Imperialismo Cultural en Historiograf£­a y Praxis imperialismo cultural como concepto del cual se va

  • View
    0

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Imperialismo Cultural en Historiograf£­a y Praxis imperialismo cultural como concepto del...

  • Imperialismo Cultural en América Latina:

    Historiografía y Praxis

    Robert Austin (editor)

  • Imperialismo Cultural en América Latina:

    Historiografía y Praxis

    Serie “Historia y Cultura de Nuestra América” (Tomo I)

    EDICIONES CECATP Centro de Estudios y Capacitación Técnico Pedagógica Santa Mónica 1938, Santiago de Chile, 2006 (1ª edición)

  • Edición: Robert Austin Diseño: Viviana Ramírez y Robert Austin Composición: Viviana Ramírez y Robert Austin Corrección: Oscar Piñera, Claudia Videla Sotomayor,

    Marisol Videla, Ximena Goecke, Mônica Dias Martins, Hernane Costa, Viviana Ramírez y Robert Austin

    Comité Editorial: Juan Carlos Rivera, Mirtha Rodríguez, Fernando Castro, Oscar Piñera y Robert Austin

    Éste libro es CopyLeft. Puede reproducírse libremente, siempre y cuando se respete el contenido, y se cite su fuente.

    ISBN 978-956-310-713-5

    Nº del Registro de Propiedad Intelectual (Chile): 137.088

    Edición corregida 2016.

  • a June Myrtle Henry (1927-1954), irlandesa-australiana enfermera, luchadora, madre

    y al pueblo revolucionario cubano un faro para el mundo

  • v

    Indice

    Prefacio viii

    I El Imperialismo en lo Cultural y Los Pueblos de América Latina

    Jorge Ortega Suárez y Odalys Peñate López 1

    II La Universidad Cubana y la Extensión Educacional: La Contribución Cubana al Desarrollo Post Colonial

    Anne Hickling Hudson 25

    III El Buen Vecino Global: Intervención Estadounidense en Culturas Nacionales, 1945-2000

    Robert Austin 65

    IV Hegemonía Cultural y Educación Superior: El Caso de la Formación Humanística

    Gerardo Ramos Serpa, Edith González Palmira, Haydeé Acosta Morales y Raysa Fuentes de Armas 103

    V Educación y Dictadura: Argentina, 1976-1983

    Carolina Kaufmann 115

  • Indicevi

    VI La Transculturación y el Imperialismo Cultural en Cuba

    Nuria García Rojas, Zaida Savournín González y Victoria Pérez Calderín 141

    VII Imperialismo Cultural e Identidad Cubana

    Felicia Ibáñez Matienzo, Sonia Tortoló Fernández y Annoris Pérez Vázquez 155

    VIII Globalização, Crise Social e Educação: o Mercado como Modelo

    José Willington Germano 171

    IX El Imperialismo en lo Cultural: Desde la Formación del Pensamiento Nacionalista hasta los Pensadores Marxistas Latinoamericanos, 1900-1950

    Luis Vitale y Claudia Videla Sotomayor 195

    X Aceite, Raza y Calipso en Trinidad y Tobago

    Graham E. R. Holton 249

  • vii

    Prefacio

    Este libro constituye el primer tomo en la serie “Historia y Cultura de Nuestra América”, que será editada por distintas casas editoriales. Representa la obra generada por un grupo de intelectuales mayormente de Cuba, además de Argentina, Jamaica, Brasil, y Australia que se reunieron en distintas conferencias en la Universidad de Matanzas “Camilo Cienfuegos,” Cuba, en la víspera del siglo XXI. A partir del vigente libro hemos programado cuatro tomos hasta la fecha, co-compilados por quienes subscriben abajo, siendo los próximos: Cultura Popular, Educación Popular: Ensayos Críticos (2007); Relaciones Cuba - EE.UU.: Aspectos Culturales y Políticos, Siglos XIX y XX (2008); y finalmente La Izquierda en el Nuevo Milenio (2009).

    Quisiéramos identificar deudas institucionales e intelectuales en la producción del tomo vigente. A nivel institucional, acusamos la colaboración de la Universidad Nacional de Entre Ríos, Argentina, y el Centro de Estudios y Capacitación Técnico Pedagógica (CECATP), Santiago de Chile. También agradecemos al Departamento de Ciencias Sociales, Universidad de Matanzas “Camilo Cienfuegos”, por haber organizado el programa de dos seminarios en 1997—“Historiografía e Imperialismo Cultural” y “Educación Popular en América Latina”—que dieron el impulso a la serie de libros en la cual éste tomo constituye el primero. También nombramos a la Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, por su generosa acogida al profesor Austin mientras trabajara como profesor visitante en el año 2001. En particular agradecemos a Myriam Zemelman, vice-directora del Departamento de Ciencias Históricas y Directora del Centro de Estudios Pedagógicos; y a María Paz Candia Riquelme, secretaria del mismo centro, así mismo a los colegas del Sistema de Servicios de Información y Bibliotecas quienes resolvían

  • Prefacioviii

    eficazmente las múltiples solicitudes bibliográficas. Además, reconocemos la generosidad de la Universidad

    Metropolitana de Ciencias de la Educación, Santiago de Chile, por haber recibido como investigador visitante al doctor Austin en el año 2002. En particular, hicieron fructífera aquella estadía Guillermo Bravo, Director de Investigación; María Soledad Börguel, secretaria de la Dirección de Investigación; Jenny Valdivia Leiva, secretaria del Departamento de Historia y Geografía; Aldo Yávar, Director del mismo departamento; y Luis Rubilar del Departamento de Formación Pedagógica, cuya solidaridad por hacer expeditos éste y otros proyectos fue excepcional.

