of 24 /24
DIGITAL Semanario de las Iglesias de Granada y Guadix-Baza 22 de febrero de 2015 1091 AÑO XXIII CUARESMA, TIEMPO DE GRACIA FORTALEZCAN SUS CORAZONES MADRE TERESA TITOS GARZÓN

Fiesta 1091

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista diocesana Fiesta digital, Semanario de las Iglesias de Granada y de Guadix.

Citation preview

Page 1: Fiesta 1091

1

DIGITAL

S e m a n a r i o d e l a s I g l e s i a s d e G r a n a d a y G u a d i x - B a z a

22 de febrero de 2015Nº 1091 • AÑO XXIII

Cuaresma,tiempo de graCia

FortaLeZCaN sus CoraZoNes

madre teresa titos garZÓN

Page 2: Fiesta 1091

2

vozdelPapa

“La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente” nos dice el Papa Francisco en su Mensaje de Cuaresma para este año.

Pero, sobre todo, es un “tiempo de gracia” (2 Co 6,2). Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: “Nosotros amemos a Dios porque Él nos amó primero” (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede. Pero ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces, nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativa-mente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien. Esta actitud egoísta, de indiferencia, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto que podemos hablar de una globalización de la indiferencia. Se trata de un malestar que te-nemos que afrontar como cristianos.

Cuando el pueblo de Dios se convierte a su amor, encuentra las respuestas a las preguntas que la historia le plantea continuamente. Uno de los de-safíos más urgentes sobre los que quiero detener-me en este Mensaje es el de la globalización de la indiferencia. La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cua-resma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan.

Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre. (…) El pueblo de Dios, por tanto, tiene necesidad de renovación, para no ser indife-rente y para no cerrarse en sí mismo. (…)

La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Esto sucede cuando escuchamos la Palabra de Dios y cuando recibimos los sacramentos, en particular la Eucaristía. En ella nos convertimos en lo que recibi-mos: el cuerpo de Cristo. En él no hay lugar para la indiferencia, que tan a menudo parece tener tanto poder en nuestros corazones. Quien es de Cristo pertenece a un solo cuerpo y en Él no se es indife-rente hacia los demás. “Si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro es honrado, todos se alegran con él” (1 Co 12,26). (…)

(…) Estamos saturados de noticias e imágenes tre-mendas que nos narran el sufrimiento humano y, al mismo tiempo, sentimos toda nuestra incapaci-dad para intervenir. ¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia? En primer lugar, podemos orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial. (…)

En segundo lugar, podemos ayudar con gestos de caridad, llegando tanto a las personas cercanas como a las lejanas, gracias a los numerosos orga-nismos de caridad de la Iglesia. (…)

Leer Mensaje completo

Fortalezcan sus corazonesMensaje para la Cuaresma

Page 3: Fiesta 1091

3

Editorial

“Es la hora de la Gracia, el tiempo de la salvación, nos recordaba nuestro Arzobispo hace unos días, en la Eucaristía del miércoles de ceniza, con la que hemos iniciado la Cuaresma y que recogemos en este nue-vo número del Semanario diocesano de las Iglesias de Granada y Guadix.

Es tiempo de conversión, es decir, es el tiempo en el que, como una novia se prepara para su boda, los cris-tianos nos preparamos para la gran celebración de la Pascua; porque el día más grande de este nuevo tiem-po litúrgico y del tiempo de Semana Santa es el día de la Resurrección del Señor, por el que todos nuestros días tienen sentido y un significado pleno y absoluto.

Así como el tiempo litúrgico del Adviento es el tiempo de la espera para la Venida del Salvador; el tiempo de la Cuaresma es el tiempo para disponer nuestro corazón a vivir los momentos de la Pasión, Muerte y Resurrec-ción del Hijo de Dios, entregado por el amor infinito y misericordioso de Dios mismo por cada uno de noso-tros. Su Redención y Resurrección es nuestra salvación.

Nos disponemos así a prepararnos. Por eso es un tiem-po de gracia: no es un tiempo más, sino la ocasión hoy de comenzar de nuevo con el esplendor, la esperanza y alegría de sabernos amados, suceda lo que suceda, porque nuestra roca es roca firme, que es Cristo. Y con Él nada nos falta. Y ese inicio hoy, sucede con la mis-ma verdad mañana, siempre que nuestra mirada está atenta y nuestro corazón dispuesto a encontrarse con Él. Siempre es una novedad, porque siempre llena el corazón y es el único que lo puede llenar.

Las tres prácticas en este tiempo cuaresmal propuestas por la Iglesia de las que nos habla nuestro Arzobispo -oración, ayuno y limosna- son las tres prácticas que nos ayudan a que nuestra mirada y nuestro corazón estén dispuestos a abrirse al único que sostiene la vida, saliendo de nosotros mismos.

Es tiempo de gracia porque es tiempo de cuidar aún más el Sacramento de la Penitencia, de acudir al con-fesionario, lugar de sanación, alegría y esperanza que restaura nuestra fragilidad y debilidad; lugar donde, conscientes de nuestro pecado y pidiendo perdón con sinceridad y dolor del mal cometido, comenzamos siempre de nuevo; lugar donde el corazón es sanado de sus heridas y del pecado cometido. Sólo así se co-mienza de nuevo.

Por eso, la Cuaresma es un tiempo importante que se nos ofrece para aprovecharlo, para bien de nuestra propia vida y maduración de la conciencia de que todo consiste en Él.

Nuestro número está dedicado íntegramente a este tiempo de Cuaresma. Entre otras cosas, ofrecemos los distintos mensajes y palabras del Papa Francisco y de los pastores episcopales en las Iglesias que peregrinan en Granada y Guadix, D. Javier Martínez y D. Ginés García, respectivamente. Y se los ofrecemos con el de-seo, para nuestros lectores y para nosotros mismos, de poder experimentar el tiempo de gracia, el tiempo de la conversión, el tiempo de volver siempre a Dios.

Tiempo de volver a Dios

Page 4: Fiesta 1091

4

Directora:Paqui Pallarés García

Redacción:Rosa Die AlcoleaPedro Flores Medina

Delegado en Guadix:Antonio Gómez Casas

Edita: ARZOBISPADO DE GRANADAPlaza Alonso Cano, s/n18001 GRANADA tel.: 958 215 675 e-mail: [email protected]

Diseño y maquetación:Secretariado de Medios de Comunicaciónde la Archidiócesis de Granada

Sumario

Sumario02. Voz del Papa

Fortalezcan sus corazones Mensaje para la Cuaresma

03. Editorial Tiempo de volver a Dios

05. Mirada

• Entrega del pergamino al Pregonero oficial

•Centro Plural de Caridad de la Hermandad Virgen de las Angustias

• Fallece sor María de los Ángeles Teruel

• Fallece sor Margarita Reche Gea

•Mons. Ricardo Blázquez, cardenal

• El Arciprestazgo de Baza comenzó la Cuares-ma con la lectura del Evangelio

•Vía Crucis penitencial en la Catedral

• La vida sigue en Granada

•Agenda

10. Textos Contemplación, disciplina y fraternidad Carta Pastoral en Cuaresma

13. A fondo“Ahora, hoy, es la hora de la Gracia, el tiempo de la salvación”Miércoles de Ceniza

18. Cultura El canto llano y el organum Música del románico español

20. Testimonio Entregada a la educación de los más necesitados Madre Teresa Titos

22. Signo y gracia Un camino hacia Jesucristo La Cuaresma

23. Luz de la Palabra “Convertíos y creed en el Evangelio” I Domingo de Cuaresma

Page 5: Fiesta 1091

Con la presencia del Arzobispo de Granada y del Presidente de la Real Federación de Hermanda-des y Cofradías, el acto tuvo lugar en la sacristía de la S.I Catedral, tras la Eucaristía e imposición de la ceniza el miércoles.

