ILLE KOSTASOLA

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

CUENTO DE UN UTOPIA COMN. UNA ENSOACIN DE OTRO MUNDO

Transcript

ILLE KOSTASOLA

CUENTOS DE OTRO MUNDO

ILLE KOSTASOLA

Jenaro Vera Guarinos

octubre 2009

Ella era demasiado joven para que el mundo la creyera responsable de los ltimos sucesos acaecidos en la Bienal de Ciencias Abiertas que se celebraba en la ciudad.

Este ao haba sido usual leer en los diarios una serie de crnicas sorprendentes sobre las sesiones celebradas; copio algunas cabeceras textualmente:

Bandadas de aves migratorias inundan los alrededores de la sala donde se ofrecen los conciertos de msica-extempornea.

Un grupo de personas, con mscaras anti-gas, intimida e intenta boicotear el desarrollo del seminario Uso de Vapores Ldicos en las Orgas Educacionales.

El anciano profesor Labart tuvo que interrumpir su conferencia plenaria La Luz como Medio de Locomocin Comunitario por una prdida gradual de voz.

Y por ltimo en los rotativos matinales el da de la jornada de clausura, se poda leer:

Los telfonos del edificio, donde se celebran las sesiones de trabajo, no paran de sonar desde la noche anterior sin que haya nadie al otro lado de la lnea

Esto ocurra en medio del estupor de los organismos oficiales y cierta incertidumbre por parte del resto de los ciudadanos. Era posible observar dentro de esta actitud matices fuera de lo comn que se podan intuir inferidos por los acontecimientos. Flotaba en el aire una muda risa sarcstica: los autobuses o cualquier otro espacio donde coincidiera ms de un individuo, se llenaban de miradas furtivas y tmidos cuchicheos. Contaban que se poda ver a hombrecillos corriendo de esquina a esquina, como escolares en un juego. Y que si luego por casualidad lograbas toparte con uno, e indagabas sus motivos, descubras que en realidad tan slo iban de compras o de visita a casa de algn conocido. En fin misterios que nadie se atreva a confesar y que en el fondo no interrumpan el discurrir cotidiano de la ciudad.

Comenzaba el gran juego. Y ella era la reina. Su largo cabello rubio hilaba todas esas historias singulares que desembocaran en lo que aconteci despus. Con el paso del tiempo se constat que toda la gente, de una u otra forma, estaba enamorada de ella. La totalidad de las acciones que ejecutbamos: las miradas, los susurros, ese esconderse sin razn aparente en las esquinas... obedecan a esa causa.

Con una tristeza infinita tengo que reconocer que los meses transcurridos desde entonces apenas semejan ya un jirn de nube que se pierde tras el horizonte.

Hoy es un da excepcional y, a raz de todo lo que nos envuelve, repaso inconscientemente el pasado tomando como referencia esta especie de revolucin callada que tiene su origen ms all de lo narrado hasta ahora.

En mi memoria quedan diminutos recuerdos de la fiesta de su nacimiento (hablo de ella). Ms bien se podra decir que han sobrevivido al olvido por la leyenda que desde un principio acompao a ese hecho tan insignificante por natural.

Sus padres, eran los celadores de un centro de experimentacin nuclear situado en un islote de la costa oeste. Hace veinticinco aos, a consecuencia de un maremoto, sufri graves desperfectos (grietas en el blindaje de las conducciones de vapor sobre-calentado y en el reactor principal). La reserva en la informacin oficial fue extrema. No se filtr nada sobre la suerte ni el paradero del centenar de personas; entre cientficos, cuerpo de seguridad, sanitarios, administrativos, etctera, asignados all. Cualquier referencia a lo acaecido, que quisieran difundir los medios de comunicacin, deba ser obligatoriamente revisada por una comisin especial que se encargaba de censurar cualquier indicio que ellos unilateralmente consideraran improcedente.

La primera noticia extensa y con apariencia de veracidad no culpable, se permiti o ms bien se promovi desde las esferas oficiales con motivo de que un matrimonio joven; que trabajaba de celadores en el centro, iban a ser padres. Todos los medios de comunicacin, pblicos y privados, lo difundieron a 'bombo y platillo': por fin se haba confirmado que las radiaciones a las que supuestamente se haban visto sometidos los trabajadores no afectaron de ninguna forma la fisiologa humana. Y por lo tanto se daba por hecho que los temores fueron infundados y que la poblacin se haba visto envuelta en bulos tremendistas y superchera bobalicona.......

......Declaraciones, reportajes, fotografas: la madre con el vientre levemente abultado, sonrisa amplia y masculina del varn, palabras vacuas e historias inventadas para el placer inocuo.......

Nadie, en los meses que faltaban hasta el parto, lleg a encontrarse cara a cara con el matrimonio; tan slo se les poda adivinar, al paso de un gran coche gris-plata, cada vez que se trasladaban a una casa con jardn en el barrio donde viven mis abuelos que por circunstancias que no vienen al caso son los encargados de mantener la vivienda limpia y apunto para sus visitas espordicas, casi secretas por aquel entonces: esa es la razn por la cual mi implicacin con los hechos ha sido ms estrecha y ha pasado a formar parte de mi intimidad emocional.

