Cuando Visites a Un Enfermo

  • Published on
    10-Jan-2016

  • View
    6

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

atencion a enfermos

Transcript

CUANDO VISITES A UN ENFERMO

MATEO BAUTISTAReligioso CamiloAmiga, amigo: Qu orgulloso se siente alguien cuando puede decir de su familiar o amigo que es buena persona, que es buen creyente, que es buen profesional -tcnicamente bien preparado y con un corazn humano y humanizador-, pero su sano orgullo crece cuando puede aadir que es, adems, voluntario, anima un grupo de apoyo, visita enfermos, participa en una cooperativa...

Esa persona piensa en los otros, hace algo gratuitamente por los dems, se pone en lugar de su prximo, echa una mano al que lo necesita, y no precisamente porque no tenga qu hacer o le sobre el tiempo.

Quien acta as es rico en valores, en altruismo; es rico en humanidad y en vida; es rico en Dios.

Querido amigo/a, voluntario/a, y agente de pastoral: este librito es para ti, para iluminar tu buen hacer, reafirmar tu dedicacin gratuita, apoyar tu hospitalidad y gozar contigo de esa maravillosa espiritualidad del buen samaritano.

Dando mucho, recibes mucho ms; dndote mucho, se te dan mucho ms.

T, visitando los rostros del dolor y del sufrimiento, con generosidad y sana motivacin, eres una escuela de humanidad.

Y con tu constancia y continuidad nos recuerdas que"Hay gente que hace el bien un da: es buena.Hay gente que hace el bien durante mucho tiempo: es mejor.Pero hay gente que nace el bien de por vida: esa merece la pena"(B. Brecht).Tu amigo:P. Mateo BautistaReligioso CamiloEn el caminode la vidaVisitar los rostrosdel sufrimientoLa visita profesionalHablo del mdicoEnfermera: esos samaritanos!Hace falta una enfermera (o)Estuve enfermoEl voluntariadoVisita socialVisita pastoralEl arte de visitar bienPerfil del agentede pastoral dela saludPasos en la visita pastoralCuando visites a un enfermoEl enfermo,su familia, los profesionalesEscuchar, siempre escucharObstculos parala escuchaCuidar lasrespuestasEscucha,por favor, lo queno te digoEl valor de lapresencia y el tactoSer empticosUna sonrisa,venda de amorPor el donde la sonrisaSomos heridos - sanados - sanadoresLibertad a los SentimientosCuidar el lenguajedel sufrimientoDios yel sufrimientoFrases queno consuelanni ayudanNo olvidar la espiritualidadUna entrevistapastoralEl dicono yel ministro dela comuninSe hace caminoal... visitar

_____________________________________En el camino de la vida_____________________________________Se levant un legista, y dijo para ponerlo a prueba: "Maestro. qu he de hacer para tener en herencia vida eterna?" El le dijo: "Qu est escrito en la Ley? Que lees?" Respondi: "Amars al Seor tu Dios con todo tu corazn. con toda tu alma. con toda tu mente; y a tu prjimo como a ti mismo). Le dijo entonces: "Bien has respondido. Haz eso y vivirs".

Pero l, queriendo justificarse. dijo a Jess: "y quin es mi prjimo?" Jess respondi: "Bajaba un hombre de Jerusaln a Jeric, y cay en manos de salteadores, que despus de despojarlo y golpearlo, se fueron dejndolo medio muerto. Casualmente bajaba por aquel camino un sacerdote y al verlo, dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino lleg junto a l y al verlo, tuvo compasin: y acercndose. vend sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montndolo sobre su propia cabalgadura, lo llev a una posada y cuid de l. Al da siguiente, sac dos denarios, se los dio al posadero y dijo: "Cuida de l y si gastas algo ms te lo pagar cuando vuelva". "Quin de stos tres te parece que fue prjimo del que cay en manos de los salteadores?" El dijo: "El que practic la misericordia con l". Le dijo Jess: "Vete y haz t lo mismo" (Lc 10, 25-37).

