Iconograf­a Moche (Montalvo)

  • View
    228

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Iconografia Moche.

Text of Iconograf­a Moche (Montalvo)

Iconografa Moche

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm

ICONOGRAFA MOCHE

Una primera aproximacin

21/10/2015

Franklin Montalvo Yamunaqu (04150342)

ICONOGRAFA MOCHE, UNA PRIMERA APROXIMACIN.

Si queremos acercarnos a la comprensin de las imgenes [moche] tenemos que distanciarnos de una interpretacin ingenua, a partir de nuestras propias categoras. Ms bien tenemos que asumir que las imgenes pertenecen a un contexto general pensado e imaginado por sus productores, y que nuestra tarea es la reconstruccin de este contexto general. Para poder reconstruir, a partir de l, el significado de las imgenes particulares. (Golte, 2009).

En sociedades complejas, de alta jerarquizacin, una densa poblacin con una organizacin social diversa y una divisin de trabajo avanzada, como la sociedad moche en la costa peruana, requiri de instrumentos de ordenamiento social, de formas de transmisin de conocimientos, y tambin de sistemas de manejar los conocimientos sobre su hbitat y sus recursos, sobre los espacios, en los cuales interactuaban con otras sociedades. Igualmente, tenan que disponer de formas de sistematizar sus observaciones en la variacin de la naturaleza que era la fuente de recursos, base de su sustento, y de los cambios peridicos que se daban en stos. Requeran tambin de formas sistemticas que permitieran su organizacin en la produccin y en el manejo del ambiente. Los mochicas no son una cultura sin pasado sino los herederos de una tradicin muy larga con formas de expresin simblica muy complejas. Esta continuidad cultural resulta patente en las composiciones moche ante todo por el uso pautado de formas que en la mayora de los casos, por ejemplo en las botellas de asa estribo, ya haban recorrido dos mil aos. Esto result particularmente importante por la construccin categorial en el sistema de pensamiento subyacente. Como las categoras aparecen como homologaciones en cuanto a su ubicacin en la cosmologa, una vasija que es una especie de modelo de las categoras bsicas de la comprensin al mismo tiempo permita ubicar un objeto, un ser o una relacin en el sistema categorial, simplemente ubicndolo en el espacio de que se asuma homologo. En este sentido, las imgenes moche, gracias a sus formas pautadas de exposicin, son nada ms que una ayuda memoria en el sistema de homologaciones en el universo categorial.Hay una discusin muy amplia sobre la comprensin de la organizacin poltica moche y es muy probable que este espacio moche no tena una estructura de un estado integrado por un poder central, si bien a todas luces sus habitantes compartan una cosmovisin y su organizacin social se relacionaba con esa cosmovisin, en otras palabras, exista una identidad compartida, una cosmovisin compartida y la derivacin de estructuras de organizacin y pertinencia con antepasados primordiales compartidos, hubieran permitido un acomodo de los grupos que tenan que salir de un sistema de valles a otro. En ese sentido la estructura poltica moche hubiera sido quizs semejante a las sociedades segmentarias en otros continentes, en las cuales el recurso de tener antepasados compartidos resulta ser la base de la negociacin de intereses entre segmentos diversos.

Botella y plano bidimensional.Nos hemos acostumbrado al estudio de las representaciones (pictricas y esculturadas) mochica por medio de sus trasposiciones a un plano bidimensional, sin embargo, el procedimiento de transponer la imagen de una vasija a un cuadro nos impone limitaciones. De hecho la iconografa apunta hacia la compresin del objeto investigado en su contexto de uso, tratando de comprender el ordenamiento de ese contexto de uso, tratando de comprender el ordenamiento de ese contexto segn las categoras desarrolladas por el productor y el usuario original. El procedimiento que hemos utilizado para trabajar sobre los significados ha sido hasta ahora reduccionista. Visiblemente un objeto tridimensional crea significados ms complejos que una transposicin bidimensional.

Supresin de significantes. Un nmero considerable de vasijas se caracteriza por la combinacin de una o varias esculturas por lo general en la parte superior, y una pintura de lnea fina sobre el cuerpo globular o cbico.

Un modelo de cosmovisin mochica. Se debe partir del hecho de que lo mochicas conocan de manera muy precisa su entorno natural, y parece que han tenido un conocimiento del mundo ms all de sus territorios en los Anden Centrales y la Amazona adyacente. En muchas imgenes hay elementos que hacen referencia a este hbitat y su desarrollo cclico. As una condicin para avanzar en la comprensin de las formas de expresin moche es que tenemos que disponer de un conocimiento de la naturaleza y el ritmo de sus cambios. Debemos subrayar la idea de que la gente de los Andes no solo tiene una percepcin circular del tiempo, y maneja en los campos ms diversos homologas con las categoras binarias utilizadas en la subdivisin del tiempo derivadas de la pareja humana, sino que en este manejo binario de categoras est centralmente presente la idea de la reproduccin. No solo hay construccin en el sentido de yanantin, de la simetra en espejo, de mitades opuestas y complementarias, sino que la idea central en ello es que hay, por lo general, un encuentro ordenado de los opuestos complementarios con fines de reproduccin. Dicho de otra forma, el pensamiento de los moche no carece de una idea sobre la historia, pero la plantea en trminos parentales. El presente se deriva de una reproduccin constante en encuentros de opuestos complementarios en el pasado y de la misma forma piensan que surge el futuro. De esta manera el ritual moche destinado a permitir y fomentar esta reproduccin para el futuro, es esencial para ello. Solo as ellos y sus descendientes, as como todos los elementos del cosmos, se gestarn apropiadamente. El siguiente modelo (Fig. 3) parte de la idea de homologas y asociaciones en la construccin del aparato conceptual. Quiz se pueda tomar como punto de partida la pareja humana. Hay una mujer y un hombre, son diversos, pero tienen que entrar en una conjuncin, un encuentro (tinku), para que se reproduzcan.

As, hay una categora del mundo de arriba (hanan pacha) y una categora del mundo de abajo (hurin pacha), que se encuentran en el espacio liminal de la superficie terrestre, y su encuentro permite la reproduccin del mundo. Cada uno de estos mundos nuevamente esta subdividido en una parte masculina y una parte femenina. El mundo de arriba diurno, se opone al mundo de arriba nocturno. El mundo de arriba diurno asociado con la poca seca (huchuy), el mundo de arriba nocturno est asociado con la poca hmeda (pocoy). El mundo de abajo es por un lado terrestre y por el otro lado opuesto relacionado con el espacio acutico del mar. As que cada parte nuevamente se subdivide en mitades complementarias que son subsumibles al modelo general por medio de analogas y homologas. En la superficie terrestre el oriente se asocia a lo masculino, ya que ah nace el sol, mientras el occidente, que para los moche es el Ocano Pacifico, se aso