En un breve y sencillo acto, que tuvo lugar en la sacris-tía del templo catedralicio, el cofrade David Rodrí-guez Jiménez-Muriel recibió de manos de nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, y del Presidente de la Federación de Hermandades y Cofradías de Se-mana Santa de la Ciudad de Granada, Jesús Muros, el pergamino que contiene su nombramiento como Pregonero oficial de la Semana Santa de este año.

El acto se llevó a cabo tras la Eucaristía celebrada en la S.I Catedral con la imposición de la ceniza, con la que se inició el nuevo tiempo litúrgico de Cuaresma, de preparación hacia la Pascua. La entrega del Perga-mino con el nombramiento oficial tuvo lugar delante de la talla de la Inmaculada de Alonso Cano, en la sacristía del templo catedralicio, en un acto al que acudieron diversos miembros de la Junta Directiva de la Real Federación de Hermandades y Cofradías, Her-manos Mayores de diversas hermandades y cofradías, y familiares y amigos en general.

La entrega del Pergamino con el nombramiento ofi-cial se produce unos días antes del pronunciamiento de dicho Pregón, que tiene lugar el domingo día 22, I Domingo de Cuaresma, a las 12 horas, en el Teatro Isabel La Católica. Al Pregón asistirán los responsa-bles de los cargos directivos en la Real Federación, organizadora del acto, el Vicario General, D. Manuel Reyes, el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y numerosos cofrades y vecinos de la ciudad.

David Rodríguez Jiménez- Muriel es natural de Mo-tril, Licenciado en Historia del Arte, y hermano de la Real, Muy Antigua e Ilustre Hermandad Sacramental del Santísimo Cristo, San Agustín, Jesús Nazareno de la Penas, Nuestra Madre y Señora de la Consolación y Santo Ángel Custodio de la Ciudad de Granada.

Por otra parte, la Real Federación de Hermandades y Cofradías ha publicado su Guía oficial de horarios e itinerarios de la Semana Santa de este año, que se celebra del 29 de marzo, Domingo de Ramos, hasta el 5 de abril, Pascua de Resurrección.

Ver Guía oficial de Horarios e Itinerarios de la Semana Santa de Granada 2015

Entrega del pergaminoal Pregonero oficial Semana Santa de Granada 2015

Mirada

5

Page 6: Fiesta 1091

6

Mirada

El pasado día 8, tuvo lugar la Bendición e Inau-guración del Centro Plural de Caridad, realizado por la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias de Granada.

(…) En la presidencia del acto se encontraban el Hermano Mayor, D. Francisco Salazar Rodríguez, acompañado de su Junta de Gobierno y los sacer-dotes: D. Manuel Reyes Ruiz, Vicario General Mo-derador de la Curia Eclesiástica de Granada, y D. Francisco Molina Carretero, Párroco de la Basílica. La estancia se encontraba totalmente ocupada por hermanos y hermanas de la Hermandad y personas colaboradoras. (…)

Con ocasión de la celebración del Primer Centenario de la coronación de la Santísima Virgen de las An-gustias, la Hermandad se marcó el reto de realizar un centro de caridad y después de sopesar diferen-tes proyectos, el realismo ha hecho que se concrete en este centro, que hoy ya es una realidad. Esto ha sido posible gracias a numerosas empresas, hermanos y personas que han participado de una forma total-mente desinteresada para que, en un tiempo récord, se haya podido hacer y poder inaugurarlo. (…).

(El Hermano Mayor) Destacó que este Centro está presidido por la imagen de la “Virgen de las Angustias de la Caridad”, gracias a la generosidad de sus pro-pietarios a los que se lo agradeció de corazón, ya que la presencia de esta imagen en la entrada del Centro le da un carácter mariano muy especial.

Animó a todos los presentes a colaborar en este pro-yecto de caridad e hizo un repaso de las actividades,

que se van a realizar en este Centro. Mencionó que este Centro se ha hecho, según consta en la placa que hay en la entrada del Centro, bajo el amparo y apoyo de nuestro Arzobispo, D. Francisco Javier Martínez y el Párroco de la basílica, D. Francisco Molina. Tuvo palabras de agradecimiento y cariño hacia D. Manuel Reyes, Vicario General y Capellán Mayor de la Capilla Real, por colaborar con la Hermandad siempre que se le requiere, y sobre todo, en la Misa de doce, los domingos, en la Basílica y por estar presente en este acto y bendecir estas instalaciones. (…)

El Centro Plural de Caridad está situado en la calle Castañeda, número 4 - bajo. Tiene 140 metros cua-drados de superficie y los servicios gratuitos que, en principio, se van a ofertar a todas las personas ne-cesitadas de ayuda, son los siguientes: Reparto de alimentos, Consulta médica en las especialidades de Cardiología, Pediatría, Ats. Y Enfermería, todo ello coordinado por el Dr. Marti, que ha sido una de las personas fundamentales para que este Centro pueda ser una realidad. Habrá Asesoría Jurídica para per-sonas necesitadas que lo precisen y tendrá también otras actividades como Talleres de pintura, bordado, etc.

La financiación de las obras y el importe del local ha sido costeada por los fondos de la Hermandad de la Acción Social y muchos donativos de las personas in-tegrantes de la Hermandad y voluntarios. El manteni-miento del funcionamiento del mismo correrá a cargo de los hermanos y hermanas de la Hermandad y de todas las personas voluntarias, que quieran ayudar y comprometerse al servicio de los más desprotegidos de la sociedad.

Bendición e inauguración del Centro Plural de Caridad de la Hermandad Virgen de las Angustias

De izda a dcha: Francisco Salazar, Hermano Mayor, D. Francisco Molina, Consiliario de la Hermandad, y D. Manuel Reyes, Vicario General de la Archidiócesis.

Page 7: Fiesta 1091

7

MiradaTodas las personas, que deseen colaborar en esta Obra Social, pueden hacerlo de muchas y variadas formas: pagando una cuota mensual, aportando donativos a la misma, colaborando en las actividades que se im-partan en el centro, para las que estén capacitados, etc. Para mayor información se pueden dirigir a los lo-cales de la Hermandad, situados en el complejo de la

basílica, entrando por la calle Puente de la Virgen, los martes y viernes en horario de seis a ocho de la tarde.

(…)Antonio Joaquín Mezcua Roelas

Leer artículo completo

Religiosa del Monasterio de Santo Domingo de Huéscar, falleció el pasado día 12.

Sor María de los Ángeles Teruel deja como testi-monio una vida totalmente entregada al Señor en el silencio, la sencillez y la oración. Las exequias fuero el viernes 13 de febrero, en el Monasterio de las Domini-cas de Huéscar.

