Boletin 27-5-12

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

boletin 27-5-12

Text of Boletin 27-5-12

  • 60:4

    el boletn n104

    en el centro de su voluntad

    www.acercatealavida.com.ar

    Domingo 27 de Mayo de 2012

    por HORACIO FISHER

    PAGINA CENTRAL

    el sndrome de la

    frontera

  • ( (-

    N O T E L O P I E R D A S ! !

    REUNIONDE

    LIDERES

    MARTES 29/5

    20:30 HS. / ESPAA 460

  • el sndrome de la

    fronteraNmeros 14:1-37; Hebreos 11:22

    No hay peor tragedia que te llegue el tiempo de honra y no ests preparado

    como persona y como pueblo.

    1.- Todo estaba listo para ver cumplido Hebreos 11:22.

    Las fronteras revelaron:

    o Que no hay peor tragedia que te llegue tu tiempo de honra y t como persona y como pueblo

    no ests preparado para recibirla.

    o Las fronteras revelaron que puedes orar y clamar por ver respuesta y perder tu tiempo final

    o Las fronteras revelaron que todo estaba listo por fuera, pero ellos eran una desgracia por

    dentro

    o Las fronteras revelaron esta gran desgracia: gente que siempre est llegando al BORDE pero

    no se atreven a ENTRAR a la tierra de su propsito.

    Las fronteras revelan el espritu de la gente (Nm. 13:30-31).

    2.- No hay peor tragedia que estar frente a tu Posesin y or el mensaje equivocado (Nm. 13:31-33)

    Los 10 espas lograron influenciar de forma negativa a la gente ms que muchos mensajes

    ungidos

    No hay peor desgracia que Dios te vuelva atrs estando a un paso de poseerlo (Rom. 1:24-32)

    Dios te puede pasar por alto tus necias palabras cuando ests a kilmetros, pero no tolerar que

    hables mal en las fronteras de la posesin

    3.- Lo que llevas por dentro determina tu promocin o tu defuncin (V.20-24).

    Caleb y Josu tenan la visin correcta (Nm. 13:30-31)

    Caleb y Josu tenan la confesin correcta (Nm. 14:6-10).

    Caleb y Josu tenan un espritu correcto (V.24).

    No existe sentencia ms dura que cargar en tus hombros los huesos de un hombre de Fe (Heb.

    11:22: Los huesos de Jos decan: nosotros entramos)

    4.- Si tenemos el Espritu correcto no estamos para golpes de suerte, sino para la posesin.

    Vivir con lo correcto te libra de la maldicin de entrar a la tierra por sorteo (V. 6-7, Nm. 14:30).

    por

    HORACIO

    FISHER

  • por JOS

    PENIZZOTTO

    Pentecosts la fiesta del EsprituPor supuesto que hablar de Pentecosts nos

    traslada originalmente a la fiesta juda, conocida

    como la fiesta de las semanas, que tena lugar

    cincuenta das despus de la pascua (Exodo

    34:22). Sin embargo, para el pueblo cristiano

    tiene un sentido histrico y espiritual, altamente

    significativo, pues se recuerda el acontecimiento

    de mayor trascendencia despus de la navidad

    (como recordacin de la venida de Jess al

    mundo) y la pascua (Como recordacin de su

    muerte y resurreccin), ya que all se recuerda la

    venida del Espritu Santo manifestado con

    seales muy particulares.

    Diramos que fue una expresin acabada del

    propsito de Dios, de manifestarse de modo

    visible al mundo. Por lo dicho podemos afirmar

    que para los cristianos, hablar de pentecosts,

    es sinnimo de hablar del Espritu Santo.

    Por qu necesitamos hoy un nuevo

    pentecosts? El ao pasado, en una de las

    visitas que nos hizo el Pastor Carlos Mraida, en

    un taller que realizamos a las 11 de la maana,

    hablando de las tensiones que vive Iglesia hoy,

    el ilustr lo que experimenta la iglesia hoy

    diciendo los hijos estn por nacer, pero la madre

    no tiene fuerzas, adems dijo acerca de la

    transformacin de nuestras ciudades: la vida, la

    posibilidad de transformacin de nuestras

    ciudades est por explotar, pero

    paradjicamente la sombra de la muerte tambin

    ha crecido. La mam iglesia que est por dar a

    luz, no tiene fuerzas. Un nuevo pentecosts

    bien entendido, nos hace falta para tener las

    fuerzas necesarias para dar a luz.

    Hoy, las condiciones espirituales, lo que se huele

    en el ambiente que alimenta nuestras

    expectativas, nos dice que el embarazo est

    avanzado. Un nuevo pentecosts bien

    entendido, es necesario para que cuando la

    iglesia entre al quirfano para dar a luz, tenga las

    fuerzas necesarias para que el parto se

    produzca y el hijo nazca. El hijo que la iglesia

    dar a luz, como ocurri en el da de pentecosts

    narrado en el libro de los Hechos de los

    Apstoles, es que la gente escuche a la iglesia

    hablar las maravillas de Dios (Hch. 2:11b), y

    que muchos crean y se unan a la Iglesia (Hch.

