Electra de Sofocles

  • View
    16

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Electra de sofocles

Text of Electra de Sofocles

  • Al regresar de la Guerra de Troya, Agamenn es recibido en Micenas por su esposa

    Clitemnestra quien lo asesina de forma ignominiosa. Castiga de este modo a su marido por

    haberse atrevido a sacrificar a la hija de ambos Ifigenia, a fin de que la flota griega pudiera

    partir rumbo a Troya. Los otros hijos, Orestes, Electra y Cristemis han sufrido mientras tanto

    suertes muy diversas. Las dos hermanas siguen viviendo en Micenas- aunque de un modo bien

    distinto-. Mientras Cristemis permanece en el palacio, sin expectativas de futuro y sin

    disfrutar de la vida, Electra vive una existencia lamentable en una choza apartada de la

    mansin real. La versin de Eurpides la presenta casada con un labrador de Micenas. Orestes

    llega a Micenas, acompaado por Plades y un anciano, sirviente de Orestes en su niez

    (pedagogo), para vengarse del asesino de su padre Agamenn, obedeciendo el orculo dlfico.

    Envan al anciano a contar a la madre de Orestes, Clitemnestra, que Orestes ha muerto en una

    carrera de carros, y ellos se preparan para continuar el engao, llevando supuestamente una

    urna que lleva sus cenizas. Entre tanto, Clitemnestra, que ha tenido un sueo de mal agero,

    enva a su hija Cristemis a verter libaciones sobre la tumba de Agamenn, el esposo que ella

    haba asesinado. Aparece Clitemnestra e insulta a Electra, que le contesta secamente, pero se

    ven interrumpidas por la llegada del anciano, que relata, con alegra apenas disimulada, la

    forma de la muerte de Orestes. Electra cae en profundo abatimiento. El anuncio de Cristemis

    de que ha encontrado en la tumba de Agamenn un mechn de pelo que es claramente de

    Orestes le parece solo una manera de burlarse de su pena. Decide, ahora que la esperada

    ayuda de Orestes est definitivamente descartada, matar a Clitemnestra y a Egisto ella misma.

    Cristemis, ms prudente, rehsa participar en el asesinato. Orestes y Plades se acercan.

    Orestes insina a Electra quin es. l y Plades entran en palacio, y se oye el llanto de

    Clitemnestra cuando la matan. Egisto se acerca. A punta de espada lo obligan a ir a la

    habitacin en donde Agamenn muri.

    Peda- Oh hijo de Agamenn, el jefe en otro tiempo de los ejrcitos troyanos. Ahora es posible

    para ti observar las circunstancias actuales de las cuales el deseo siempre estuvo. Antigua

    argos, la que anhelabas, he aqu 5, recinto sagrado de la hija de Inaco, picada por el tbano.

    Ah tienes, oreste, la plaza Licea del dios matador de lobos; alla, a la izquierda, el clebre

    templo de Hera. Aqu donde hemos llegado, afirmo que estas observando a micenas rica en

    oro. 10 este es el palacio de los pelopidas, lleno de horrores, donde a ti en un tiempo yo,

    despus de la muerte de tu padre, cogindote de la que lleva tu sangre, de tu hermana, te

    salve, y yo yo te crie hasta tu juventud, que seras el vengador del asesinato de tu padre. 15

    ahora, pues, Orestes, y tu, el mas querido por los amigos, pilades, es necesario trabajar con

    rapidez algn plan que ya la luz brillante del sol mueve la voz de las aves maaneras, la oscura

    noche se ha despegado de las estrellas. 20 antes de que ningn hombre salga del palacio,

    atemos juntamentes las palabras, que en este punto ya no es momento de vacilar sino ocasin

    de obrar.

    Ores- oh, tu, el hombre mas querido de los servidores. cuanta en efecto generosidad ami nos

    estas mostrando mediante seales ciertas como caballo de 25 noble raza aunque sea viejo en

    este peligro no pierde el animo, sino que aguza el odo, asi del mismo modo tu empujas a

    nosotros, y a ti mismo te pones en primer lugar. Pues a ti voy a mostrarte, pues, mi opinin: tu

  • presta agudo 30 odo a mis palabras, y si no sucede en la medida conveniente, corrgeme.pues

    yo, cuando fui al pitico orculo para conocer de que manera tomara para mi venganza del

    asesinato de mi padre, 35 me respondio febo lo que pornto vas a oir: yo mismo no preparado

    de defensa ni de ejercito, con astucia perpetrara por sorpresa las justas muertes con mis

    manos. Asi pues la respuesta del orculo fue tal como la omos, tu llendo, 40 cuando la ocasin

    lo permita, dentro de este palacio, entrate de todo lo hecho, de modo que a nosotros nos

    anuncies claramente lo sabido. Pues por la vejez y por el largo tiempo no hay miedo*de que

    puedan reconocerte srvete de este pretexto: diras que eres un extranjero, 45 que viene de

    focide, que vienes de parte de fanoteo, pues el es precisamente el mas poderoso de los

    aliados. Les anunciaras luego, y hazlo con juramento, que ha muerto Orestes de un accidente

    fatal, precipitado 50 del carro movido por ruedas en los certmenes piticos. En esto consiste el

    ardid. Nosotros vamos a cononar primero, como ordeno (el orculo), la tumba del padre con

    libaciones y bucles cortados de nuestra cabeza, despues vendremos de nuevo otra vez, 55

    trayendo en las manos la urna de bronce que sabes tengo escondida entre unas matas en

    alguna parte. De modo que, engandolos con unas palabras, les llevaremos una dulce noticia

    a estos: que ya mi cuerpo consumido por el fuego y convertido en carbn esta muerto. 60 Pues

