EL CURRÍCULO: UNA REFLEXIÓN CRÍTICA

Embed Size (px)

Text of EL CURRÍCULO: UNA REFLEXIÓN CRÍTICA

  • Sophia

    ISSN: 1794-8932

    produccionbibliografica@ugca.edu.co

    Universidad La Gran Colombia

    Colombia

    MALAGN PLATA, LUIS ALBERTO

    EL CURRCULO: UNA REFLEXIN CRTICA

    Sophia, nm. 1, marzo, 2005, pp. 83-102

    Universidad La Gran Colombia

    Quindo, Colombia

    Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=413740777007

    Cmo citar el artculo

    Nmero completo

    Ms informacin del artculo

    Pgina de la revista en redalyc.org

    Sistema de Informacin Cientfica

    Red de Revistas Cientficas de Amrica Latina, el Caribe, Espaa y Portugal

    Proyecto acadmico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto

    http://www.redalyc.org/revista.oa?id=4137http://www.redalyc.org/revista.oa?id=4137http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=413740777007http://www.redalyc.org/comocitar.oa?id=413740777007http://www.redalyc.org/fasciculo.oa?id=4137&numero=40777http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=413740777007http://www.redalyc.org/revista.oa?id=4137http://www.redalyc.org

  • 83Revista de Investigaciones U.G.C. // Ao 1 Edicin No. 1 // Marzo de 2005

    -SO

    PHIA

    RESUMEN

    El documento tiene como objeto de reflexin fundamental el currculum. La prime-ra parte apunta a presentar una visin analtica de la educacin como fenmeno social,privilegiando los aspectos teleolgicos y sociales y marcando los dimodelos en loscuales se privilegian determinados desarrollos tcnicos, tecnolgicos y cientficos, y,diferentes interpretaciones de acuerdo a los marcos tericos de los autores.

    Una segunda, en la cual abordamos un anlisis del currculo un tanto asistemticoy ms con la idea de mostrar un campo bastante difuso y discutible, sobre el que esposible realizar una sistematizacin en relacin con posturas, enfoques, teoras, sinabiertamente realizar una toma de posicin taxativa. Se intenta avanzar en la bsque-da de un discurso sobre el currculo. Este primer intento muestra una panormica sobreese amplio tema y al final vamos precisando dos grandes reas de trabajo: el currculoen relacin con los otros momentos de la educacin como la enseanza, la didcticay la evaluacin; y por el otro lado, el rea referente a lo que podramos denominar unaepistemologa del currculo.

    El tercero, apunta a formular algunos interrogantes para encontrar caminos en laconstruccin de una praxis (discurso) curricular que oriente la comprensin y transfor-macin de las prcticas dominantes en la Educacin Superior. Se tratara de un discursocontrahegemnico, que en el seno mismo de la institucionalidad abriera opciones alter-nativas en el campo del currculo.

    ABSTRACT

    The present work shows The Curriculum as a fundamental object of reflection.The first part, aims to present an analytical vision of education as a social phenome-non, focusing in the teleological and, social aspects and marking the different appro-aches that, from that field, have conceptualized education, including some referencesto post-structuralist and post-modern educational views.

    EL CURRCULEL CURRCULEL CURRCULEL CURRCULEL CURRCULOOOOO: : : : : UNA REFLEXIN CRTICUNA REFLEXIN CRTICUNA REFLEXIN CRTICUNA REFLEXIN CRTICUNA REFLEXIN CRTICAAAAA

    LUIS ALBERTO MALAGN PLATAProfesor Universidad del Tolima Estudiante de Doctorado UCR

    Nacemos humanos pero eso no basta: tenemos tambin que llegar aserlo. Los dems seres vivos nacen ya siendo lo que definitivamenteson, mientras que de los humanos lo ms que parece prudente decir esque nacemos para la humanidad.

    Fernando Savater (PNUD, 1998, 13)

    EL CURRCULO: UNA REFLEXIN CRTICA

  • 84Universidad La Gran Colombia Seccional Armenia

    -SO

    PHIA

    PARTE I

    En este aparte, como indicbamosanteriormente, se trata de abordar la re-flexin sobre la educacin desde dos di-mensiones: la pedaggica y la social. Aun-que las dos se encuentran ntimamenterelacionadas, ya que la pedagoga ha sidoconsiderada por Durkheim como teo-ras (Salamn, 1980, p. 8), como ma-neras de concebir la educacin, no mane-ras de practicarla. La educacin en todaslas dimensiones ha sido considerada comoun proceso de formacin, de humaniza-cin y en ese sentido desde que el hom-bre existe, la necesidad de formarse, deeducarse, esta ntimamente ligada a sucondicin humana. El crecimiento comopersona, como ser social, est vertebra-do en la educacin. La dimensin antro-polgica de la educacin muestra comoen todas las fases del desarrollo social delhombre, as como en todas las fases desu desarrollo natural, la educacin va per-feccionando el ser humano, el hombreadquiere su condicin de ser humano entanto es un ser educable, perfectible. Alrespecto es pertinente considerar lo plan-teado por Mara Eugenia Dengo:

    Conviene iniciar nuestro anlisisreflexionando desde nuestrapropia experiencia sobre la edu-cacin y, para ello, hacernos unapregunta como la siguiente: a

    quin se dirige la educacin,quin es su destinatario? Por elconocimiento que todos tene-mos de la practica educativa,porque en un sentido o en otrola hemos vivido (tanto la insti-tucional como la extra-institucio-nal), sabemos que la educacinse dirige a los nios, a los ado-lescentes, a los jvenes y a losadultos, de acuerdo con sus res-pectivas necesidades y edades;es decir, se dirige a todo tipo depersonas que integran una co-lectividad, en cualquier perodode la vida en que ellas se en-cuentren.