    2:41-42), para hacer discpulos conforme al

    carcter de Cristo, que sean los agentes de

    cambio para que las ciudades sean

    transformadas. Entendamos entonces el

    pentecosts y lo veremos. Pentecosts no te

    mantiene encerrado, sino que saca afuera,

    donde est la gente. Eso es lo que observa en el

    relato del libro de Los Hechos de los Apstoles.

    Los hermanos nuestros de aquel tiempo, tenan

    el mismo hbito de encerrarse, tal como nosotros

    lo hacemos (estaban encerrados en el aposento

    alto). Por lo tanto, si nos importa en Pentecosts

    como ellos lo vivieron, tomemos todas las partes

    y estemos dispuestos y esperemos el estruendo

    que los impuls a ellos hacia afuera y llegado el

    mismo estemos listos para mirar a las personas

    cara a cara y all darles a conocer las maravillas

    de Dios.

    I. Recapitulando

    Hago en primer lugar un repaso del mensaje que

    titul Que el Espritu te d nuevas lenguas, ya

    que es absolutamente pertinente con lo que hoy

    estamos tratando. All decamos que el milagro

    de pentecosts, no es solo la imparticin de las

    lenguas como de fuego, repartidas sobre las

    cabezas de los discpulos (lo cual era solo una

    seal visible de una imparticin celestial) y la

    correspondiente expresin hablada de forma que

    todos podan entender, sino la imparticin de los

    detalles de la cultura de cada uno de los que

    componan la multitud de ese da. Esto es lo que

    expresa el versculo 8 dnde literalmente dice:

    Cmo, pues, les omos nosotros hablar cada

    uno en nuestro dialecto en el que hemos

    nacido?.

    Qu provecho podemos nosotros sacar para

    nuestra experiencia diaria, de modo que las

    personas de nuestro tiempo puedan escuchar a

    travs de nuestra boca acerca de las maravillas

    de Dios? Es decir, un pentecosts hoy, debe

    tener como objetivo final, el mismo que tuvo

    hace 2000 aos atrs, repito: que la multitud

    escuche en el dialecto de su cultura, las

    maravillas de Dios.

    A partir de lo dicho, nos preguntamos Qu

    debemos anhelar entonces?

    Que el Espritu Santo nos d un lenguaje

    que la gente entienda. Es decir, un lenguaje

    diverso que considere el trasfondo cultural

    de las personas con que tratamos.

    Que as como un terremoto (estruendo como

    de un viento recio) v. 2, sac a los discpulos

    del aposento alto, nosotros seamos sacados

    del aposento de nuestra de cultura

    evanglica, religiosa, eclesial, teolgica y

    ortodoxa para ser insertados en medio de la

    multitud, y poder expresar el testimonio de

    Jesucristo, libres de los condicionamientos

    que nos imponen nuestros paradigmas

    religiosos.

    Que el Espritu Santo nos mezcle con la

    multitud y sus realidades diversas.

    Que la autoridad y la frescura de nuestro

    mensaje y acciones, asombren y maravillen

    a los que nos conocen por la claridad de un

    mensaje comprensible para ellos (v. 7b-8).

    Las etnias con que se encontraron los

    discpulos en pentecosts eran: Partos,

    Medos, Elamitas, etc. (vv. 9-11).

    Las etnias que nosotros nos encontraremos

    hoy son: Deportistas, artistas, profesionales,

    amas de casa, homosexuales, travestis,

    lesbianas, etc., all se deben dar a conocer

    en el idioma de su micro-cultura LAS

    MARAVILLAS DE DIOS.

    El milagro que hace el Espritu Santo: es

    revelarnos los detalles del idioma de la

    cultura de aquellos que tenemos por delante.

    Eso es lo que provoca sorpresa e impacto en

    la gente y como resultado veremos que

    muchos creern.

    Por supuesto, como ocurri en pentecosts,

    muchos se burlarn y hasta dirn que

    estamos ebrios (v. 13), Sin embargo, eso no

    debe desenfocarnos, debemos seguir

    mirando a los muchos que creern.

    La gente dir: De dnde sabe esta

    persona nuestra cultura y nuestro lenguaje?

    Entonces comprendern que es el Espritu

    de Dios el que las revela.

    Renunciemos al egosmo de querer seguir

    recibiendo nosotros. Dios ha sido y es

    sumamente misericordioso con nosotros.

    Respondamos a las expectativas del Seor.

    El ya nos ha equipado con todo lo necesario.

    Tenemos el Espritu Santo, su autoridad, su

    poder y su palabra. No necesitamos ms

    II. El fruto visible del Pentecosts

    a. Un fruto inmediato

    (1) Asombro, perplejidad (Hch. 2:11)

    (2) Rechazo (Hch. 2:12)

    (3) Prepara un ambiente apropiado para

    proclamar el evangelio (Hch. 2:14-36)

    (4) Conviccin de pecado (Hch. 2:37)

    (5) Guiar a las personas a una decisin (Hch.

    2:38-40)

    (6) El fruto en el pueblo, el Reino se estableci

    y manifest en mucha gente que crey

    (Hch. 2:41-42)

    b. Un fruto a largo plazo (Hch. 3 en

    adelante)

    III. La ley del Espritu (Romanos 8:1-16)

    a. L