LA ESTAFA EN LAS PRESTACIONES ILCITAS Fundamentos .del delito y del hecho de que la ley no exige

  • View
    218

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of LA ESTAFA EN LAS PRESTACIONES ILCITAS Fundamentos .del delito y del hecho de que la ley no exige

  • www.derechoycambiosocial.com ISSN: 2224-4131 Depsito legal: 2005-5822 1

    Derecho y Cambio Social

    LA ESTAFA EN LAS PRESTACIONES ILCITAS

    Fundamentos para su atipicidad

    Diana Leonor Alas Rojas1

    Fecha de publicacin: 01/01/2015

    SUMARIO: I. Introduccin. II. Estafa en las prestaciones

    ilcitas. III. Diversas Posturas con respecto a los casos de Estafa

    en las prestaciones ilcitas. IV. La Estafa en las prestaciones

    ilcitas en la jurisprudencia peruana. V. A manera de conclusin.

    VI. Bibliografa.

    RESUMEN:

    El presente trabajo pretende explicar que no todas las conductas

    que renan aparentemente los elementos objetivos del delito de

    Estafa, es decir engao, error, disposicin y el consecuente

    perjuicio patrimonial, pueden considerarse conductas tpicas del

    mismo, tal como ocurre en los supuestos de estafa en las

    prestaciones ilcitas, en donde la vctima dispone

    arriesgadamente de su patrimonio con el fin de que se realice en

    su favor una conducta ilcita o contraria a Derecho, siendo que

    dicha problemtica es abordada tambin por la teora de la

    Imputacin Objetiva, especficamente en criterio de mbito de

    Proteccin de la Norma.

    PALABRAS CLAVE: Estafa en las prestaciones ilcitas

    /Imputacin Objetiva / Autopuesta en Peligro.

    1 Abogada de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo y Asistente en Funcin Fiscal Penal

    del Ministerio Pblico-Lambayeque.

  • www.derechoycambiosocial.com ISSN: 2224-4131 Depsito legal: 2005-5822 2

    I. Introduccin:

    Ya desde los tiempos del Imperio Romano2 la estafa, heredera directa del

    stelionatus34

    era concebida como un ilcito de carcter traicionero, de

    ataque a la fides, distinguindose del delito violento5 justamente porque se

    hace uso del engao, medio no violento para conseguir la entrega de algn

    bien perteneciente al patrimonio de la vctima.

    Sobre lo mismo se pronuncia el autor colombiano Lpez Pearanda al

    comparar a la estafa con otros delitos contra el patrimonio y destacar que:

    Es un hecho punible de astucia, inteligencia, sagacidad, malicia, engao, de

    artficos, de codicia, pero con un denominador comn: el traspaso del

    patrimonio ajeno hacia el agente o hacia otro6.

    Asimismo dentro del delito de estafa pueden configurarse un

    sinnmero de supuestos en los que el engao reviste desde las formas ms

    tradicionales hasta las ms creativas y sofisticadas, tal vez por esa razn es

    que no hace mucho el tipo de estafa slo se limitaba a sealar de manera

    casustica todas y cada de uno de las formas en que pudiera presentarse y

    no brindaba un concepto genrico de ste delito, como s sucede

    actualmente en la mayora de cdigos penales, incluso el nuestro. Sin

    embargo es finalidad del presente trabajo pretende explicar que no todas las

    conductas que renan aparentemente los elementos objetivos del delito en

    mencin, pueden considerarse conductas tpicas del mismo, para el caso de

    nuestro estudio tenemos a aquella estafa en las prestaciones ilcitas, la

    2Aunque existen referencias muchos ms antiguas, pues citando a Conrado a Finzi el fraude no

    slo fue castigado por las leyes de Roma sino tambin por otros derechos, algunos de los cuales

    pertenecen a las ms remota antigedad, por ejemplo la Ley Babilnica de Hamurabi (siglo XX

    a.c.), el Avesta persa, el libro del profeta Ams, el Corn, los Cdigos de Manu y de

    Yajnavalkya; los cuales eran sancionados con castigos feroces; y las Leyes de Atenas. A.

    FINZI, Conrado A.: La Estafa y Otros Fraudes, 1 Edic., Buenos Aires-Argentina; Ediciones

    DePalma 1961 pg. 15

    3ROMERO, Gladys: Los Elementos del Tipo de Estafa, 1 Edic.; Buenos Aires-Argentina;

    Lerner Editores Asociados, 1985, pg. 21

    4El estelionato era la figura delictiva romana que consista en reprimir hechos fraudulentos que

    no alcanzaban a constituir hurto o falsedad. LOPEZ PEARANDA, Gerardo: Hechos

    Punibles contra el Patrimonio en Colombia, 1 Edic.; Santa fe de Bogot-Colombia; Ediciones

    Jurdicas Radar, 1995, pg. 143. Cuyos supuestos mayormente consistan en enajenar bienes

    que se encontraban sujetos a alguna forma de gravamen o cuya propiedad ya haba sido

    transferida a otra persona.

    5CHOCLN MONTALVO, Jos Antonio: El delito de Estafa, 1 Edic., Espaa; Edit. Bosch,

    2000, pg. 16

    6 LOPEZ PEARANDA, Gerardo. Op. Cit. pg. 144

  • www.derechoycambiosocial.com ISSN: 2224-4131 Depsito legal: 2005-5822 3

    cual detallaremos a continuacin a efectos de dilucidar si merece o no

    proteccin penal por parte del Estado.