Para celebrar el nacimiento de ella, hubo una fiesta-tipo con la que se sali al paso de las conjeturas y habladuras: se invit a un grupo reducido de personas de cierta relevancia de la poltica y social, tambin a las personas que se poda decir que pertenecan a su entorno como mi familia, donde mi presencia daba ese toque infantil tan esperado en esos eventos.

Los medios de comunicacin, tan previsibles como siempre, abrumaron a la pareja con discretas preguntas, que contestaban con un encanto que pareca natural. Estaban exultantes y para mi lo ms sorprendente fue el color alegre de sus vestidos, tan distinto al blanco impecable que habitualmente los defina.

A partir de esa fecha desapareci por completo toda reserva oficial, el famoso coche gris y los falsos amigos que formaban parte de una red de vigilancia permanente en los alrededores de la vivienda. Comenzaron a ser una familia ms de las que eligen esta ciudad, abierta al mar, para habitarla.

Nos veamos regularmente durante las vacaciones de verano que yo aprovechaba para pasar en casa de mi abuela cerca de la playa. Era mi juguete preferido; sus manos, pequeas, hurgndome todo el cuerpo en busca de la desaparecida pelota de colores; sus lloriqueos; el miedo que pasaba jugando al escondite, crea que podramos desaparecer para siempre y no volver; las muecas de su cara siempre fresca.

Como era natural lleg tambin una poca en la que nos distanciamos, quizs necesitramos evolucionar para evitar convertirnos en personajes huraos. Y fue discurriendo el tiempo y acumulndose las horas, los das, los meses, los aos de forma fugaz, manteniendo una amistad tierna y tensa en una mezcolanza de sentimientos encontrados, venciendo la melancola frente a la razn del amor.

Pero hace dos aos, al principio del verano coincidimos de nuevo en aquella playa, donde se quedaron varados nuestros recuerdos infantiles, y su cuerpo exhausto de aoranzas fue envolvindome lentamente de nuevo. La atmsfera de todo el planeta pareca pertenecer tan slo a aquel mundo propio que nos mantena girando alrededor de torbellinos de palabras e ideas inventadas en ese mismo instante, en un lenguaje que dudo que fuera comprensible para alguien ajeno. Se rompieron una tras otra las barreras que nos haba marcado: la soledad, las noches de insomnio, el alejamiento, la indiferencia. Y nuestros cuerpos se pusieron a rodar ebrios por la ciudad, entre la gente. Me senta lleno de vida interior y necesitaba derrocharla, compartiendo aquello que acababa de beber de sus labios: la valenta y el arrojo para jugar al 'gran juego'...

La primera ilusin, como ella las llama, la viv o ms bien la vivimos, todos los asistentes al concierto en un teatro de la ciudad vsperas del comienzo de la Bienal. Ahora creo que esta ilusin es la clave para comprenderlo todo, el principio del fin.

Era un domingo lluvioso con el aire fro pegado a las orejas; daban un concierto de piano en el que me encontraba dejando vagar mi mente sin control. Cuando el artista, un hombre maduro de facciones redondas interpretaba un pasaje especialmente complicado apareci ella de entre el patio de butacas; surgi como una sombra de la nada, sigilosamente se desliz hasta el pasillo central e inicio la danza. No la esperaba pero tampoco me extra, incluso me sent feliz, era como si mis pensamientos hubieran dejado de ser imgenes fugaces y tomaran cuerpo. Sus movimientos seguan nota a nota la meloda, a veces trepidante a veces ligera. Cada gesto una amenaza y una provocacin. Ni un murmullo por parte de los espectadores, tan slo se alcanzaba a or el roce de sus pies y el impacto de sus ropas al despojarse de ellas y caer al suelo. Su desnudez daba un brillo suave a aquel espectculo tan inusual. Su cuerpo era pura armona que me llamaba a gritos, corr hacia ella como hipnotizado y mientras me ayudaba a desnudarme descubr centenares de miradas extasiadas observando nuestras maniobras, y que tras unos instantes de incertidumbre nos imitaron y se fundieron unos con otros sin recelo mientras nosotros acaricibamos el cuerpo de aqul viejo profesor, frente al piano, que acababa de terminar su interpretacin. Fue un gran aplauso multitudinario y mudo que dur hasta que llegado el medioda, en un acuerdo tcito, nos fuimos desentrelazando; confusos, frescos, sonrientes, puros.

No se transmiti ninguna consigna, pues ahora sabemos que el juego, este juego, no tiene reglas. Pero si que se conjugaban intenciones y por eso todos los implicados en la ilusin perciban que saldran a la calle dispuestos a derrotar a los convencionalismos a golpes de risa, y a jugar con toda la fuerza que estamos acostumbrados a usar para guardar la compostura o para odiarnos.

De esta forma empez a rodar el juego, habamos creado una ilusin que los dos centenares de perso