contener la llamada

    escritura fragmentaria. Si bien Tario ante

    todo es considerado cuentista, en Equinoccio

    incluye aforismos , epigramas y prosas

    breves. Sobre la escritura fragmentaria se

    puede decir que sta tiene dos rostros, una

    es de escritura abierta y no conclusiva, la

    otra, es cerrada y dogmtica, propia de las

    consignas polticas o de los refranes

    populares.

    En los textos que escribi posteriores a

    Equinoccio y Acapulco en el sueo, Tario tuvo

    una enorme preocupacin por el acabado de

    sus obras. De 1943 a 1952 publica la

    mayora de sus libros, entre ellos Breve

    diario de amor perdido y Tapioca Inn.

    Mansin para fantasmas. Es en 1968 que

    aparece Una violeta de ms, el ltimo libro

    que publica en vida. En los ltimos aos de

    su existencia, se dedic a escribir la novela

    Jardn secreto, la cual permaneci indita,

    inacabada y al menos, segn se sabe por

    testimonios de familia, en tres versiones

    distintas.

    A finales de los ochenta la publicacin de

    Entre tus dedos helados y otros cuentos,

    llam de nuevo la atencin sobre este autor

    que desde su muerte en 1977 haba cado en

    el olvido. Tario era apenas considerado una

    curiosidad literaria. Esa antologa provoc el

    rescate de tres obras de teatro que haban

    permanecido inditas, El caballo asesinado,

    Terraza con jardn infernal y Una soga para

    Winnie, asimismo, se public Jardn secreto,

    la novela indita. Aunque ya se le incluye en

    las antologas del cuento mexicano del siglo

    xx, ya no se le considera tampoco una

    simple curiosidad y crticos como Gonzlez

    Dueas, Alejandro Toledo y Vicente Francisco

    Se dice que la edicin de Jardn secreto, a

    dos aos de ser publicada, se fue al molino

    casi entera.

    Sin duda una tarea pendiente sigue siendo la

    publicacin de las obras completas de este

    autor.

    francisco tario

  • En el concierto:

    La voz femenina:

    Qu buen

    pianista es, qu

    brbaro! Fjate

    cmo est con las

    manos para ac,

    para all, para ac,

    para all, para all,

    para ac, para ac,

    para all...

    A pleno da.

    El psiquiatra: Desndese.

    La histrica: Imposible!

    El psiquiatra: Me desnudar yo, entonces.

    La histrica: Como usted guste

    (El psiquiatra se desnuda).

    El psiquiatra: Ve usted qu sencillo?

    La histrica: Asombroso! Probar yo a hacerlo.

    (Se desnuda. Suena el telfono).

    El psiquiatra: S, seor, inmediatamente. (A la paciente) Le

    habla su marido.

    (La histrica toma el audfono)

    La histrica: Eres t, queridito?

    La voz lejana: Soy yo, no te da vergenza?

    (La histrica se mira).

    Ni siquiera pensaste en los nios?

    (Pausa).

    Y por si fuera poco, no sientes fro?

    La histrica: Perdname; no siento fro. Me perdonas ?

    La voz lejana (Tras un silencio): Est bien, te perdono. Que no

    vuelva a repetirse!

    (La histrica deja el audfono y se vuelve. Da un grito,

    cubrindose. Est en una zapatera).

    Sinti pasos en la noche y

    se incorpor con sobresalto.

    Eres t, Cordelia?

    dijo.

    Y luego:

    Eres t? Responde.

    S, soy yo le replic ella

    desde el fondo del pasillo.

    Entonces se durmi. Pero a

    la maana siguiente habl

    con su mujer que se

    llamaba Clara y con su

    sirvienta que se llamaba

    Eustolia.

    Leonora Carrington

  • Esto me preocupaba. Efectivamente, era as?

    Si te contaraargaque te amo a ti infinitamente ms que a l, qu diras?

    Dira que has pecado y que debers hacer la primera comunin cuanto antes.

    Y la hice. Y no fue posible nunca nunca que se llevaran a cabo los propsitos de mi

    madre.

    Acurdese usted! ramos alrededor de una docena y nos sentbamos en la ltima

    banca. Debe usted perdonarme: me distraan sus hermosos ojos azules.

    Lo primero que o de Beethoven fue que era sordo. Despus, que era sucio,

    horrible y muy desdichado. Una tarde ah si no s en qu parte escuch algo

    de su msica. Alguien peda:

    Que se salga el nio.