Tras la muerte de sor María de los Ángeles Teruel, en el Monasterio de las dominicas de Huéscar quedan tres religiosas, que viven en espíritu de recogimiento y de oración. Es un Monasterio de vida contemplativa, muy querido en la ciudad de Huéscar y en toda la comarca. Las religiosas piden que se eleven oraciones al Señor por la hermana fallecida.

Descanse en paz Sor María de los Ángeles Teruel, del Monasterio de Santo Domingo de Huéscar.

http://dominicasdebaza.blogspot.com.es

Fallece sor María de los Ángeles Teruel

La religiosa del Monasterio de la Dominicas de Baza falleció el pasado día 13.

A primera hora de la mañana del viernes 13 de febrero ha fallecido en el Monasterio de las Madres Domini-cas de Baza la hermana sor Margarita Reche Gea. Sor Margarita era natural de Cúllar y tenía 84 años de edad.

Tras una enfermedad degenerativa, en la que ha sufri-do muchos dolores, sor Margarita ya camina hacía la Casa del Padre. Queda un gran testimonio de vida: una sierva de Dios y para Dios. Toda una vida llena de amor hacía los demás.

La Misa de Exequias tuvo lugar el día 14 en la Iglesia del Monasterio. Sor Margarita fue una gran devota del Corazón de Jesús. En las revelaciones del Señor a Santa Margarita de Alacoque, decía Jesús: “Busco una víctima para mi Corazón, que quiera sacrificarse como hostia de inmolación en el cumplimiento de mis desig-nios”. Sin lugar a dudas, sor Margarita se sacrificó por Jesús, desde su devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Desde el Monasterio de las Dominicas de Baza se rue-gan oraciones por la hermana fallecida y por la comu-nidad.

Descanse en paz sor Margarita Reche Gea, religiosa del Monasterio de la Dominicas de Baza.

http://dominicasdebaza.blogspot.com.es

Fallece sor Margarita Reche Gea

Page 8: Fiesta 1091

8

Mirada

Nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, asistió al Consistorio en el que el Presidente de la Conferencia Episcopal Española ha sido creado Cardenal.

El Papa Francisco creó el pasado 14 de febrero, 20 nuevos cardenales (15 electores y 5 no electores por superar los 80 años) en el que ha sido su segundo Consistorio ordinario pú-blico para la creación de nuevos cardenales. Entre ellos ha sido creado cardenal Ricardo Blázquez Pérez, Arzobispo de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

También ha entrado a formar parte del colegio cardenalicio el agustino recoleto español de origen navarro José Luis La-cunza Maestrojuán, obispo de la diócesis de David (Pana-má). Desde el 14 de febrero, el colegio cardenalicio estará for-mado por 227 miembros. De ellos, 125 serán electores (por tener menos de 80 años. Hasta esa edad serán convocados a los cónclaves que tengan lugar, como electores del nuevo Papa) y 102 no electores (por tener ya más de 80 años). Los dos cardenales españoles estarán entre los electores.

Mons. Ricardo Blázquez, cardenal

El Arciprestazgo de Baza comenzó la Cuaresma con la celebración de la Santa Misa del Miércoles de Ce-niza y la lectura ininterrumpida del Evangelio de San Marcos.

El Evangelio fue leído en la Iglesia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, con la participación de feligreses de las cuatros parroquias bastetanas y miembros de las ocho Cofradías de la ciudad, más la Hermandad de la Virgen de la Piedad.

El acto comenzó con las palabras de bienvenida del consi-liario José Gabriel López, Presidente de la Federación, y terminó con una reflexión de Antonio Travé, consiliario de la Federación.

El párroco de Santiago destacó la importancia de escuchar y meditar la Palabra de Dios, y en concreto el Evangelio de San Marcos, donde “se nos invita a descubrir a Jesucristo como el Hijo de Dios con la peculiaridad de que nos libra y nos salva”.

De igual modo destacó que durante la Cuaresma la Iglesia propone realizar signos internos y externos, como la ceniza, con los que el cristiano toma conciencia de su pequeñez y de la necesidad de Dios, así como la oración, la limosna, el ayuno, la abstinencia y la lectura del Evangelio.

Tras una hora de lectura, se impuso la ceniza a quienes no habían podido recibirla en sus respectivas parroquias.

www.semanasantadebaza.com

El Arciprestazgo de Baza comenzó la Cuaresma con la lectura del Evangelio

El viernes 27 a las 20:45 horas, presidido por el Cristo del Consuelo, que llegará desde la Abadía del Sacro-monte en procesión, en el 75 aniversario de la funda-ción de su cofradía.

Como es tradicional en el tiempo de Cuaresma, la Santa Iglesia Catedral acogerá el Vía Crucis penitencial con la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Granada. El Vía Crucis estará presidido por la Sagrada Imagen del Cristo del Consuelo, con sede en la Abadía del

Sacromonte y cuya cofradía está celebrando el 75 aniversa-rio de su fundación.

El Vía Crucis penitencial en la Catedral tendrá lugar el día 27 a las 20:45 horas, y en él están invitados a participar cofrades y fieles en general.

La Sagrada Imagen del Cristo del Consuelo saldrá en pere-grinación desde la Abadía del Sacromonte a las 18 horas para llegar a la hora establecida al templo catedralicio. La

Vía Crucis penitencial en la Catedral

Mons. Martínez el primero por la izquierda, junto a los obispos españoles.

Junto a Mons. Martínez asistieron a la celebración otros 39 obispos españoles, que acompañaron al Presidente de la CEE en los actos organizados con motivo de su cardenalato. Tam-bién, el Secretario General de la Conferencia Episcopal Españo-la, D. José Mª Gil Tamayo.

El cardenal Blázquez, los obispos españoles presentes en Roma y el Secretario General de la CEE asistieron posteriormente a la cena ofrecida por la Vicepresidenta Soraya Saénz de Santa-maría, que encabeza la Delegación Oficial del Gobierno.

Page 9: Fiesta 1091

Mirada

Por su interés, reproducimos un artículo publica-do en el diario electrónico Páginas Digital, referi-do a nuestra Archidiócesis y nuestro Arzobispo.

Hubo un periodista que anunció a bombo y platillo la inminente destitución del Arzobispo de Granada hace más de un mes, poniendo fecha y señalando incluso al elegido para sustituirlo. Alguna colega le siguió la gracia muy ufana… y nada, han pasado las semanas, hemos visto a Mons. Martínez acogido y abrazado por el Papa Francisco… y ni tan siquiera una disculpa por su… llamémoslo “error periodístico”, por aquello de ser piadosos.

No contento con haberse visto desmentido por la rea-lidad, ayer se inventaba en una televisión la patraña de que el Papa había pedido al Arzobispo su renuncia, y que éste se había negado en redondo. ¿Se puede mentir más y mejor? Se puede, pero hay que hacer cursillos. La foto paternal de Francisco acogiendo en su casa a Don Javier Martínez era, según este colega, un juicio de condenación. Y ninguno nos habíamos enterado… Perdón por la ironía.

