Catlogo El Ojo Salvaje 2010

  • View
    237

  • Download
    9

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Esta es una coedición de El Ojo Salvaje y Piquete Edición general: Fredi Casco y Jorge Sáenz Diseño editorial: Alejandro Valdez Sanabria Retoque digital: Negib Giha Revisión de estilo y traducción al inglés: Silvia Sánchez Traducción del francés: Fredi Casco Traducción del portugués: Rocío Ortega Impreso en AGZ De esta edición © 2010 El Ojo Salvaje Las fotografías © Sus respectivos autores

Text of Catlogo El Ojo Salvaje 2010

  • segundo mes de la fotografa en paraguay

  • Comit Organizador El Ojo Salvaje Mes de la Fotografa en Paraguay 2010Fredi Casco, Miguel Gimnez, Annick Bienvenu, Tamara Migelson, Mnica Matiauda, Simone Herdrich, Javier Medina, Roco Ortega, Ren Gonzlez, Marcelo De Fillipis, Fernando Franceschelli, Mario Franco, Teresita de Bentez, Jorge Senz (coordinador general)

    Esta es una coedicin de El Ojo Salvaje y PiqueteEdicin general: Fredi Casco y Jorge Senz Diseo editorial: Alejandro Valdez SanabriaRetoque digital: Negib GihaRevisin de estilo y traduccin al ingls: Silvia SnchezTraduccin del francs: Fredi CascoTraduccin del portugus: Roco Ortega Impreso en agz

    isbn

    De esta edicin 2010 El Ojo SalvajeLas fotografas Sus respectivos autores

    PortadaTren fantasma de Juan Carlos Meza, fotografa del ao del concurso Habitantes de Ensayo Fotogrfico El Ojo Salvaje 2010.

    Los resultados completos del concurso se exponen en las pginas 72 al 107.

    miembros del consejo directivo del fondecLuis Manuel Escobar PresidenteJorge GarbettElizabeth VinaderGraciela AbbateGilberto Rivarola Directora Ejecutiva Interina: Yovanna Echauri Tarum 960 c/ Dr. Zacaras Arza Barrio Nazareth, Asuncin Paraguay +595 21 662 732 / +595 21 552 442 fondec@click.com.pywww.fondec.gov.py

    www.elojosalvaje.org

    www.piquete.co

    Auspiciante General

    Auspician

    Apoyan

  • 7elojosalvaje 2010

    Cada dos aos, el colectivo El Ojo Salvaje publica el catlogo del Mes de la Fotografa. En rigor, ms que de un catlogo cabe hablar de una publicacin compleja que rene imge-nes y textos referidos a la produccin fotogrfica desarrollada durante dos aos y abiertos al debate y la reflexin acerca del papel que haya alcanzado esta prctica durante el tiempo que cubre la publicacin. No se trata de un plazo acotado, puesto que la obra fotogrfica y los discursos que ella genera trascienden un periodo especfico y un lugar determinado y se vinculan con el activo pensamiento desarrollado en torno a la imagen contempornea.

    Surgido de los talleres de ensayo fotogrfico coordinados por Jorge Senz desde el ao 2003, el colectivo ha crecido en torno a la consideracin del acto fotogrfico como uno de los momentos de un proceso plural que rene diferentes tcnicas, disciplinas y miradas. Por una parte, stas se encuentran vinculadas por la posicin crtica y la preocupacin por la realidad (o lo real) que ocurre ms all del puro juego formal; pero, por otra, se hallan ligadas por un trabajo riguroso que no desdea las competencias del oficio ni deja de lado los aspectos estticos de la creacin.

    Esta posicin compleja, tanto abierta al mundo real y las vicisitudes de la historia como atenta a los valores de la sensibilidad y las demandas de la puesta en mirada, coincide con la posicin del arte contemporneo, enfrentado a desafos paradojales: aunque la pr-dida de la autonoma formal provoca la irrupcin de contenidos extraartsticos, requiere, en compensacin, un mnimo de sostn esttico (la mnima distancia) para desmarcar un lugar propio de enunciacin. Pero el trmino arte vinculado con el concepto fotografa ha causado confusiones que, posiblemente, tengan su origen en la figura de fotografa arts- tica. Basada en principios modernos y cdigos formalistas, esta figura supona la sepa-racin de las disciplinas y propona la accin de un lenguaje especficamente fotogrfi-co, desarrollado a partir de destrezas y singularidades tcnicas, efectos formales y valores sensibles derivados de un oficio separado. La academizacin de este oficio ha llevado a un concepto de arte fotogrfico, que apoyado en cnones normativos (armona constructiva, belleza, unidad, etc.) desemboc en el callejn sin salida de las Bellas Artes fotogrficas.

    El especfico sitio de la fotografa ticio escobar

  • 8 elojosalvaje 2010

    La crisis del paradigma de la autonoma esttica abri perspectivas nuevas a la obra y el pensamiento contemporneos: el cruce y la contaminacin de las dis-ciplinas estticas y, aun, el desmantelamiento de un sistema de las artes basado en separaciones tajantes entre feudos disciplinales (pintura, escultura, fotogra-fa?, etc.), han fundado un espacio saludable y promiscuo de confrontaciones e intercambios que borronean los lmites de las comarcas particulares.