    Finalmente, aparte de felicitar a las y los autores por sus contribuciones, agradecemos a las historiadoras chilenas Marisol Videla, Claudia Videla Sotomayor y Ximena Goecke por las revisiones a distintas secciones del libro, más allá de las personas mencionadas al inicio de algunos capítulos. Viviana Ramírez revisó el manuscrito en su conjunto, menos el octavo capítulo, el cual fue revisado por Hernane Costa y Mônica Dias Martins. Oscar Piñera contribuyó correcciones de último momento. Tómase por dado que otros/as colegas chilenos y cubanos han contribuido al mejor entendimiento de los procesos estudiados. Con esa gente invisible estamos igualmente endeudados. Confirman una vez más la tradición generosa y creadora de la gran olla que es la cultura popular de Nuestra América.

    Robert Austin Henry Mirtha Rodríguez Arregoitia Catedrático Honorario Profesora de Historia Departamento de Historia Facultad de Ciencias Sociales Universidad de Melbourne Universidad de Matanzas Victoria, Australia Matanzas, Cuba

    Noviembre del 2006

  • 1. Director, Centro de Superación de la Cultura, Matanzas; y Profesora Asistente, Departamento de Ciencias Sociales, Universidad de Matanzas, Cuba, respectivamente.

    1

    I

    El Imperialismo en Lo Cultural y Los Pueblos de América Latina

    Jorge Ortega Suárez y Odalys Peñate López1

    En nuestros tiempos, el concepto de imperialismo acusa una polisemia—es decir, manifiesta una diversidad de significados—tal que se dificulta su uso en medios científicos. En este sentido existen enfoques que lo definen con un contenido ya sea muy amplio o por el contrario, muy estrecho. Abundan por igual los enfoques que lo definen con un contenido demasiadamente amplio o estrecho, lo cual atenta contra el valor lógico que puedan tener tales enfoques. De estos últimos, los que han hecho excesivas concreciones en la formulación de ese concepto, han diseminado—y reducido atomizadamente—la noción de imperialismo como sistema, en sus múltiples manifestaciones, y han dotado a éstas de identidad propia. El resultado ha sido la aparición de toda una colección de imperialismos, en la que sus elementos integrativos se mantienen inconexos.

    Por otro lado, se ha ampliado tanto el contenido y la extensión de tal concepto, que resulta imposible definirlo en ejercicio discursivo así como la posibilidad cronotópica de

  • El Imperialismo en lo Cultural2

    2. Kluchkon, C., Antropología, México, (sin editorial), 1949.

    aprehenderlo—y la historicista de explicarlo—en relación con los antecedentes, génesis, etapa clásica y perspectivas de la realidad a la que él debe definir y referirse como concepto. Ambas perspectivas coinciden en su rechazo de dotar al concepto de imperialismo de rasgos históricos, sociales y clasistas en su contenido. Desde las perspectivas contradictorias de estas dos aludidas tendencias, el efecto de las críticas hechas ha resultado obviamente en muchos casos superficial, epidérmico y, por lo tanto, benévolo.

    Constituye un reto mayor aún definir cultura y lo cultural como atributo o zona de una parte de la realidad histórica y socio- cultural. Ya en la década del 1950 era eso un problema polisémico que dificultaba el discurso científico de las Ciencias Sociales y Humanísticas, a juzgar por las preocupaciones que manifestaban por esos años importantes autores.2 Actualmente, la situación es peor a este respecto, pues tal enriquecimiento semántico se ha incrementado al transitar, desde definiciones de extensión reducida (por ejemplo, cultura del vestir), hasta las de máxima amplitud (ya sean clásicas, modernas o post-modernas), que apuntan a una sinonimia—peligrosamente anfibológica—con categorías tales como sociedad y civilización, las cuáles están en sí mismas cargadas de acepciones diversas.

    Hace más difícil este reto el carácter polémico de definir la cultura relativo al papel y el lugar de sus dos grandes aspectos referenciales posibles, material y espiritual; pues siempre han existido dificultades en primer lugar, en la delimitación del contenido y su extensión. En segundo lugar, persisten también los problemas—de inequívoca raíz socioclasista, reaccionaria y elitista—del reduccionismo de lo cultural sólo a su aspecto espiritual.

    A los efectos del asunto que aquí se aborda y, sin

  • Jorge Ortega Suárez y