La España Que Nos Conquisto Rodolfo Puiggrós

  • View
    84

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Este libro es uno de los mejores ensayos de interpretación que se ha escrito sobre el tema del descubrimiento y la conquista de América.

Text of La España Que Nos Conquisto Rodolfo Puiggrós

  • Este libro es uno de los mejores ensayos de interpretacin que se ha escrito sobre el tema del descubrimiento y la conquista de Amrica. Publicado por primera vez en 1964, cuando su autor viva exiliado en Mxico, influy de manera decisiva en el pensamiento social hispanoamericano y se convirti en un texto que, adems de ofrecer al lector un relato fascinante, amplia la

    perspectiva de uno de los acontecimientos ms trascendentales y paradjicos- de la era moderna.

    La paradoja estriba en que hace quinientos aos, cuando las naves de Cristbal Coln anclaron en las Indias Orientales, la pennsula ibrica era una de las regiones de Europa en donde ms se habla desarrollado la economa mercantil-manufacturera, lo que equivale a decir que era tambin el escenario de agudas contradicciones entre el viejo rgimen feudal y los primeros brotes del capitalismo. El descubrimiento de Amrica fue una empresa de comerciantes mediterrneos deseosos de abrir nuevos mercados, pero su conquista colonizadora fue obra de guerreros, sacerdotes e hidalgos castellanos que trasladaron al Nuevo Mundo, junto con la espada y la cruz, las formas de produccin, las relaciones de clase y el sistema de ideas y valores que hablan enarbolado contra los moros durante ocho siglos de guerras ininterrumpidas.

    La incorporacin de Amrica a Occidente, por otra parte, no tuvo las mismas consecuencias para Espaa y par el festo de Europa. Amrica dice Puiggrs en e prlogo fue la gran presa de la acumulacin primitiva del capital, pero fuera de Espaa, fuera de la parte de Amrica unida a Espaa, en naciones donde al amanecer sigui el medioda y siglos despus el crepsculo del capitalismo al completar su ciclo. Y en tal amanecer nacieron tambin las colonias anglosajonas de Amrica del Norte, en con traste con las hispanoportuguesas del Centro y del Sur, que recibieron los reflejos del atardecer a la hora de los cambios que anuncian el nuevo da**.

  • LA

    ES

    PA

    A

    QT

    E C

    ON

    QU

    IST

    O E

    L N

    U E

    VO

    MU

    ND

    O

    RO

    DO

    LF

    O P

    lIG

    OR

    OS

  • Rodolfo Puiggrs

    NCORA" EDITORES

    La Espaa 1 que conquist el Nuevo Mundo

  • Primera edicin: Ediciones Siglo Veinte Buenos Aires, 1963. Quinta edicin: El Ancora Editores Bogot, 1989. ISBN: 938-9012-43-9

    Portada: diseo de Felipe Valencia Ilustracin: Atlas cataln de 137S (Museo Martimo de Barcelona)

    Derechos reservados: 1989. Adriana Puiggrs El Ancora Editores Apartado 033832 Bogot, Colombia

    Composicin y artes: Servigraphic Ltda., Bogot Fotomecnica: Fotolito Villalobos Impreso en los talleres de Editorial Presencia Printed in Colombia

  • CONTENIDO

    Prlogo a la segunda edicin 7

    1. LA UNIDAD NACIONAL ESPAOLA 11

    Expansin y estancamiento {3 Absolutismo monrquico y economa mercantil 17 El feudalismo en Espaa 26 Rgimen seorial, rgimen servil y rgimen municipal 31 Burgueses y siervos en Castilla 33 La nobleza castellanoleonesa 37 El comienzo de la unificacin nacional 41 Feudales y burgueses en Catalua 44 Grandeza y decadencia de Aragn 52 Sometimiento de los seores 38 Poltica unificadora 63 La Inquisicin 66 El antisemitismo 71 La recuperacin de los seores 76

    1 ARAGON Y EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA 79

    El conocimiento del mundo material 81 La idea del Nuevo Continente 84 La burguesa del Mediterrneo en los viajes colombinos 88

  • La soberana de Espaa y Portugal en el Nuevo Mundo 93

  • Amrica, propiedad de la corona de Castilla 97 La Casa de la Contratacin 102 Los aragoneses eran extranjeros para las Leyes de Indias 107

    3. CARLOS V Y EL FRACASO DE LA BURGUESIA ESPAOLA 111

    La nobleza de Castilla y el Estado nacional 113 Coalicin de las casas de Castilla y Habsburgo 117 Los grandes de Castilla coronan a un Habsburgo 120 Espaa gobernada por extranjeros 124 Resistencias de las ciudades 126 El emperador del mundo 131 Los comuneros y la derrota de Villalar 137 El abanderado de la reaccin europea 143 Insurrecciones en Valencia vas Baleares 145

    Amrica o la horca 147

    4. EL IMPERIO DE LA DECADENCIA 153

    El emperador y el hereje 155

    Las insurrecciones de campesinos y artesanos 161

    El emperador encarcela aJ papa 165

    El usurero y el emperador 169

    Los banqueros alemanes 172

    Los Fugger 175

    Amrica repartida entre los banqueros alemanes 179

    Carlos V hizo de Espaa un pas asitico 186

    Despoblacin y miseria 190

    La Espaa borbnica en un callejn sin salida 195

    Bibliografia 201

  • PROLOGO A LA SEGUNDA EDICION

    Algunos comentaristas han cuestionado la tesis vertebral de

    este libro. Creemos indispensable insistir en ella por su

    importancia reflejada en la interpretacin de la conquista

    colonizadora que dio origen a las sociedades iberoamericanas.