Camino de Jerusaln a Jeric, camino de la vida. Cuntas veces se repite. cada da. esta historia?

En efecto, en cualquier parte de nuestro mundo tan deshumanizado y falto de acciones solidarias, al igual que aquel malherido de la parbola, una multitud de personas est en el camino de la vida sin fuerzas, desilusionada, desesperanzada, golpeada, maltratada, marginada, explotada, sin recursos, enferma, en crisis, sin paz. Es el mundo de la necesidad.

Y muchos, como el sacerdote y el levita de la Antigua Alianza, pasan tambin de largo, dan un rodeo, apartan los ojos para no ver la necesidad, cierran sus entraas a la compasin solidaria. Tal vez estn llenos de prejuicios, tal vez estn muy llenos de s y muy ocupados en sus cosas. Es el mundo de la indiferencia.

Pero gracias a Dios, existe una legin de actuales buenos samaritanos que no pasan de largo, que s se detienen, no para curiosear sino para ofrecer su disponibilidad; no slo para conmoverse en sus sentimientos, sino para aportar una concreta ayuda solidaria, ofreciendo resquicios de luz al que se siente inerme, olvidado, desatendido, sin esperanza... en el camino de la vida. Es el mundo del voluntariado.

En efecto, el mundo del dolor y del sufrimiento, en todas sus manifestaciones evoca otro mundo: el mundo del amor solidario.

Y cada da, miles de "hospederos" modernos se esmeran por recibir "hospitalariamente" a tantos "malheridos" e intentan remediar tanta necesidad, dolor y sufrimiento. Es el mundo de los profesionales de la salud, de la educacin, investigacin...

Camino de Jerusaln a Jeric, camino de la vida; de ayer, de hoy y de maana, Un camino asfaltado por una utopa: que aun los "salteadores" lleguen a ser "buenos samaritanos".

En el camino de la vida, todos somos heridos y necesitamos un buen samaritano.

Y debemos ser buenos samaritanos que busquemos a los heridos en el camino de la vida.Desde la debilidad abrimos la puerta de la vida y desde la debilidad la cerramos.Y todo ese intermedio no es sino debilidad que reclama solidaridad, solidaridad que atienda a la debilidad.

_____________________________________Visitar los rostros del sufrimiento_____________________________________No es fcil para nadie visitar los rostros del sufrimiento.

Rostros muy variados, de todas las edades y condiciones sociales, de todos los credos y categoras culturales, en todos los lugares y ambientes...

Rostros resignados, pasivos, renegados, desconcertados, con problemas, pero tambin serenos y con paz.

Rostros del sufrimiento: silenciosos, deseosos de articular sus emociones, exaltados, de voz en grito.

Rostros hospitalarios, agradecidos, indiferentes, difcilmente rechazantes.

Rostros con lgrimas, vidos de ternura, anhelantes de escucha y compaa.

Rostros del sufrimiento con muchas prdidas y muchos duelos, repletos de por qus, invadidos por la impotencia, forzados a desembocar en el para qu.

Rostros que buscan recursos materiales y tcnicos pero tambin una mano amigable, un corazn sereno, un alma con fe, un odo que escucha, un amigo aliado regalando silencio, presencia, seguridad y tal vez, dignidad.

Rostros con sufrimientos en el cuerpo, en la mente, en el espritu, en las relaciones sociales.

Rostros de enfermos desconocidos aun para s, ajenos para los dems.

Rostros signados por discapacidades, a veces, todo para la familia, casi nada para la sociedad.

Rostros que al ser visitados nos evocan nuestros propios sufrimientos, nos abren heridas no bien cicatrizadas, nos descubren impotentes e intiles, nos desconciertan visceralmente, nos tientan al alejamiento, nos llevan a elevar muchas preguntas a la razn y a lo alto del cielo.