Como parece que el terrible y doloroso caso de los abusos cometidos por algunos sacerdotes de Grana-da les sirve cada vez menos para su verdadero inte-rés (que no es otro que abatir al Arzobispo), se sacan ahora de la chistera una supuesta responsabilidad in vigilando. O sea que nadie conocía los desmanes del llamado Clan de los Romanones: no lo sabían los cu-ras (que compartieron presbiterio con ellos durante años), no lo sabían las familias de su parroquia (que

La vida sigue en Granada

• Cáritas Diocesana. Aula de Formación Por sus frutos los conoceréis, con una conferencia sobre San Francisco de Asís, a cargo del padre Severino Calderón, Rector de la iglesia de San Francisco. El acto, organizado por Cáritas Diocesana para sus voluntarios y colaboradores, tendrá lugar el día 25 en el Cen-tro Cultural Nuevo Inicio (Plaza Alonso Cano, s/n. Edificio Curia Metropolitana), a las 18 horas.

• Retiro de Cuaresma. Con el título Cambiar la mirada y el corazón, la hermana Francisca Barrigós Andrés, carmelita misionera, reflexionará sobre la Cuaresma en el retiro organizado por la Pastoral de la salud, que tendrá lugar el día 26 en la capilla de las Siervas de María y Ministras de los Enfermos (C/ Niños Luchando, 8), a las 17 horas.

• Pastoral infantil. El día 7 encuentro infantil en el Seminario Menor Virgen de Nazaret (Paseo de la Bomba, 10), de 10:30 a 17 horas.

AGENDA

El Papa saludando a Mons. Martínez, el pasado 27 de enero, cuando le invitó a concelebrar con él la Eucaristía en su residencia de Santa Marta.

(Foto: L´ Osservatore Romano)

parecían conocerlos sobradamente), no lo sabían los vecinos, ni los medios de comunicación, ni la policía… Nadie… hasta que una de las víctimas decidió denun-ciarlo muchos años después. Pues bien, según estos periodistas que han salido de caza pero vuelven cada día sin su presa, el Arzobispo tenía que haberlo sabi-do, y tiene que dar explicaciones.

El Arzobispo no lo sabía (como no lo sabían otros obispos que han sufrido el dolor de ver aparecer en sus diócesis esta lacra), pero una vez sabido, ha actua-do como padre y como hermano. Ha pedido perdón en nombre de la Iglesia, ha atendido a la víctima sin dilación, ha suspendido a los presuntos culpables y ha seguido escrupulosamente, paso a paso, las normas establecidas por la Santa Sede. Todo esto ya lo saben los des-informantes, claro está, pero les interesa bien poco.

En medio de todo este ruido y de todo este dolor, el pastor de la archidiócesis de Granada sigue ofre-ciendo a su gente su única riqueza: el testimonio de Jesucristo vivo y presente en su Iglesia. Y esto sí que es noticia.

imagen del Cristo será portado en las andas del trasla-do, tumbado, en un clima de recogimiento, silencio y oración, descendiendo desde la Abadía hasta el templo catedralicio y pasando por el barrio del Sacromonte, el puente mariano, Cuesta del Chapiz, Carrera del Da-

rro, Plaza Nueva, Reyes Católicos, calle Joaquín Cuesta, Diego de Siloé, Cárcel Baja, Pie de la Torre y entrada en la Catedral. Tras la celebración del Vía Crucis, la Sagra-da Imagen será trasladado de regreso a la Abadía en procesión.

9

Page 10: Fiesta 1091

10

Textos

“Tres palabras para vivir la Cuaresma: contem-plación, disciplina y fraternidad” es lo que nos propone el Obispo de Guadix, Mons. Ginés Gar-cía, en su Carta pastoral en este nuevo tiempo litúrgico de conversión a Dios.

Queridos hermanos y hermanas en el Señor: Comenzamos el tiempo santo de la Cuaresma reci-tando el salmo 50, salmo penitencial por excelencia, en el que pedimos: “Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme”. Esta oración viene a expresar la experiencia que el hombre vive cada día en su interior, es nuestra propia expe-riencia; por una parte, el deseo de obrar el bien, pues todos queremos hacer el bien con un corazón puro; y, por otra, la realidad del pecado que viene a trastocar el deseo innato de bien que hay en el corazón huma-no. La tradición cristiana, desde los primeros siglos, ha reconocido una lucha en el interior del hombre;

el mismo apóstol Pablo en la carta a los romanos ex-presa esta experiencia con gran realismo: “Yo quiero hacer lo bueno, pero lo que está a mi alcance es ha-cer el mal” (7,21). Por eso, esta realidad, tantas veces dramática, crea en el hombre la conciencia y la nece-sidad de cambiar, de renovarse. Ahora, en la Cuaresma, se nos ofrece la posibilidad de conversión. La Cuaresma es tiempo de renovación para todos; es el tiempo de gracia que nos prepara a la Pascua del Señor, que celebramos en la Semana Santa. La Cuaresma como tiempo de renovación no busca cambios espectaculares. Basta que me pare a pensar que he de cambiar en mi vida con más ur-gencia; qué es aquello que me está estorbando para ser y vivir como un auténtico cristiano, discípulo de Cristo. No pienses en cambiarlo todo, porque al final no cambiarás nada. Cambia poco a poco y llegarás hasta las raíces. Para ello no tengas tú la iniciativa, déjasela al Señor. Que sea él quien te vaya cambian-

Contemplación, disciplinay fraternidad

Carta pastoral en Cuaresma

San Agustín en el momento de su conversión. José García Hidalgo.

Page 11: Fiesta 1091

11

Textosdo, dándote un corazón nuevo, un corazón capaz de verlo en todas las cosas, y, de modo especial en el hermano. Lo tuyo ha de ser una actitud de apertura y disponibilidad a lo que Dios quiere y espera de ti. No olvidemos que la felicidad del hombre está en hacer la voluntad de Dios. La Cuaresma viene nuevamente a marcar el ritmo de nuestra vida cotidiana. En nuestras parroquias, y en nuestros pueblos en general, cambia el ritmo, son muchas las iniciativas de tipo religioso que se ponen en marcha; sin embargo, esto no basta. Hemos de poner nuestra propia vida en ritmo de Cuaresma. Entramos en un tiempo de renovación de los cora-zones, condición indispensable para la renovación de nuestras familias, de la sociedad y, por supuesto, de la Iglesia. Para ayudaros en este camino de renovación cuares-mal, os propongo algunas reflexiones, acompañadas de algunas sugerencias para vivir este tiempo con ver-dadero espíritu de conversión. Tres palabras para vivir la Cuaresma: contemplación, disciplina y fraternidad. 1. Una cuaresma para la CONTEMPLACIÓN. Este tiempo es propicio para pararnos y hacer silencio, para escuchar y meditar, como puerta para la con-templación. Cuaresma es momento para la oración, para estar con el Señor, para dedicarle tiempo. Es momento para apartar los ruidos que nos encierran en los problemas, en lo que realmente no es impor-tante aunque a mí me lo parezca. La oración es vivir en la gratuidad del amor, es hablar con el Señor como un amigo habla con el amigo, es “tratar de amistad, estando muchas veces, tratando a solas, con quien sabemos que nos ama” (Teresa de Jesús).

