Click here to load reader

Letras 24 de enero de 2015 okcompleto

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

Text of Letras 24 de enero de 2015 okcompleto

  • LetrasSUPLEMENTO DE CULTURA DE CAMBIO DE MICHOACN SUPLEMENTO DE CULTURA DE CAMBIO DE MICHOACN SUPLEMENTO DE CULTURA DE CAMBIO DE MICHOACN SUPLEMENTO DE CULTURA DE CAMBIO DE MICHOACN SUPLEMENTO DE CULTURA DE CAMBIO DE MICHOACN | NUEVA POCA NUEVA POCA NUEVA POCA NUEVA POCA NUEVA POCA | COORDINADOR: VCTOR RODRGUEZ MNDEZ | 24 DE ENERO DE 2015 |

    D E C A M B I O[Letras]

    Sandina Snchez Teufely sus secretos difuminadosPOR ALEJANDRO DELGADO ALEJANDRO DELGADO ALEJANDRO DELGADO ALEJANDRO DELGADO ALEJANDRO DELGADO | PAG. 2 PAG. 2 PAG. 2 PAG. 2 PAG. 2

    Los limitadosalcancesdel dominiopblicoPOR SONIA SIERRA | PAG. 4

    AyunoA LA SAZNA LA SAZNA LA SAZNA LA SAZNA LA SAZN NETZAHUALCYOTLVALOS | PAG. 5

    IdlatrasCARTAS APCRIFASCARTAS APCRIFASCARTAS APCRIFASCARTAS APCRIFASCARTAS APCRIFAS. PORESTEBAN MARTNEZESTEBAN MARTNEZESTEBAN MARTNEZESTEBAN MARTNEZESTEBAN MARTNEZ | PAG. 6

    La resurreccinde VoltairePOR ALEX VICENTEALEX VICENTEALEX VICENTEALEX VICENTEALEX VICENTE | PAG. 6

    El hombre quequiso ser diosPOR JESS A. SANTAMARAJESS A. SANTAMARAJESS A. SANTAMARAJESS A. SANTAMARAJESS A. SANTAMARA |PAG. 7

    La llave del crimenPOR FAUSTO PONCEFAUSTO PONCEFAUSTO PONCEFAUSTO PONCEFAUSTO PONCE Y COLUMBACOLUMBACOLUMBACOLUMBACOLUMBAVRTIZ DE LA FUENTEVRTIZ DE LA FUENTEVRTIZ DE LA FUENTEVRTIZ DE LA FUENTEVRTIZ DE LA FUENTE | PAG. 8

  • 2 2 2 2 2 | LETRAS ~ CAMBIO DE MICHOACAN SBADO 24 DE ENERO DE 2015

    Sandina Snchez Teufely sus secretos difuminadosPOR ALEJANDRO DELGADOPOR ALEJANDRO DELGADOPOR ALEJANDRO DELGADOPOR ALEJANDRO DELGADOPOR ALEJANDRO DELGADO

    Circos abandonados, jardines de capitanesflor, prismas en la palmera melodas demonedas de mrmol mientras los plidoscrculos terrenales se desvanecan.Sixto Rodrguez, Cold fact.

    ecuerdo haber ledo hace tiempo algoque refera a las pinturas de WinslowHomer, que deca pintar es vivir per-dido en la luz. O pintar es una indes-criptible nostalgia de luz. Cabe enton-

    ces la asociacin con la exposicin (In) Hbitatde Sandina Snchez Teufel, (Galera Prtico)que resulta atractiva y desconcertante a la vez.

    Bajo cules rayos del sol est Sandina? Encul luz se encuentra perdida Sandina?