Rostros del sufrimiento de los que, por humanidad, no podemos pasar de largo.

Y los creyentes sabemos que el hombre se convierte de modo particular en camino de la Iglesia, cuando en su rostro se enmarca el sufrimiento (Juan Pablo 11, SD 3).Hay que leer los rostros del sufrimiento para llegar al corazn de la gente

_____________________________________La visita profesional_____________________________________El hospital es una benemrita institucin de la Iglesia catlica. San Basilio, en Cesrea de Capadocia, cre un hospital en el ao 360, destinado a los leprosos y los ms pobres, en un tiempo en que los pudientes se hacan atender en sus casas y los pobres y abandonados y sin familia no tenan donde "caerse muertos".

Haba entonces mucha vocacin, mucho corazn y muchas manos abiertas, pero poca tcnica.

Se prescriba tratar al enfermo pobre como a Cristo mismo. As el director del centro reciba al enfermo, lavaba sus pies y le daba el beso de la paz, de la bienvenida. Lo reciba como a un husped. De ah el nombre de hospital.

El enfermo pobre era "el dueo y Seor del hospital" (Papa Inocencio III, 1161-1216).

Pero los tiempos cambiaron y trajeron cosas buenas: mayor socializacin de la salud, mayores tcnicas, mejores condiciones de vida...

Pero tambin trajeron rasgos no tan positivos: el enfermo dej de ser el seor del hospital, la tcnica aport deshumanizacin, el centro de salud se politiz, la masificacin... Tambin cambi el concepto de ser mdico. Antes era definido: "Vir bonus sanandi peritus" (hombre bueno experto en sanar). Perfecta sntesis de humanidad y profesionalizacin.

Hoy el profesional de la salud -y no slo el mdico- ha de recordar que no visita o atiende a un nmero, patologa o a una cama. El paciente es una persona que debe ser atendida y considerada en todas y cada una de sus dimensiones: fsica, emocional, social, religiosa e intelectual. Por eso ha de saber trabajar con un equipo multidisciplinar, respetuoso de los compaeros y de sus saberes.

Tambin en el hospital hoy se nace con discapacidad, surgen conflictos ticos, se agoniza y se muere. El profesional no siempre est preparado para aportar sanas relaciones de ayuda. Y es paradjico: cuando clnicamente se le ha hecho todo al paciente, se han agotado todas las posibilidades tcnicas, entonces precisamente en el momento de mayor vulnerabilidad y necesidad de ayuda y presencia, es cuando estamos tentados de dejar al enfermo ms solo.

Est el profesional al servicio del que sufre; no el paciente al servicio del profesional.No se puede pedir al profesional que ame al enfermo, pero s que lo trate con humanidad.

_____________________________________Hablo del mdico_____________________________________Que recibe a la persona y no slo cura sus dolencias;que extiende la mano llena de bondad para ayudar y la retira vaca de intereses;que se compadece de la ignorancia ajena y no engaa recibiendo lo que no le pertenece;que enjuga las lgrimas del paciente y no le aumenta el sufrimiento sin necesidad;que seca la sangre que corre y no mancha sus manos con cirugas innecesarias;que se preocupa por el rpido restablecimiento y no busca una larga convalecencia;que recibe el honorario justo y no se ensucia con pagas indebidas;que se compromete con la verdad y no mancilla su profesin con la mentira;que ayuda a recuperar el don de la salud y jams lo perjudica con su negligencia;que mantiene la esperanza y no apaga las ltimas ilusiones;que se mantiene fiel a la palabra dada y no quebranta el juramento hecho;que agradece al Seor el don de la ciencia y no se atribuye la curacin realizada;que baja la cabeza ante el misterio de la vida y no se cree su juez y seor;que descubre y vive la belleza de su misin y alaba al Seor por la vocacin recibida.

(Mezzomo)_____________________________________Enfermera: esos samaritanos!_____________________________________Enfermera es maternidad (aun del hombre) al servicio del que sufre.