    Un pariente de mi padre me llamaba "El Bandido Terrible".

    Aqu estoy bien, graciasdije.

    Y me sent con las botas sobre el asiento.

    Fue la primera vez que sospech muy oscuramente que debera existir una calle

    dolorosa y sin sombra, de muy extraa topografa, por donde Beethoven, el sordo,

    debera haber paseado en un tiempo.

    Y qu tal que

    estirsemos un poco las

    piernas?

    La idea subray el

    otro me parece

    magnfica.

    Y los dos caballeros

    estiraron las piernas que

    eran de goma y las

    pusieron despus a secar

    en un rbol.

    Crtame por favor este

    hilo! Y la esposa fue con las

    tijeras y se lo cort.

    Pero aquella noche no hubo

    recepcin ni nada que se le

    pareciera, puesto que el

    farmacutico primero, el

    doctor despus y, por fin, el

    sastre, no acertaron a

    contener la espantosa

    hemorragia.

    Leonora Carrington

  • "Venga a tomar un caf con..."

    Los mircoles de cada semana de octubre y noviembre

    se realiza una conversacin entre escritores y el pblico que

    acude al caf Zuani, en la ciudad de Toluca. En medio de un

    ambiente informal, relajado, Alejandro Ostoa, Janett Snchez,

    Enrique Gonzlez y Alfonso Vrchez han compartido sus

    inquietudes, sus experiencias y sus trabajos con un pblico

    atento y participativo.

    El ciclo de charlas con escritores es una propuesta inicial que los

    autores han retomado para, cada uno a su manera, establecer el

    dilogo con los asistentes: Alejandro Ostoa fue el conductor de

    una resea histrica del teatro en Mxico a inicios del siglo XX,

    mientras que Janett Snchez ofreci un recital potico. Enrique

    Gonzlez se extravi en un galimatas y Alfonso Vrchez emple su

    vasto recurso verbal para hacer comprensible el valor del silencio.

    Las ltimas semanas de este primer ciclo reservan algunas

    sorpresas: el 10 de noviembre Sandra

    Tourlay presentar un recital en el que integra

    msica y lectura dramatizada, Vctor Osorio

    ofrecer una muestra de su trabajo literario y Elas Jaramillo, por

    su parte, compartir la aventura de volar alternadamente en dos

    campos: como poeta y como editor independiente en una

    tierra aparentemente desierta.

    Si tiene usted la oportunidad, le invitamos a que asista y haga

    suya esta propuesta. La cita es los mircoles de noviembre, a las

    19:00 horas, en el caf Zuani, "el caf con arte". Villada 302,

    casi esquina Constituyentes, en la ciudad de Toluca.

    Alejandro Ostoa y la historia

    del teatro en Mxico.

    Janett Snchez

    Alejandro Ostoa

    Areli Ramrez y su hija

    escuchan a Janett Snchez.

    Zuani, el caf con arte.

    Zuani, el caf con

    arte, presenta:

    Mircoles de Jazz, a

    partir de las 21:30,

    con

    El Quinteto de

    casa.

    Adems la trova de

    Paco Caribe, los

    viernes, 21:00

    horas.

  • AA

    M

    M

    I

    I

    G

    G

    O

    O

    S

    S

    D

    D

    E

    E

    L

    L

    O

    O

    A

    A

    J

    J

    E

    E

    N

    N

    O

    O

    Textos tomados de aqu y all.

    I

    Tena una sonrisa extraa, peculiar, an recuerdo:

    mostraba la calma de la mar, en noches de luna clara. Sin

    embargo, su calidez era lejana, distante, como si el fulgor

    de sus ojos dijera: "Ah qudate, no te acerques".

    Cruzaba una mano sobre otra, reposadamente, mientras

    el paisaje ambarino liberaba sus llanuras y sus campos,

    su verdor y sus rboles, atrs de ella, habitando el

    horizonte. Jams me dijo su nombre, pero algunos la

    llaman Mona Lisa.

    II

    Tenue aroma despeda el clavel en sus cabellos, negros como la

    noche oscura, dispuesta al amor y los secretos, dichos al odo, bajo sbanas olorosas a

    jazmn y azucena. Cuando la mir el pintor, la recost y pint vestida, pero tambin

    desnuda. Entonces, entre el e