    Para los adoradores o adoratrices de la lla-mada posmodernidad la exposicin bien pue-de sortearles una difcil definicin, an encon-trando en esos cuadros algunos elementosvisiblemente conceptuales y que remiten a fi-guras o signos de una extraa alquimia, tal vezen un afn-bsqueda por establecer referentesexternos al cuadro o como un punto de infle-xin hacia la reflexin, de la que presumimostodo espectador es capaz. Lo conceptual enesas pinturas es de sugerencia tenue que nosinvita a dudar si los signos intentan engaar altodo pictrico, como sutiles intervenciones enalgo que tal vez intenta lo que sera un impastosedoso pastel matiz. O no, si lo que se haceexplcito es un impasto lavado o atenuado confinas veladuras. Lo cierto es que esos cuadrosnos invitan y retan a otra forma de dilogo consu totalidad y entre sus partes. Es a la vez unaafrenta a nuestro ya interpuesto facilismo, quenos atora en nuestros escasos referentes quese aluden a s mismos destellando frmulasprobadamente legibles, recetarios racionalis-

    Rtas que nos someten a salir rpido del paso sinconsentir primariamente la inmanencia denuestros sentidos.

    Vivimos una poca marcada por el viejoespejismo del movimiento y la accin: lo quees lento o ingrvido, lo apacible y la serenidadno alcanzan etiquetas en las que la caducidadse aprieta cada da ms en la mercadologa delanlisis y la supervisin de calidad; deseamosy exigimos movimiento en continua rapidez sopena de perder el inters sobre lo que presen-ciamos; de la misma forma apuramos a losdems a emitir, sealar, expresar cualquierasunto o tema a una velocidad ya predetermi-nada en nosotros, cual cualquier aparato elec-trnico o APP de fcil funcin. De esa formanos han dicho debemos mirar el arte, solo ha-ciendo distingos pre adquiridos por nuestraengaosamente diversificada consciencia.Asumimos nuestros sentidos y rganos prima-rios como aditamentos en nuestro cuerpo, noelementos orgnicos que nos advierten o nosincluyen en el goce sino solamente pegotescarnales para el fcil y enervado consumo ra-cional. El arte hoy se hace solo para inducto-res cerebrales desprovistos artificiosamentede sentidos mltiples e interactivos.

    Quienes han festejado la dichosa muertedel arte solo han medio presenciado un asis-tido aborto de un arte prdigo en insuficienciasde todo tipo o dotado de un oportunismo fcily mediador. Aqu lo inasible del arte es puestoen una perspectiva amable por Sandina, quienrefina el detalle a una casi imperceptible si-tuacin.

    Aprendemos a leer signos para considerarque avanzamos en grado de civilizacin. Enlugar de ampliar y adiestrar a mejores nivelesnuestros sentidos, los hemos dejado stand bypara ser exclusivos decodificadores de signosy textos. Nuestros sentidos han sido abando-nados a usos domsticos, domesticados en fa-vor de lo racionalmente explicativo. De ahque el arte se haya simplemente clasificadodentro de lo no til. Precisamos de interpre-tadores no que nos ayuden a recobrar el po-tencial de nuestro sentidos, sino a continuarsu domesticacin sin alterar nuestra gnoseo-loga. As miramos los cuadros de una exposi-

    Arriba, Crisol de mar(2014) y Rotonda delos hombres anni-mos (2014). A la dere-cha, Casa de piedra(2014). Abajo, Ruina(2014).

    En portada, Casa sus-pendida (2014).

  • SBADO 24 DE ENERO DE 2015 LETRAS ~ CAMBIO DE MICHOACAN | 33333

    cin, en una especie de juego donde fichassern insertadas en una muesca predetermi-nada. Con la ayuda del lenguaje el acto de mirarva perdiendo su carcter sustantivo del sentiry el placer o dolor; buscamos con la vista do-mesticada la reiteracin de nuestro positivo,refuncionalizamos lo que nos dijeron es la ex-periencia, ms que sujeto nos convertimos enobjeto, decodificador.