Cuando all en los tiempos perdidos, un hombre -y ms preferentemente una mujer- atendi a un enfermo de su casa o de la familia, acudi al hogar ajeno para socorrer, para procurar elementales remedios... naca la enfermera.

La enfermera surge de una humanidad solidaria que apoya a una humanidad dbil.

Despus vendr la enfermera profesional, que tanto bien hace. Hoy ser enfermero(a) no es fcil. Incluso no se tiene conveniente reconocimiento ni remuneracin, desgraciadamente.

Cada vez se exige ms que los enfermeros(as) se especialicen no slo para aportar recursos, materiales y tcnicos, sino relacionales en un mundo donde hay que responder a los clamores del dolor y del sufrimiento provocado por la soledad. el miedo, la agona, la muerte... Enfermeros(as): agente de humanizacin.

La enfermera ha de ser una sntesis de profesin-vocacin-humanizacin. San Camilo ya lo dijo en el siglo XVI:

"Con el amor de una madre hacia su nico hijo enfermo".

_____________________________________Hace falta una enfermera (o)_____________________________________Que una en su persona profesin y vocacin; a quien la monotona del trabajo no insensibilice su corazn ante el sufrimiento ajeno;a quien los propios intereses no le hagan olvidar el gran inters: el bien del enfermo;que sepa trabajar en equipo haciendo del hospital un hogar para todos;que atienda y llame al enfermo por su nombre y le considere alguien y no algo;que acepte con paciencia sus impaciencias;que no slo proporcione remedios sino ternura, serenidad y paz;que comprenda sus miedos y lo escuche con solicitud y cario;que intuya y respete sus necesidades humanas ms profundas;que est junto al enfermo con su presencia humana. aunque profesionalmente nada pueda hacer;que ore y apriete las manos del enfermo en el paso definitivo hacia la casa del Padre.

_____________________________________Estuve enfermo_____________________________________Estuve enfermo, y me dieron como nico nombre "cama 24";estuve enfermo, y me preguntaron si vena por el seguro o privado;estuve enfermo, y me operaron slo porque queran hacer prcticas;estuve enfermo, y me quej del dolor y comentaron: "se queja sin razn";estuve enfermo, y o decir: "No lo vaya atender yo siempre..."Estuve enfermo, y me llamaron por mi nombre;estuve enfermo, y venan cada maana sonrientes a decirme "Buenos das";estuve enfermo, y fui para ellos "alguien" y no algo;estuve enfermo, y venan a verme para ofrecerme paz;estuve enfermo, llegu con miedo al hospital, y me acogieron con solicitud y cario.Estuve enfermo, y dieron vuelta a mi almohada para que estuviera mejor;estuve enfermo, y me trataron con competencia;estuve enfermo, y me dieron lo que ms necesitaba: cario. Comprensin, escucha y amor;estuve enfermo, y me dieron a Dios.

_____________________________________El voluntariado_____________________________________Voluntariado es la organizacin de personas con gran dosis de humanidad que, en consonancia con sus posibilidades, sus buenas actitudes y aptitudes, y su tiempo, ofrecen un servicio entusiasta, desinteresado, estructurado, constante y eficaz en diferentes instituciones o campos sociales con graves carencias.

Es importante destacar como factor indispensable la gratuidad del servicio.

El voluntariado no es mano de obra barata, invasin o estorbo de la actitud profesional, suplencias o tiempos de prcticas para acceder a un puesto de trabajo.

Entre sus objetivos est ser una presencia:

acogedora, de escucha, de respeto;iluminadora de situaciones conflictivas personales o sociales;mediadora en las relaciones personales y de bsqueda de solucin;humanizadora, que trabaja "al lado de" nunca "en lugar de" del ayudado;potenciadora de la capacidad de la persona para participar en la autopromocin integral...

Ser voluntario no es una manera de hacer cosas, sino...