- Te propongo un método de oración muy antiguo y sencillo que conocemos como Lectio Divina, significa lectura orante. Párate y toma un texto de la Palabra de Dios, por ejemplo, el evangelio de cada día; léelo despacio e intenta entender lo que quiere decir; medi-ta después lo que te quiere decir a ti en este momento de tu existencia, y abandónate en la contemplación –momento para mirar y escuchar con el corazón, para empaparte-. Termina con una oración que es tu res-puesta, lo que tú quieres decirle a Dios. - También puedes incorporarte a la oración de tu pa-rroquia, que seguro en esta Cuaresma organizará al-guna oración especial. Y siempre tendrás el Sagrario y la adoración eucarística.

2. Una cuaresma para VENCERSE A SÍ MISMO (DIS-CIPLINA). La Cuaresma es tiempo penitencial, mo-mento para volverse al Señor, quitando de nosotros todo aquello que nos estorba en la vida cristiana. Y para esto es necesaria la disciplina. Ocurre lo mismo en cualquier ámbito de la vida del hombre; ya hacía esta comparación San Pablo: “Un atleta se impone toda clase de privaciones; ellos para ganar una co-rona que se marchita; nosotros, en cambio, una que no se marchita” (1Cor 9, 25). Hemos de aprender a renunciar a todo aquello que nos impide conseguir lo mejor, aunque para ello tengamos que renunciar a lo que nos place, negando así las tendencias egoístas que anidan en el corazón humano; no olvidemos que sólo hay renuncias por amor. Convertirse es centrarse, dejar yo de ser centro para que lo sea el Señor.

La Magdalena penitente. Georges de La Tour.

Page 12: Fiesta 1091

12

Descubrir, reconocer y confesar arrepentidos nuestros pecados es camino de conversión. No es momento para mirar a los pecados de los demás, sino a los míos. Es frecuente que nos detengamos en los peca-dos de los demás ignorando los nuestros. “Los hom-bres sin remedio son aquellos que dejan de atender a sus propios pecados para fijarse en los de los demás. No buscan lo que hay que corregir sino en qué pue-den morder. Y, al no poder excusarse a sí mismos, están siempre dispuestos a acusar a los demás” (San Agustín, Sermón 19). La Cuaresma es tiempo para perdonar y pedir perdón. - Os propongo hacer cada día, antes de acostarse o en otro momento propicio, un examen de conciencia. Puede ser de lo que has vivido en ese día (lo que has hecho mal, o lo que has dejado de hacer bien), o de una actitud en concreto que sabes que te estorba, por ejemplo, la vanidad. Pide perdón y la ayuda para ven-certe en esto que reconoces que tienes que cambiar. - Otro propósito es acercarte al sacramento de la pe-nitencia para recibir el perdón de Dios. 3. Una cuaresma para la FRATERNIDAD. El Papa en su mensaje para la Cuaresma nos hace caer en la cuenta de la “globalización de la indiferencia”. La indiferen-cia es la renuncia a la fraternidad; el otro no me im-porta. Todos tenemos la tentación de la indiferencia, de cerrar los oídos y el corazón a la voz de Dios que resuena en nuestro interior: “¿Dónde está tu herma-no?” (Gn 4,9). Las noticias y las imágenes que con frecuencia vemos u oímos en los medios de comuni-cación nos parten el corazón, pero también pueden saturarnos porque forman parte de lo cotidiano. No podemos dejar que se endurezca el corazón ante el hermano necesitado. Para “superar la indiferencia y nuestras pretensiones de omnipotencia”, el Papa no pide vivir la Cuaresma como “un camino de forma-ción del corazón”, como dijo Benedicto XVI (Ct enc. Deus caritas est, 31). Tener un corazón misericordio-so no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que co-noce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro”. - Os propongo realizar gestos de caridad. Es un modo de mostrar interés por el otro. Se trata de realizar sig-nos concretos, aunque sean pequeños.

- Y junto a esto la humildad que reconoce las propias limitaciones, lo frágil que es o puede llegar a ser mi vida. Vivir la humildad es vivir en la verdad de cara a Dios y de cara a los hermanos. Sólo el humilde sabe comprender la necesidad del hermano. Mediante esta carta, os invito a deteneros unos ins-tantes, a entrar dentro de vosotros y a volveros a Dios. Decidle al Señor con el salmo: “Tu rostro buscaré, Se-ñor. No me escondas tu rostro” (Salmo 26,8-9). Pe-did que el Señor os manifieste su rostro que ilumine vuestra vida, sean las que sean las circunstancias. La presencia de Dios siempre ilumina la casa del que abre la puerta para que entre; como lo hizo con Zaqueo también puede entrar en nuestra vida y cambiarla, hacer la casa de nuestra vida habitable para nosotros mismos y para los demás. Sería hermoso escuchar con relación a nosotros las palabras del evangelio: “Hoy ha sido la salvación de esta casa” (Lc 19,9). La disponibilidad de la Virgen María, signo de su en-trega total a la voluntad de Dios, nos enseñe y anime a seguir a Cristo por el camino de la humanidad has-ta su Pascua, de la que nosotros participamos por el bautismo. Con afecto os bendigo, al tiempo que os deseo una santa Cuaresma.

+ Ginés, Obispo de Guadix

Mons. Ginés García, en la celebración del Miércoles de Ceniza.

Textos

Page 13: Fiesta 1091

Homilía de Mons. Javier Martínez en el Miércoles de Ceniza en la S.I Catedral, a la que asistieron la Junta Directiva de la Real Federación de Herman-dades y Cofradías de Semana Santa de Granada, cofrades y fieles en general.

Queridísima Iglesia del Señor,queridos sacerdotes concelebrantes:

Ahora, hoy, es la hora de la Gracia. Ahora, hoy, es el tiempo de la salvación. Un año más nos concede el Señor el precioso regalo de poder iniciar de nuevo la vida, porque eso es la Pascua. La mañana de Pascua es como si la creación entera naciera de nuevo, limpia, fresca, pura, de las manos del Señor, y la Iglesia nos da este tiempo para entrenarnos en esa vida nueva de la mañana de Pascua, para dejar que el amor de Cris-to -cuyo nacimiento casi acabamos de celebrar y que le ha hecho salvar la distancia infinita entre el silencio de la vida de las tres personas divinas hasta el llanto

del niño de Belén; ese llanto le ha llevado también a la soledad, a la pasión, a la muerte-, el amor más grande y más fuerte que la muerte, ha vencido en la Pasión de Cristo. Y de lo que se trata en el tiempo de Cuaresma es, sobre todo, de dejarnos, de acoger ese amor y de dejar que ese amor cale en nuestras vidas, en nuestro corazón y en nuestra conducta, de manera que, sencillamente, podamos empezar de nuevo, por-que lo que nos da justamente el Nacimiento, y la Pa-sión, y la Muerte, y la Resurrección de Cristo, y el don de su Espíritu es siempre la posibilidad de empezar de nuevo. Siempre hay un nuevo inicio. Siempre hay una posibilidad de perdón. Y eso, año tras año, la Iglesia, que es Madre, que es Maestra de la vida, nos lo ofrece para que aprendamos a disponernos de nuevo, a no dejar que las preocupaciones y las distracciones de las cosas del mundo, o también, incluso de las cosas de Dios, nos distraigan del amor con que Dios nos ama, que es el único lugar donde los hombres podemos poner nuestra esperanza.