    El nio que mira nubes y encuentra en ellasrostros cambiantes, cuerpos vueltos fantasmay unicornios con rostro de tortuga, tiene mscapacidad que nosotros de encontrar mundosen las pinturas de Sandina, porque a ella comoal nio no se les ha cancelado el imaginariocambiante que puede ir de lo exuberante a losimple, o hacer de lo simple un mago creadorde exuberancias. Los que aman profundamen-te la magia del arte saben de qu estoy hablan-do. Si ese nio necesita polvo blanquizco paranubes, este bien puede ser harina o mrmolpulverizado; los cielos bien pueden ser de cha-popote agrisado o mermelada (o un mandarinocon cielos mermelada, Lucy in the sky withdiamonds, The Beatles).

    Con (In) Hbitat, Sandina nos propone otraforma de mirar, que es la forma cmo en ellasurgieron imgenes y cmo en un uso primarioy primitivo de ciertos materiales la sencillez

    nos salta a la cara como insinuacin gentil ocomo reclamo a nuestra aceptancia de un mun-do superpoblado de cosas, de signos y smbolosde cosas. Casa suspendida es uno de esosretos de Sandina, es un mira, todo est dema-siado ordenado, Alicia saltando sus ojos me-tiendo nubes y cielos a casa, la casa que parecese empea en ser pez o explosin hundida enel mar-cielo solo de lneas que olvidaron laconstruccin de la geometra.

    Hay que explorar esa cautela con la queSandina pareci entenderse con esos cuadrosque objetaramos como muy simples, prejui-ciando o prejuiciados por nuestros propiosreducidos aprendizajes. En ellos se respira un

    aire despreocupado y una libertad que no buscacomplicaciones. Son composiciones ordena-das en un espacio triseccional, como siguiendoun consejo de retcula fotogrfica, pero unavista precisa nos detalla un uso rgido de la sec-cin urea, con la que sostiene esos como im-pactos que modela como caprichos discretos.Es un caos delicado ocultando el rgido Canonengao para la mirada o ardid para la percep-cin? Respuesta difcil. Son cuadros que nointentan responder.

    Se encuentra, en los cuadros de Sandina, loque se antoja como evocaciones: de inscrip-ciones infantiles en muros diversos, abetuna-das pginas de papel guarda, accidentados pla-nos en las servilletas, recados en escritura gas-tada por la corrosin, retazos excedentes deotros cuadros. Vaya usted a saber! Pues locontrario de la complicacin bien pudiera serel anverso de la complicacin misma. Una es-pecie de espejo esmerilado que solo nos haceintentar adivinaciones que sabemos de calidaderrtica pero con una firme propuesta a des-parpajar la razn escrutadora.

    La Rotonda de los hombres annimos pa-rece chocar con La casa de piedra, el crculoclavado o desvanecido en los ngulos de losmuros, lo que a la vez es insinuacin de diagra-ma transfiriendo nuestra vista al rido del ocreacompasado por manchas en blanco, un blancoque se diluye y derrite a la vez.

    Las tenues insinuaciones de la pintura deSandina son, a su vez, intentos de gritos apaga-dos, difuminados de pincel sobre brotes de algoque intent ser algo, un rasgar el lienzo con unaimaginacin peculiar, como el aguijonearmieles sin precisar bsqueda de dulzores. Algohay ah del silencio que se mantiene cuando lavista ha captado algo, el detalle apagado por elruido de la gente, el aletear adolorido del avefrente a engaosos escaparates o esa pacienciaexplorando la ductilidad del material y la formacomo desplegando los secretos del agua en unespejo, es, el testimonio de Sandina que nosinvita a traspasar nuestra perplejidad y explorarcon ella cantos que suenan a murmullos y lucesque nos atrapan sin deslumbrar.

    Arriba, Chapala ,(2014). A la derecha,Casa de ave (2014).Abajo, Exilio (2014).

    Sandina nosproponeotra forma demirar, quees la formacmo en ellasurgieronimgenes

  • 4 4 4 4 4 | LETRAS ~ CAMBIO DE MICHOACAN SBADO 24 DE ENERO DE 2015

    l principito, uno de los libros ms ledos pornios, jvenes y adultos en todo el mundo,con traducciones a ms de 250 idiomas, esdesde este 2015 una obra de dominio p-blico. Cada 1 de enero, la Fundaci