    Esta escena permite no slo el enriquecimiento del hacer fotogrfico inserto en la problemtica general de la imagen contempornea, sino que subraya una caracterstica suya: la privilegiada capacidad de registrar los indicios de hechos reales ocurridos fuera del mbito de la representacin. Quiz la marcada pre-ponderancia adquirida por la fotografa en el espacio de la expresin artstica contempornea se deba a esa extraa virtud suya que permite dar fe de las cosas o acontecimientos ocurridos fuera de la caverna, ms all de los muros que cau-telan la pura imagen. El valor indicial, o dectico, de la foto permite concebir la imagen como sello, sombra o testimonio de sucesos que han ocurrido, de obje-tos que realmente han estado all. Extraamente, cuando la ilusin referencial anuncia su propio eplogo, parece cumplirse el viejo sueo de la representacin: la evidencia de la realidad nombrada, la prueba irrefutable de fenmenos positi-vos que ocurren fuera del crculo de los puros signos.

    Este hecho tiene consecuencias serias en el proceso que estamos, sucinta-mente, punteando. Por un lado, la imagen se convierte en testigo fiel, en aval, del objeto re-presentado. Esta carga denotativa pone en jaque distinciones tradicio-nales entre la abstraccin y la figuracin y abre una fisura en la esfera del lengua-je. Por otro lado, exige un trabajo de forma capaz de sostener sus enunciados: librado a la pura lgica referencial, el acto fotogrfico se convertira en un regis-tro anodino de hechos y cosas objetivas; para que estos componentes reales puedan ser trabajados en clave de imagen es decir, para que sean ofrecidos a la mirada, cruzados por una pulsin deseante, precisan ser elaborados mediante los artificios formales de la representacin.

    La cuestin es que esa exigencia coincide con la de todo arte contemporneo. Por eso, la fotografa actual no se diferencia sustancialmente de otros empeos por construir imgenes en tensin con la realidad fctica o lo real innombrable. Y, por eso, se vuelve difcil establecer categoras definitivas entre posibles g-neros fotogrficos (as como entre otras clases, tcnicas o estilos artsticos). La foto conceptual (dirigida al anlisis de los contenidos), la documental y la ensaystica (orientada a mostrar realidades intensas, historias duras, paisajes mi-rados en sus reversos), as como la fotografa crtica, social y poltica, deben, en algn punto, apelar a rodeos poticos y recursos estticos para potenciar sus propios argumentos; slo as podrn rebasar la inmediatez de la ancdota la literalidad de los hechos referidos o narrados para sugerir la complejidad de acontecimientos que escapan a los esquemas del lenguaje.

  • 9elojosalvaje 2010

    Esta postura de la fotografa actual hace innecesaria la enojosa distincin en-tre arte y fotografa y exime de hablar de una fotografa artstica, figura cuya fi-liacin acadmica o modernista complica la cuestin sin aportar demasiado. En verdad los trminos expuestos arriba no son contradictorios: sealan momentos de una tensin indecidible que remite a posiciones variables, contingentes. Una fotografa conceptual o documental podr adquirir un estatuto artstico se-gn sea capaz de interpelar la mirada, desde sus propios contenidos narrativos y juegos formales, y segn la posicin particular que asuma.

    La fotografa, como toda obra contempornea, configura siempre una opera-cin de site specific: no aparece avalada por ningn certificado previo de artistici-dad (la belleza, la composicin, la excelencia formal, etc.), sino que debe ganarse su propia posicin, interpelante, provocadora, crtica o reveladora de nuevas ver-dades. Y debe hacerlo, sin duda, en dilogo con sus circunstancias concretas y a travs de expedientes que en algn momento de sus trmites debern ser forma-les. Slo as podr sostenerse ese lance de miradas que supone que una imagen sea ms que la re-presentacin, la duplicacin, de un suceso ordinario.

    Entiendo que el proyecto El Ojo Salvaje, que rebasa el formato de una exposi-cin o de un conjunto de muestras, se emplaza ante la problemtica recin, muy resumidamente, expuesta. Las obras abarcan un panorama amplio de posiciones, pero todas ellas apuestan a trabajar miradas crticas sobre las circunstancias rea-les que, en su intensidad, revelan otros flancos de lo mostrado. El propio nombre de este colectivo de fotgrafos sugiere tanto el momento de la visibilidad como la crudeza latente en cada acto de enfrentar con violencia el objeto que alza ante la mirada la inquietud de su otro lado.

    Asuncin, 5 de agosto de 2010

  • 10 elojosalvaje 2010

  • 11elojosalvaje 2010

    La fotografa es el lenguaje visual que ms adeptos ha ganado en las ultimas dcadas, con-tndose por cientos de millones los que de una u otra manera utilizan este medio para co-municarse, ya sea a travs de internet, de celulares o por los medios impresos tradicionales.

    Acompaando esta afirmacin numricamente importante, se cuentan por miles los artistas visuales que toman la fotografa como herramienta, y el tantas veces dado por muerto fotoperiodismo se ve aggiornado con nuevas y renovadoras miradas.

    El Ojo Salvaje presenta su segundo Mes de la Fotografa en Paraguay en un contexto en el que es imposible sustraerse a la diversidad de estilos y usos que tiene este medio. A pesar del crecimiento geomtrico de esta prctica, podremos acordar que la cuestin bsica res-pecto de la calidad del mensaje fotogrfico sigue residiendo en lo particular de cada mirada, entendida como manera de ver, as como en la capacidad para saber concebir y transmitir una idea de manera visual. Esto atae por igual a los autor