“Ahora, hoy, es la hora de la Gracia, el tiempo de la salvación”

aFondo

Miércoles de Ceniza

13

Page 14: Fiesta 1091

aFondoLuego, mis queridos hermanos, a nadie se os oculta que las circunstancias del mundo en el que vivimos, tan violentas, tan terribles, y que tienen que ver no sólo, como a veces ciertas informaciones pueden dar la impresión, con cosas que pasan en el Islam, o que tienen que ver con el Islam, o que tiene que ver con el Oriente, como si estuviera muy lejos de nosotros, tienen tanto y más que ver con el vacío que nuestra civilización y de nuestra cultura; el vacío de una cul-tura que no es capaz de ofrecer a las generaciones jóvenes un sentido de la vida. Y cada vez hay más voces, y voces con discernimiento, voces con auto-ridad, que nos lo recuerdan. De hecho, muchos de los militantes de ISIS han nacido en Europa; se han educado en Europa; son personas que han recibido la educación moderna europea; son, incluso, personas que no tienen nada que ver de suyo con los países de Oriente. Vivimos en una situación de peligro y de amenaza mundial, no hay que olvidarlo. Y hay que pedir por la paz. En la oración a la que el Evangelio de hoy nos invita -esa oración y esa limosna y ese ayu-no hechos en secreto- la paz tiene que estar en una de nuestras preocupaciones constantes. Lo está, en cuanto abrimos los ojos y vemos la situación del mun-do, que no está lejos, que no está lejos. En el mundo en el que estamos, cuántas veces se ha oído lo de la “aldea global” y todo eso.

Luego, en la situación de España, de nuestra tierra, de nuestra patria, donde el horizonte tantas veces ha sido simplemente la esperanza puesta en una vida

económica más desahogada o en una conquista de puestos en el mundo y en la escala social, o en ciertas promesas de la vida política. Todo eso es como una especie de gran castillo de naipes, que se viene abajo muchas veces delante de nuestros ojos; se viene abajo cada vez para más personas, que en todo caso repre-senta una esperanza falsa, representa una esperanza en la que los hombres por dentro nos sentimos cada vez con menos capacidad de confiar.

Y la situación y las circunstancias de nuestra Diócesis, tan dolorosas. Las noticias que hemos estado vivien-do en este tiempo. Si los hechos que se denuncian son verdaderos, Dios mío, pues es una situación de pecado, que no podemos sentir nadie como extraña a nosotros, nadie, porque nada de lo que sucede en el Cuerpo de Cristo, nosotros somos miembros de ese Cuerpo. Por lo tanto, como tantas personas me han dicho en estos meses, el daño que le hacen a usted (por ejemplo me decía una mujer) me duele a mí. Y ésa es una expresión de una frase que está en el Cre-do. Y el daño que se hace a la Iglesia, que se hace al pueblo cristiano, a mí me duele inmensamente.

Yo creo que eso también es para nosotros -vuelvo a insistir, ahora es el tiempo de la gracia, ahora es el día de la salvación-, es una llamada a qué: pues, a cada uno de nosotros, a toda la Iglesia y a todos los sa-cerdotes, a convertirnos (a convertirnos no como una rutina, es decir, vamos a hacer unas prácticas y luego viene la Semana Santa... no), a volver a Dios, porque

14

Page 15: Fiesta 1091

aFondo

estamos lejos de Dios y cuando estamos lejos de Dios es cuando perdemos el norte y hacemos toda clase de torpezas y de tonterías, algunas muy graves; per-demos sencillamente la razón para vivir y para luchar por una manera buena de vivir, por un modo bueno, bello, verdadero de vivir.

Mis queridos hermanos, con el corazón y el alma en la mano, que el Señor nos conceda el don de su con-versión, de convertirnos a Él, de buscarle a Él, como quien realmente nos da la posibilidad de una vida ver-dadera, de una humanidad buena, donde podamos mirarnos a pesar de nuestros pecados, mirarnos unos a otros a la cara con respeto, con afecto, con mise-

ricordia, con la conciencia de que cada uno de no-sotros, y cada ser humano, todos los seres humanos hemos sido creados con un amor exclusivo y único dirigido a cada uno de nosotros y con un destino, que es participar de la vida de Dios, que es ser hijos en el Hijo y vivir la vida del Dios que es Amor.

Para ese camino, la Iglesia nos propone tres prácticas, que, de alguna manera, abarcan la vida entera y que es bueno recordar, porque son tres prácticas sencillas, en cierto modo, pero que si nos las tomamos en serio, nos ayudan a nacer de nuevo. Recordáis la pregunta de Nicodemo: “¿Pero cómo va a nacer uno de nuevo siendo viejo?”. Y el Señor le dijo: ‘Mira, el Espíritu sopla donde quiere. Tú oyes su ruido pero no sabes ni de dónde viene ni a dónde va’, hablando del viento y hablando del Espíritu Santo. Pues lo mismo, el Espíritu de Dios sopla donde quiere. Y donde abundó el peca-do sobreabundó la Gracia. Por eso hoy es la hora de la Gracia. Por eso podemos pedirle al Señor: ‘Señor, no entregues a tu heredad, no entregues a tu pueblo al oprobio, no nos hagas la burla de las naciones. Se-ñor, concédenos la conversión del corazón, a todos’. Y que cada uno, por esos caminos que la Iglesia nos propone. La oración: no se trata ni de más ni de me-nos, no se trata de hacerla de una manera o hacerla de otra; se trata de que nuestro corazón busque a Dios, suplique a Dios, grite a Dios: ‘¡Ven Señor, ven Señor, no tardes! ¡Ven a nuestras vidas, como viniste a Belén, como viniste al Gólgota, ven a nuestras vidas, llénalas con tu misericordia y con tu Gracia!’.

15

Page 16: Fiesta 1091

16

aFondo

La oración. En realidad, las tres prácticas que la Igle-sia nos propone nos sacan de nosotros mismos. La limosna, lo mismo. Y no se trata de dar un poco de limosna. Se trata de estar atentos a las necesidades que tenemos cerca, a nuestros prójimos: que nos en-contremos con ellos, salir a ellos. El otro día, en un ae-ropuerto, alguien se me acercó a pedir limosna y yo le dije, lo primero, “¿cómo te llamas?”. Me respondió: “Me da lo mismo la limosna que me dé. Es la primera persona en toda la mañana que se para conmigo”. Estuvimos un ratito de conversación y luego le ayudé con algo, pero eso es lo de menos, Dios mío. Lo que me sorprendió y mucho es que me dijera “es la pri-mera persona que se para conmigo”. Cuando el Papa nos dice “tenemos que ser una Iglesia en salida”: en salida hacia los hombres, ciertamente hacia los más pobres o hacia los más necesitados, pero es que los tenemos al lado; si todos conocemos a familias que lo están pasando mal..., matrimonios que están sufrien-do, porque no son sólo las pobrezas materiales, hay pobrezas de muchas clases. Poner esas pobrezas en nuestro corazón. Amar a las personas, desear el bien de las personas que las sufren, de las personas que están solas, de la personas que por su ancianidad a

lo mejor han perdido ya a casi toda su familia, perso-nas que nos resultan a lo mejor más cansadas porque repiten siempre la misma historia, pero que si no les escuchamos nosotros, a lo mejor no tienen a nadie que escuchar. Todo eso son formas de limosna. No. Son formas de caridad. Son formas que nos hacen parecernos a lo que somos: imagen de Dios y que nos enseñan a salir de nosotros mismos, y a hacer crecer el amor, la caridad, la gratuidad en nuestro corazón.