    Partimos de la siguiente separacin no meramente formal, sino

    de contenido: el descubrimiento del Nuevo Mundo fue empresa

    comercial y mediterrnea, originada en el lugar de Europa del

    siglo XV con el mximo desarrollo de la economa mercantil-

    manufacturera, mientras que su conquista colonizadora traslad

    las formas de produccin, las relaciones de clase y el sistema de

    creencias, ideas y costumbres del feudalismo ibrico en

    decadencia. Espaa era entonces escenario de las ms agudas

    contradicciones entre el viejo orden feudal y los primeros brotes

    de capitalismo.

    La incorporacin de Amrica a Occidente tuvo consecuencias

    antagnicas, segn se tratara de la pennsula ibrica o de aquellas

    regiones europeas que no se gastaron en la conquista colonizadora

    y obtuvieron indirectamente las ventajas de la promocin

    econmica fomenta-

  • Prologo

    da por los metales preciosos, las materias primas y los mercados del Nuevo Mundo. Amrica dio oxgeno al agnico feudalismo y asfixi al naciente capitalismo de la pennsula ibrica, pero fue un poderoso factor externo de desarrollo del capitalismo en general del Occidente europeo.

    De la vasta literatura dedicada al tema, nos referiremos slo a la obra del historiador chileno Volodia Teitelboim {El amanecer del capitalismo y la conquista de Amrica), cuya segunda edicin apareci este ao (Editorial Futuro, Buenos Aires). Las modificaciones de fondo y forma introducidas por el autor no trasgreden la tesis sustentada por l mismo veinte aos atrs. Y como reclama para s la concepcin marxista, y expone sus ideas con lucidez de estilo poco comn en estudios de esta naturaleza, nos sentimos obligados a expresar nuestra discrepancia.

    Nada habra de objetable a la relacin entre el amanecer del capitalismo y la conquista de Amrica si se concretara a la perspectiva histrica en sus trminos latos. Pero Volodia Teitelboim particulariza la conquista de Amrica por Espaa cuando la burguesa entra en escena. Es cierto que el parto de una nueva sociedad en Europa prepar el descubrimiento del Nuevo Mundo ms all de los mares, mientras la conciencia del hombre moderno sala de las tinieblas del espritu teolgico y se anunciaba el racionalismo, el naturalismo y el empirismo. Tambin es exacto que Cristbal Coln resuma en su persona las ambiciones de la burguesa enclaustrada en el ngulo noroccidental del Mediterrneo. Era todo una alianza monstruosa de lo antagnico, el fanatismo sin tasa se fundi a la avidez loca, bajo el signo del Seor, lo retrata Teitelboim con propiedad (ps. 89-90). Perteneca el Descubridor, sin duda, a dos rdenes sociales que se entrecruzaban, igual que el comerciante tendido hacia el ancho mercado y enajenado todava al feudo.

    Pero esa ambigedad explica el fracaso de la burguesa comercial en su empresa. No busc el dominio territorial, ni el imperio directo sobre los hombres, sino la ganancia por la ganancia, el oro para atesorarlo. Al comprobar que el emporio fabuloso del Gran Kihan se trocaba en un inmenso continente a conquistar por la violencia, la gi-gantesca operacin superaba la naturaleza de clase de la

  • 10 Rodolfo Puiggrs

    burguesa comercial, pronto obligada a ceder su lugar al guerrero y al sacerdote, a la espada y a la cruz.

    Teitelboim presta muy escasa atencin a los cambios internos en la sociedad espaola generados por el descu-brimiento de Amrica y a la substitucin de los mercaderes mediterrneos por los hidalgos de Castilla en la empresa de la conquista colonizadora. Apenas si les dedica poco ms de diez lneas (ps. 151-152). Sin embargo, la gnesis de las naciones iberoamericanas se aprecia en funcin del carcter feudal que le imprimieron los seores castellanos y no de los contratos o de las inversiones del capitalismo primitivo europeo. Los Corts y Piza- rro, no los Fugger y Welser, marcaron con su impronta de atraso y servidumbre a las sociedades nacientes.

    La relacin establecida por Teitelboim entre el amanecer del capitalismo y la conquista de Amrica conduce a errneas interpretaciones. Amaneca, en verdad, el capitalismo con los famosos banqueros Fugger y Welser, prestamistas de emperadores, reyes y papas, o culminaban las formas ms parasitarias del capital comercial y usurario acoplado al feudalismo europeo? Resulta en alto grado significativo que la conquista colonizadora de Amrica por Espaa haya coincidido con el exterminio de los brotes de capitalismo en las regiones ms prsperas de la pennsula ibrica. Si los banqueros alemanes chupaban las riquezas de Espaa y Amrica, su eterno deudor, el rey Carlos V, mataba las manufacturas y aniquilaba los movimientos que expresaban las aspiraciones antifeudales del pueblo espaol.

    La conquista de Amrica trajo la violenta interrupcin del amanecer del capitalismo en Espaa. Amrica fue la gran presa de la acumulacin primitiva del capital, pero fuera de Espaa, fuera de la parte de Amrica