    II. Estafa en las prestaciones ilcitas:

    La estafa en las prestaciones ilcitas, estafa de fines ilcitos, estafa con

    causa ilcita o negotia turpis no es una cuestin de debate actual sino que

    tiene su origen ya desde los tiempos del autor italiano Francisco Carrara

    quien alegaba que el estado no debe prestar su tutela a quienes actan con

    fin ilcito7. Antes de definir la negotia turpis debemos partir de la premisa

    de que el delito de estafa implica la existencia previa de un acuerdo o

    negocio jurdico en que se hayan vinculado dos voluntades: la del

    engaante y el disponente, en donde no slo es determinante la accin

    engaosa del sujeto activo sino tambin la del sujeto pasivo8, esto es el acto

    de disposicin patrimonial, a causa del error en el que el auto lo hace

    incurrir, pues la voluntad de la vctima debe estar viciada por el error.

    (Delito de doble voluntad)

    En la estafa con causa ilcita la persona engaada espera conseguir

    mediante el negocio jurdico celebrado con el autor del engao, que ste,

    a cambio de una suma de dinero o prestacin de dar, realice un acto o

    conducta ilcita, incluso constitutiva de delito, como contraprestacin a

    favor de aqul, la cual es le es incumplida, pues el autor nunca llega a

    realizarla. Son incontables los ejemplos que podemos proponer para este

    caso como el del estafador que vende a su vctima una supuesta mquina de

    fabricar billetes, el supuesto trfico de influencias ante un funcionario

    pblico, contratar a un supuesto asesino para que mate a otro, el que paga a

    otro para que lo saque ilegalmente del pas, el mdico que prctica un

    supuesto aborto a la vctima , quien paga dinero a otro para acceder a un

    puesto de trabajo en vez de seguir las pautas de seleccin establecidas9,

    entre otros casos ms en los que la propia vctima dispone de su patrimonio

    en provecho del estafador para cometer otro delito10

    o acto contrario a

    derecho.

    7 CONDE, Cndido - FERREYRO, Pumpido: Estafas, 1 Edic., Valencia-Espaa; Edit.

    Tirant Lo Blanch, 1997, pg. 90

    8 ROJAS PELLERANO, Hctor F.: El delito de Estafa y otras Defraudaciones. Tomo 1, 1

    Edic., Buenos Aires-Argentina; Lerner Editores Asociados, 1983, pg. 8

    10 BERNAUS, Jos Flix: El delito de Estafa y otras Defraudaciones, 1 Edic., Buenos Aires-

    Argentina; Edit. Abeledo-Perrot, 1983, pg. 11

  • www.derechoycambiosocial.com ISSN: 2224-4131 Depsito legal: 2005-5822 4

    Sin embargo debemos aceptar que la tesis mayoritaria tanto a nivel

    doctrinario y jurisprudencial, sobre todo en Espaa, apunta a admitir la

    configuracin del delito de estafa a pesar de la ilicitud de la prestacin

    querida por la vctima; no obstante hoy en da sta unicidad de criterio est

    siendo nuevamente puesta en cuestin, reforzando los argumentos

    esgrimidos por Carrara, orientados a preservar el carcter subsidiario del

    derecho penal.

    III. Diversas Posturas con respecto a los casos de Estafa en las

    prestaciones ilcitas.

    3.1. Fundamentos que afirman la Tipicidad de la Estafa en las

    prestaciones ilcitas.

    3.1.1. Postura Tradicional.

    En cuanto a la opinin doctrinal, no son escasos los fundamentos que

    justifican la tipicidad de la Negotia Turpis:

    Gonzales Rus explica que:

    Cuando el objeto del delito es ilcito o resulta destinado por el engaado a

    un posterior comportamiento antijurdico, lo determinante es que con el

    engao se produzca un perjuicio patrimonial y no la moralidad o

    inmoralidad del negocio jurdico o del ulterior destino de la cosa11

    .

    Lo mismo sostiene Soler, al considerar que:

    En el sentido de la estafa, la existencia de un propsito inmoral y

    antijurdico en la vctimano destruye la existencia de la estafa con todos

    sus elementos12

    Conde Pumpido refiere que:

    Se ha cuestionado de antiguo si puede existir estafa en los supuestos en

    que los perjuicios deriven del incumplimiento de la pretensin del engaado

    de conseguir un lucro ilcito, siendo las razones alegadas en contra del

    carcter ilcito penal de esos supuestos, de un lado, la inexistencia de un

    perjuicio exigible, ya que los mismos no producen efecto alguno, por lo que

    ninguna de las partes podr reclamar lo que ha entregado ni exigir la

    contraprestacin prometida y por otro lado que el Estado no debe prestar su

    tutela a quienes actan con fin ilcito; sin embargo, dichas posturas no han

    11 GONZALES RUS, Juan J.; Curso de Derecho Penal Espaol. Parte Especial, t.i, 1 Edic,

    Madrid-Espaa; Edit. Marcial Pons, 1996, pg. 671.

    12 SOLER, Sebastian. Derecho Penal Argentino. Tomo IV. Tipogrfica Editora Buenos Aires -

    Argentina, 1976.

  • www.derechoycambiosocial.com ISSN: 2224-4131 Depsito legal: 2005-