    Las acciones educativas sonpermanentes y continuas: enel caso de la educacin formal,dependen de las oportunidadesque existan para recibirlas; encuanto a la no formal, todas lassituaciones vitales son propiciaspara la construccin humana.Por ello, para abordar la concep-tuacin, hemos de partir de lapremisa de que la educacin esformacin permanente del hom-bre, en sentido individual y ensentido colectivo, y su accinformativa se dirige a toda la so-ciedad de un pas. (1995, p. 6)

    The second part, highlights the conceptual analysis of curriculum, its scopes andlimitations, and its double nature as a whole in the theory-practice relation (PEJ andPedagogical practice, on one hand; and, the school context relation, on the otherhand).

    Finally, the third part, assumes the curriculum critical vision, the tensions generatedtowards the cultural relativity and its real possibilities in the generation of anInstitutional descontextualization and recontextualization process that tune schoolwith the feelings of the new century.

    Luis Alberto Malagn Plata

  • 85Revista de Investigaciones U.G.C. // Ao 1 Edicin No. 1 // Marzo de 2005

    -SO

    PHIA

    La educacin es un proceso cons-ciente y no consciente, se da con la inte-raccin del ser humano consigo mismo,con el otro y con lo otro. En ese sentidoes comprensible que pueda ser pensado,intencional o no lo sea. Cuando existe unaintencionalidad, cuando se piensa, cuan-do se construyen ideas, concepciones,estructuras, comienzan a aparecer lossignos de una teora, una disciplina. Ra-fael Flrez, establece cinco criterios deelegibilidad, que permiten distinguir unateora propiamente pedaggica de unaque no lo es:

    1. Definir el concepto de hombreque se quiere formar, o metaesencial de formacin humana.

    2. Caracterizar el proceso de for-macin del hombre, de humani-zacin de los jvenes, en el de-sarrollo de aquellas dimensionesconstitutivas de la formacin, ensu dinmica y secuencia.

    3. Describir el tipo de experienciaseducativas que se privilegianpara afianzar e impulsar el pro-ceso de desarrollo.

    4. Descripcin de las regulacionesque permiten enmarcar y cua-lificar las interacciones entre eleducando y el educador en laperspectiva del logro de las me-tas de formacin.

    5. Descripcin y prescripcin demtodos y tcnicas diseablesy utilizables en la prctica edu-cativa como modelos de ac-cin eficaces. (1994, p. 114-115)

    Ahora bien, la educacin no es sola-mente objeto de estudio de la pedagoga-aunque se considera a la pedagogacomo la disciplina de la educacin-, la psi-cologa, la filosofa, la sociologa, la eco-noma, la antropologa y la poltica, sondisciplinas que se ocupan de la educacin,son dimensiones del fenmeno educati-vo. Pero la pedagoga aparece como laciencia propia de la educacin. Aunqueconviene aclarar, como se ha anotadoanteriormente, que no toda la comuni-dad educativa acepta que la pedagogasea la ciencia de la educacin, por elcontrario, los anglosajones y los france-ses, utilizan los trminos de teora y teo-ras de la educacin, cuando se refieren alas intencionalidades pensadas sobre laeducacin.

    En el proceso de humanizacin delser humano se entrecruzan e interactanlos procesos naturales y los procesossociales, haciendo de la humanizacin unproceso de crecimiento individual y so-cial. Mara Eugenia Dengo, establece unaserie de principios y caractersticas paradefinir al sujeto de la educacin (1995, p.9-21): un ser unitario en tanto unidadbiosicoespiritual y social que lo hace di-ferente de los otros seres vivos; un sersocial, creador de cultura, en tanto suproceso humanista es un proceso deapropiacin y creacin de cultura; un serdialgico, en tanto, en la interaccin conel otro (que representa a todos los otrosseres humanos) y con lo otro (el mun-do objetivo) se construye y se reafirmala propia percepcin del yo de cada indi-viduo; lo que algunos filsofos llaman yoi-dad El dilogo es la base de la solucinde los conflictos humanos, es la posibilidaddel entendimiento y comprensin, el veh-culo de la relacin afectiva entre padres e

    EL CURRCULO: UNA REFLEXIN CRTICA

  • 86Universidad La Gran Colombia Seccional Armenia

    -SO

    PHIA

    hijos y entre los sexos; un ser simboli-zador, creador de imgenes, de senti-dos, de formas culturales como abstrac-ciones y como formas de comunicacinno tradicionales; un ser libre, la liber-tad es la condicin y la posibilidad mslegtima del hombre; un ser educable,

    existe en el hombre una cuali-dad, especfica de su nat