    Cunto me duele esto, si murindome de palanra en realidad me conservo sano y salvo y

    consigo la gloria? Me parece que ninguna palabra saca provecho a la vez que desgracia (es

    mala si trae provecho). Pues ya se que a menudo tb los prudentes, han muerto de palabra

    vanamente, luego cuando vuelven de nuevo a sus casas son estimados en gran manera. 65 asi,

    yo tb gracias a esta noticia confio orgullosamente en que aparecer vivo entre mis enemigos

    pronto radiante como un astro. Pues oh patria tierra, dioses nativos, dacme la benevolencia

    en este camino; y tu tb , palacio paterno, 70 pues a ti vengo a purificarte empujado por los

    dioses con justicia. Y no me despacheis de esta tierra deshonrado, sino ser dueo de mis

    fortunas y restaurador de mi casa. 75 nosotros dos vamanos: pues es la ocasin, la cual es

    el mejor conductor de los hombres para todas las labores.

    Elec- ay de mi, ay de mi, desgraciada

    Peda- hijo, me parece oir a alguna de las sirvientas gimiendo dentro de las puertas.

    80 Ores- acaso ser la desdichada electra? quieres que permanezcamos aqu y escuchemos

    sus lamentos?

    Peda- de ningn modo. Antes de todo esforcmonos por realizar el mandato de loxias,

    vertiendo las libaciones a honra de mi padre; pues esto a nosotros nos otorga 85 la victoria y el

    xito de la empresa.

    [Sale electra tras irse estos]

    Elec- oh luz inmaculada, oh aire que recubres a la tierra. 95 Asi pues a mi cuantos de muchos

    lamentos de muchos golpes sobre mi pecho ensangrentado oiste mientras dura la negra

    noche. Pues el lecho odioso de esta casa penosa es confidente de cuanto lloro por mi padre

    desgraciado,95 a quien no hospedo el cruel ares en tierras barbaras, pero mi misma madre y

    su galan Egisto le cortaron la cabeza con criminal hacha, como los leadores parten una

    encina. 100 Ninguno de estos una lamentacin sobre aquel produce salvo a mi, habiendo

    muerto tu, padre, de este modo tan miserablemente y vergonzosamente. Pues oh no cesare

  • en mis lamentos ni en mis odiosos lloros mientras radiantes centelleos de estrellas 105 vea y la

    luz del dia; como aquel ruiseor que ha perdido a sus hijos, aqu, ante las puertas de mi padre

    hare oir el eco de mis lamentos. 110 Morada de hades y de persefone, Hermes subterraneo,

    soberana maldicin, venerables erinias, hijas de los dioses, veis a los que mueren sin justicia, a

    los que roban el lecho, 115venid, socorred, vengad la muerte de nuestro padre y a mi

    enviadme a mi hermano. Pues sola no puedo llevar ya 120 la carga pesada de este

    sufrimiento.

    [electra llora entra coro de mujeres]

    Coro-ay hija, hija de la mas miserable de las madres, electra. Por qu siempre te consumes

    asi, lanzando incesante lamento 125 por agamenon abandonado por los dioses en los engaos

    de tu funesta madre, y traicionado a manos de un cobarde? De modo que el causante de esto

    muera, si es licito decir esto.

    Elec- oh gentes de noble raza, habis venido a consolarme en mis sufrimientos. 130 Lo se

    comprendo esto, nada se me escapa, pero no quiero faltar a este (mi deber), ni dejar de llorar

    por mi padre miserable. Asi pues repondiendo a un favor con el amor de todas las maneras

    posibles. 135 Dejadme desvariar asi, dejadme os lo ruego.

    Coro- pero ciertamente no quisiera que resucitaras a tu padre del hades, laguna comn a

    todos, ni con lamentaciones, 140 ni con plegrias. Pues fuera de guardar mesura con el dolor

    interminable siempre pereces lamentandote, en las cuales ninguna solucin de tus males hay.

    Por qu deseas soportar este mal?

    145 Elec- insensato es el cual se olvida de un padre miserablemente asesinado. Pues el que

    llora es agradable para mi alma, el cual a itis, siepre se lamenta a itis, el pajarillo turado por el

    dolor, el mensajero de Zeus. 150 Oh Niobe muy desgraciada, a ti te tengo por diosa pues en tu

    rocosa tumba siempre lloras.

    155-160 Coro- el dolor apareci ciertamente no a ti sola entre los mortales, hija, tu estas mas

    irritada que el resto de los de la casa, con los males eres del mismo origen y de la misma

    sangre como crisotemis vive y tambin ifianasa que viven aun, y feliz en su juventud, al oculto

    de los sufrimientos, al cual algn dia la ilustre tierra de micenas recibir de buen padre, traido

    bajo la proteccin de Zeus, a Ore