Y el ayuno. El ayuno es una manera de aprender a saber que no son las cosas ni los deseos del mundo lo que nos tiene o que nos va a dar la felicidad; que tenemos muchas más cosas de las que necesitamos, que consumimos y comemos mucho más de lo que necesitamos. Luego lo tenemos que gastar en gimna-sios, es decir, que tiramos el dinero doblemente por-que comemos más de lo que necesitamos y porque luego encima tenemos que pagar una segunda vez para perder lo que hemos comido en exceso. Pero no se trata, de nuevo, como en la oración, de ayunar más o de ayunar menos, de vivir como un anacoreta. Se trata de hacer un pequeño ejercicio que ponga nues-tras vidas en dirección a Dios; que nos haga salir de

Page 17: Fiesta 1091

aFondo

nosotros mismos, de nuestros intereses, de nuestros gustos. Cuántas veces la razón para hacer o dejar de hacer una cosa es ‘me gusta, no me gusta’. Dios mío, quien dice eso está muerto en su corazón; quien se mueve en la vida por esos criterios está muerto en su corazón. Y el Señor no nos quiere muertos, nos quiere vivos, nos quiere vivos.

La Iglesia nos invita a que todo eso lo hagamos en secreto, que no llamemos la atención, que no bus-quemos el reconocimiento de los hombres, que bus-quemos la verdad de nuestro corazón, frente a las morales del mundo que son todas ‘cara a la galería’. El cristiano no vive para la galería, vive para Dios. Que el Señor nos enseñe a vivir para Dios, a responder a

su llamada, que no es una llamada que disminuye nuestras vidas, sino que las hace florecer, las hace capa-ces de ser lo que estamos llamados a ser. Nos da y nos concede el don de la humanidad verdadera.

Señor, no abandones a tu pueblo al oprobio; que las circunstancias del mundo, las circunstancias de nuestra sociedad y de nuestra Dió-cesis sean para todos una ocasión de conversión verdadera, de acudir al perdón de los pecados, de acudir al Sacramento de la Penitencia y de, sobre todo, pedirle al Señor que re-nueve nuestro corazón, que nos qui-te el corazón de piedra que ve las cosas con los ojos del mundo y nos enseñe a verlas con los ojos de Dios. Y entonces, podremos decir, el día que celebremos la mañana de Pas-cua, ‘Señor, qué grande, qué grande has estado con tu pueblo. Éste es el

día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nues-tro gozo, porque nosotros somos pequeños pero tu Gracia es grande y allá nos podemos acoger siempre’. Que nos acojamos en este tiempo de Cuaresma para poder darLe gracias a Dios, no sólo la mañana de Pas-cua, sino toda nuestra vida.

+ Javier MartínezArzobispo de Granada

18 de febrero de 2015Miércoles de ceniza

S.I Catedral

Escuchar homilía

17

Page 18: Fiesta 1091

Cultura

18

Canto llano es el término aplicado tradicional-mente en España al canto gregoriano. Este estilo de canto monódico -esto es, a una sola voz- y a cappella- interpretado sin la intervención de ins-trumentos- acabó convirtiéndose en la música oficial de la Iglesia católica a partir del siglo X, tras la reforma impulsada por Carlomagno.

Pero durante mucho tiempo convivió con otras for-mas de canto litúrgico propias de las distintas regio-nes de la Cristiandad, como el canto ambrosiano mi-lanés o el franco y galicano franceses. En España, los dos ritos autóctonos más importantes desde el punto de vista del canto eran mozárabes y el visigodo. En el intercambio dentro de esta convivencia cada tradición particular aportó elementos musicales al estilo grego-riano, dejando así su impronta en el rostro definitivo de éste.

CANTO LLANO EN ESPAñA

Los ejemplos más antiguos de canto llano conserva-dos en España son del siglo X y se trata de manus-critos italianos importados de Sicilia y Siracusa. Los primeros códices españoles provienen de los monas-terios de San Millán de la Cogolla y San Pedro de Cardeña, y fueron recopilados y copiados en los si-glos XI y XII. Este repertorio sigue al pie de la letra las características del estilo gregoriano: ritmo tranquilo y sosegado, que permite a quien canta seguir y com-prender el sentido del texto; melodías sencillas, sin saltos, hechas para ser cantadas por todo el pueblo participante en la liturgia.

El canto llano y el organum Música delrománico español

Biblioteca del Monasterio de Yuso, San Millán de la Cogolla.

Page 19: Fiesta 1091

Cultura

19

En la melodía del canto gregoriano, la decoración se expresa en la relación entre texto y música por el número de notas que se aplican a una sílaba. Habi-tualmente, los textos de las oraciones sobre las que componían los maestros del gregoriano eran puestos en música dando una nota para cada sílaba, como en la versión más conocida de la Salve Regina. En este estilo silábico no existe decoración. Cuando una pa-labra quería ser resaltada bastaba darle más de una nota a alguna o a todas las sílabas de esa palabra. A este procedimiento se le llamó melisma. (Ejemplo de melisma serían las tres oes del final de la Salve, o la mayoría de las versiones del Aleluya). El efecto de la escritura melismática es una decoración muy ligera, muy sutil y discreta, que no resta fluidez del texto, en sus momentos esenciales. Pues bien, la decoración a través de melismas era muy empleada en el can-to mozárabe, en que seguramente los largos pasajes melismáticos de más de cien notas eran improvisados. Los compositores españoles de melodías gregorianas adoptaron naturalmente este tipo de escritura a la que estaban tan acostumbrados y la convirtieron en distintivo de su trabajo.

UN NUEVO ESTILO

Hacia el año 1100, surge un estilo nuevo de com-posición, el organum melismático. Se trata de una escritura para dos voces -así pues, polifónica y ya no monódica. La voz más grave, que sustenta el edificio musical, es una melodía extraída del cantoral grego-riano, que se copia literalmente. Sobre esta base se construye una segunda melodía llena de largos me-lismas que se elevan hacia el agudo y bajan hasta el grave, moviéndose a gran velocidad. Ambas voces tienen el mismo texto, y coinciden en cada sílaba. Para que esto sea posible, la voz grave debe avanzar muy lentamente, sosteniendo las notas de la melo-día gregoriana original, mientras fluye alegremente la exuberante línea decorada de la voz aguda. La de-coración se convierte en protagonista. Pero no como efecto puramente visual, sino como elemento que se desarrolla y exalta el significado profundo del texto y la música, al apoyarse constantemente sobre el origen que es la melodía gregoriana. Lo decorativo se hace imprescindible para amplificar la belleza de lo estruc-tural. Pero sin olvidar que el cimiento seguro y firme del edificio románico es lo que permite que se eleven los muros, las columnas, las bóvedas y las torres de la catedral, en su querer tocar el cielo.

