Delacroix y El Lenguaje

  • View
    214

  • Download
    15

Embed Size (px)

Text of Delacroix y El Lenguaje

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRIDFACULTAD DE PSICOLOGA Departamento de Psicologa Social

LA PSICOLOGA HISTRICA DE IGNACE MEYERSON.MEMORIA PARA OPTAR AL GRADO DE DOCTOR PRESENTADA POR

Noem Pizarroso Lpez

Bajo la direccin de los doctoresEduardo Crespo Surez Franoise Parot Madrid, 2008

ISBN: 978-84-692-3844-8

Universidad Complutense de Madrid Facultad de Psicologa Universit Paris Descartes Institut de Psychologie

LA PSICOLOGA HISTRICA DE IGNACE MEYERSON

TESIS DOCTORAL Presentada por Noem Pizarroso Lpez

Dirigida por Eduardo Crespo Surez Franoise Parot

Madrid-Paris, Noviembre de 2007

A Claire Bresson, a Marinette Dambuyant, y a Marie-Hlne Latrilhe

A mis padres

AGRADECIMIENTOSEsta forma de iniciar los agradecimientos sonar a tpico, pero lo cierto es que hay tanta gente que me ha acompaado y apoyado a lo largo de este proceso que temo dejarme nombres. Me limitar por tanto a sealar algunos de ellos. En primer lugar, quiero agradecer la gran labor desempeada por mis directores, Eduardo Crespo y Franoise Parot, cuyo esfuerzo ha sido crucial para que esta tesis pudiera realizarse en el marco de una co-tutela entre la UCM y Paris V. Gracias al apoyo de Eduardo pude disfrutar tambin de una beca F.P.I. en el departamento de Psicologa Social de la UCM, uno de los pocos lugares donde se hace efectiva la necesaria convergencia de la psicologa y la sociologa por la que Meyerson abogaba. La beca, adems, me permiti pasar largas temporadas en Pars y realizar el grueso de la investigacin que aqu presento. Franoise, por su parte, me acogi en el Instituto de Psicologa, guiando mi trabajo en los Archivos Nacionales y promoviendo, despus, mi participacin en un importante proyecto interdisciplinar sobre la nocin de funcin. En segundo lugar, remontndome unos aos atrs, quiero expresar mi deuda intelectual con Florentino Blanco, de la UAM. Sus clases y las muchas conversaciones que siguieron no slo despertaron en m la inquietud por la investigacin sino que me empujaron a dar mis primeros y definitivos pasos. En este contexto surgi mi ms incipiente inters por la obra de Meyerson, un inters que pude compartir de manera entusiasta y apasionada con l. En tercer lugar, al departamento de Psicologa Bsica de la UNED y especialmente a mis compaeros de asignatura, Enrique Lafuente, Jorge Castro, Jos Carlos Loredo, Fania Herrero y Beln Jimnez. Todos ellos me han apoyado de uno u otro modo a lo largo de los ltimos meses, adems de excusar retrasos y algn que otro despiste. A Enrique he de agradecerle, entre otras muchas cosas, alguna invitacin a la pera y una importante lnea en el c.v.; sin su nimo y su ayuda nunca me habra presentado a ningn premio, y menos con el ingls de por medio. A Jorge Castro, que ha acompaado y enriquecido mi formacin desde los aos de la UAM, le debo tambin

i

su apoyo incondicional en varios episodios vitales. Loredo, por su parte, ha tenido la paciencia y la generosidad de leer primeras versiones de este trabajo, aportando comentarios que sin duda han dejado buena huella. Fania, a su manera, ha seguido con preocupacin mi trabajo y ha estado siempre dispuesta a echar un cable. Con Beln Jimnez, he podido compartir alguno de los muchos desasosiegos que conlleva la redaccin de la tesis. Tambin en el mbito universitario, aunque volviendo a la UAM, quiero mencionar a Alberto Rosa. Su estmulo y consejos para seguir trabajando en la direccin de una psicologa histrica han sido de un gran valor. En esta misma lnea, los encuentros e intercambios en el marco de la SEHP con Jos Carlos Snchez y Toms Fernndez, de la Universidad de Oviedo, Fernando Gabucio, de la Universidad de Barcelona y Juan Bautista Fuentes, de la Complutense, se han convertido en un sustancial aliciente para continuar trabajando en historia de la psicologa. Por otro lado, quiero mencionar a Elena Martnez, Pepe Ema, Ana de Mendoza, Vicente Zabaleta y Maqui Ruiz de Lobera, compaeros del programa de doctorado con los que, hace ya algunos aos, comparta un seminario informal. Se trataba de un precioso espacio de encuentro en el que nos lanzbamos a la lectura y discusin de todo aquello que iba cayendo en unas u otras manos. Este espacio se diluy hace ya tiempo, pero los vnculos de amistad se han mantenido y fortalecido. Otra persona crucial en mi formacin, desde la facultad, ha sido Juan Lejrraga. Su insaciable apetito lector y su pasin por tantos y tan variados temas fueron, y siguen siendo, un autntico contagio adems de una fuente interminable de documentacin. Del lado francs, quisiera mencionar tambin algunos nombres. Primeramente, a mis compaeros de la Maison Heinrich Heine, de la Cit Universitaire, como Paola Llinas, Thod Ioannidis o Jan Jansen, que enriquecieron enormemente mi estancia. Tambin a otros doctorandos ya doctores- con los que me he ido encontrando, como Paulo Renato Cardoso de Jess, poeta, filsofo y psiclogo, y con Frderic Fruteau de Laclos, filsofo de la ciencia, con los que he podido compartir no pocas inquietudes a lo largo de este proceso. Frderic, adems, me ha socorrido en numerosas ocasiones revisando mi francs. Por ltimo, quisiera agradecer a Jean Gayon, director del