No se sabe a ciencia cierta dónde nació este estilo de

composición. Sí sabemos que su vía de transmisión fundamental fue la ruta jacobea. De hecho, el repor-torio de organum melismático más rico y original de Europa se conserva en Santiago de Compostela. (Los otros ejemplos más importantes están en San Marcial de Limoges, nudo de la ruta jacobea a su paso por Francia). Hacia 1130, al tiempo que se levantaba la inmensa catedral románica, se recopiló un extenso cantoral de melodías gregorianas para ser utilizado en la liturgia del templo. A este manuscrito se le conoce hoy en día como Códice Calixtino. Como apéndice a este libro, se incluyeron composiciones polifónicas melismáticas de una belleza sencilla pero magnífi-ca. Su efecto sonoro es sorprendente: la sonoridad recuerda a la de la gaita, con sus melodías siempre acompañadas por el insistente bordón. No es difícil imaginar la sorpresa de los peregrinos de toda Europa al escuchar este canto llenando con su potencia las in-mensas naves de la catedral de Santiago. La sorpresa es la misma para quien hoy se acerca a esta música, que suena, casi novecientos años después, viva como entonces.

Julio AlonsoRevista Huellas, nº 4, abril 1998

Page 20: Fiesta 1091

20

Testimonio

La madre Teresa Titos nació en Granada en 1852, in-gresó en el beaterio de Santo Domingo fundado en 1704, renovándolo y transformándolo en la congrega-ción de Santo Domingo, dedicada a la educación de los más pobres, especialmente a la formación de la mujer.

La congregación de Santo Domingo, desde que era beaterio, han sido las camareras de la Virgen del Rosa-rio, Copatrona de Granada, y han realizado muchos de los elementos de su ajuar.

Desde su infancia manifestó una profunda inclinación espiritual. De corazón noble, sin dobleces, generosa en dar y perdonar. Franca, sencilla, alegre, compasiva, sa-crificada, siempre igual en todo, humilde.

El 4 de enero de 1871 ingresa en el beaterio Santo Do-mingo y al año siguiente profesa como religiosa. Desde que se vio consagrada al Señor se trazó un plan de vida, programa de perfección total que cumplió con fidelidad.

Tuvo dos grandes amores: Jesús Sacramentado y la Vir-gen María. En su manera de obrar no dio lugar a discu-siones, siempre obró con prudencia y discreción siendo por esto objeto de admiración y cariño.

Su corazón se inclinó hacia los pobres, eran sus predi-lectos. Fundó la Congregación Santo Domingo en el año 1907, que tiene como apostolado peculiar desde sus orígenes la instrucción en la educación cristiana, especialmente a favor de la niñez y juventud más ne-cesitada.

Entregada a la educaciónde los más necesitados Madre Teresa Titos

El 14 de febrero se cumplieron 100 años del fallecimiento de la religiosa granadina Teresa Titos Garzón, hoy Sierva de Dios y en proceso de beatificación. Estos días, se puede visitar en nuestra Diócesis una exposición en recuerdo de la fundadora de la Congregación de religiosas de Santo Domingo, cuyos restos mortales yacen en la parroquia de Santo Domingo de Granada.

Page 21: Fiesta 1091

Testimonio

21

Sus últimas palabras fueron el legado de una herencia espiritual de gran profundidad de sencillez: “Dejadme morir en la cruz . Qué locos somos si no somos santos. Aprovéchense, hijas y no desperdiciéis el tiempo”.

En la cruz del dolor moría el 14 de febrero de 1915. Sus hijas continúan su obra legada de un carisma ungido de amor a Dios y a los hermanos en la enseñanza de la Verdad.

Sus restos mortales se encuentran en la casa Madre de la Congregación, en Granada, a los pies del altar de la capilla en donde tantas veces oró al Señor. Actual-mente es Sierva de Dios y se encuentra en proceso de beatificación.

CONGREGACIóN

Como dominica convencida, la Sierva de Dios Teresa Titos invitó a su congregación a ser predicadoras so-bre todo desde la propia vida y a hacer de nuestras comunidades Casas de predicación. Y como eco del convencimiento que tenía del valor de la mujer y de su acción en el mundo les legó la educación, en especial de la mujer, mirando con amor y predilección a las ni-ñas pobres de su entorno.

La Congregación de Santo Domingo está hoy presen-te en nuestra Diócesis. La religiosas viven en la Casa Madre, donde está enterrada la fundadora, y en una residencia de religiosas en Granada.

Asimismo, dirigen el colegio mayor Santo Domingo y los colegio Santo Domingo de Vistillas, y Nuestra Seño-ra del Rosario, ambos en el barrio del Realejo. Además, en la provincia de Granada, se encargan del colegio Santa María del Llano en Ogíjares, del colegio Santa María del Rosario en Motril, y de una guardería en Cas-tell de Ferro.

Su corazón misionero rompió los contornos de Grana-da para lanzarse a nuevas fundaciones que ampliaron el corazón y la mirada de sus hijas. Actualmente, las Religiosas dominicas de la Congregación Santo Do-mingo se encuentran en cuatro continentes: Europa, América Latina, África y Asia.

Con motivo del V Centenario de su fallecimiento, la Archicofradía del Rosario y la Congregación de Santo Domingo de Granada han organizado una exposición en recuerdo de la Madre Teresa Titos Garzón.

La exposición se halla en el Camarín de la Virgen del Rosario (calle coberti-zo de Santo Domingo), y recoge objetos de imaginería, bordados (en cuya elaboración destacó la congregación), objetos personales y curiosidades.

Entre las piezas destacables, están varios ternos bordados, mantos y sayas de la Virgen del Rosario y el mantolín del Señor de la Humildad.

La exposición se puede visitar en el Camarín de la Virgen del Rosario, joya del Barroco hispánico, hasta el 28 de febrero, de lunes a viernes, en horario de 17 a 19:30 horas y con entrada gratuita.

Exposición en Granada

Tumba de la Madre Teresa Titos Garzón, en Granada.

Page 22: Fiesta 1091

22

El color litúrgico de este tiempo es el morado que sig-nifica luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de prepa-ración al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un ca-mino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristia-nas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el ren-cor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a

conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto apren-demos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cua-renta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo ma-terial, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades. La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de peniten-cia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia.

Un camino hacia JesucristoLa Cuaresma

La Cuaresma dura 40 días: comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

SignoyGracia

Page 23: Fiesta 1091

luzdelaPalabra

23

Génesis 9, 8-15Salmo 24, 4-91 Pedro 3, 18-22

Marcos 1, 12-15:

El Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: “Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio”.

“Convertíos ycreed en el Evangelio” I Domingo de Cuaresma

Jesús predicando. Rafael Sanzio

Page 24: Fiesta 1091

24

laPuntadaReflexiones para náufragos

Orar es abandonarse en el abrazo de Dios. La confianza del creyente se basa en la convicción de que el Señor es bueno y su fidelidad no nos abandona nunca, pues siempre está dispuesto a ayudarnos con su amor misericordioso.

San Juan Pablo II