ii

proyecto antes mencionado sobre la funcin, su atencin y disponibilidad siempre que lo he necesitado. El apoyo de otros compaeros y amigos, como Anouch Fakhr-Soltani (a la que tambin le ha tocado revisar en no pocas ocasiones mi francs); Raquel Kohen, Fernando Agresta y la princesita Camila; Elena Battaner, Marta Morgade y Fernanda Gonzlez, ha sido de un valor incalculable. Tambin lo ha sido el de mis profesoras y compaeras del taller de pintura (Rosa, Gema, Asun, Lorea, Isabel, ngela), y el de mis sucesivos compaeros de piso, que me han acompaado y sufrido en mltiples estados de nimo; Ramn, Ana y Emiliana han estado especialmente cerca en el ltimo ao. Yan, por otro lado, apareci mgicamente para darme la paz y armona que necesitaba. Por ltimo, un agradecimiento especial a mi familia: mi madre, mis hermanos, sus parejas y mi pequeo y adorable sobrino, que constituyen un soporte fundamental. A mi madre, por su presencia incondicional, y a mi padre, que ya no est, pero que de muchas maneras sigue estando, les quiero dedicar este trabajo. Tambin a tres mujeres cuya diligente labor, mucho me temo, no ha sido suficientemente reconocida. Me refiero a M.-H. Latrilhe, M. Dambuyant y Cl. Bresson.

iii

iv

INDICEINTRODUCCIN Los inicios Estado de la cuestin Metodologa: la investigacin de archivo.. Plan de trabajo. Consideraciones historiogrficas 1 1 2 6 9 11

1 PARTE: DE LA FISIOLOGA A LA HISTORIA. LA GNESIS DE LA PSICOLOGA HISTRICA

CAPTULO 1. LA FIGURA DE IGNACE MEYERSON. SUS PRIMEROS PASOS 1. De Polonia a Pars... Emile Meyerson y la filosofa de la ciencia.. Louis Lapicque y la fisiologa Charles Seignobos y la historia. Lucien Herr y el socialismo.. La adhesin de Ignace a la S.F.I.O El laboratorio de fisiologa de la Sorbona 17 18 19 20 22 25 27

2. En los albores de la psicologa La Salptrire. Henri Delacroix y la Psicologa General.. Journal de Psychologie Normale et Pathologique (Ribot, Janet y Dumas) Sociedad de Psicologa.. El enfoque multidisciplinar del Journal y la Sociedad El Instituto de Psicologa. Otras ocupaciones dentro de la psicologa...

29 30 32 33 38 39 42 45

i

-

Tratado de Psicologa de G. Dumas........................................................ La ciencia de los sueos.. Profesor ayudante en la Sorbona ...

46 47 49 49

El intercambio como forma de trabajo

3. Hacia una psicologa gentica y del hombre total.. Estudio sobre La mentalidad primitiva de Lvy-Bruhl.. La Mentalidad Primitiva. Resea de I. Meyerson en el Anne Psychologique.............................. Emile Meyerson y el principio de identidad. Discusin con su to Emile.

51 51 52 53 56 59 63 65 68 71 74

Hacia un estudio del hombre total.. Mauss: las relaciones entre la psicologa y la sociologa Respuesta de Meyerson desde el Anne Psychologique... La psicologa colectiva de Ch. Blondel... La psicologa fisiolgica de H. Piron. Una objetividad diferente

4. Recapitulacin

78

CAPTULO 2. LOS AOS PREVIOS A LA TESIS (I). PSICOLOGA DEL NIO, SIGNO, PENSAMIENTO Y REALIDAD. Introduccin 1. Psicologa gentica. Perspectiva gentica y pedagoga en Francia... Piaget y Meyerson: amistad y complicidad intelectual Biologa e inteligencia: contra el fijismo de Emile Prcticas mgicas infantiles... En torno a la causalidad.. 81 83 84 86 89 92 97

ii

-

Proyecto para una Revista Internacional de Psicologa infantil... Un espacio disputado: a cerca del objeto

99 101 104 108 111

La psicologa infantil de Ignace y la epistemologa de Emile. Notas sobre la regla, la causa y el objeto (1928-1930)..

Recapitulacin...............................................................................................

2. Pensamiento simblico... La psicologa de H. Delacroix....................................................................... Le Langage et la Pense (1924)...............................................................

112 113 115 117 119

Meyerson, en la estela de Delacroix. Las imgenes como signos (1929)..

La influencia de Delacroix y Cassirer: hacia una psicologa de las formas simblicas Notas sobre el signo. 128 131 133 135 136 141 150

Los guios a Emile: estrategias de conciliacin de un discpulo dscolo... La frontera entre epistemologa y la psicologa. Notas sobre el pensamiento y la realidad... El problema de lo real transcendente.

Recapitulacin..

CAPTULO 3. LOS AOS PREVIOS A LA TESIS (II). ANLISIS DE LA ACCIN, SUEO, PERSONA 1. Anlisis de la accin (1929-1936)... Simbologa en la accin: antes, durante y despus.. Janet y Bergson: limitaciones en su explicacin de los actos.. Hacia un estudio conjun