Aventura Con El Televisor

  • Published on
    21-Feb-2018

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>7/24/2019 Aventura Con El Televisor</p><p> 1/1</p><p>Aventura con el televisor</p><p>Una noche el doctor Verucci volva a casa del trabajo. Este doctor Veruoci era un empleado, a lo mejor de</p><p>correos. Pero tambin poda ser un dentista. Podemos hacer todo lo que queramos con l. Le colocamos bigotes?</p><p>Barba? Muy bien, barba y bigotes. Intentemos tambin imaginar cmo est vestido, cmo anda, cmo habla. En</p><p>este momento se habla a s mismo... Vamos a escucharle a escondidas:</p><p>A casa, por fin a casa... Hogar dulce hogar... No puedo ms, estoy verdaderamente "cansado. Y adems</p><p>todo este jaleo, este trfico. Ahora entro, cierro la puerta, seoras y seores, los saludo: todos fuera... cuando cierro</p><p>la puerta de casa el mundo entero tiene que quedarse fuera. [...] Solo, al fin solo... qu maravilla... Primero, fuera la</p><p>corbata... Segundo, las zapatillas... Tercero, encender la televisin... [...] Pero usted quin es? De dnde viene?</p><p>Una hermosa seorita sonrea amablemente al doctor Verucci. No estaba un instante antes, ahora se</p><p>encontraba all, sonrea y se arreglaba un collar sobre el pecho.</p><p>Doctor, no me reconoce? Soy la presentadora de la televisin. Usted encendio el televisor y aqu me</p><p>tiene. Tengo que darle las noticias de ltima hora...</p><p>El doctor Verucci protest:</p><p>Ms despacio, usted no est dentro del televisor como debera: est en mi casa, en mi divn...</p><p>Perdone, cul es la diferencia? Tambin cuando estoy en el televisor estoy 0 en su casa y hablo con</p><p>usted.</p><p>Pero cmo ha hecho para entrar? No me he dado cuenta... Oiga, no habr entrado a escondidas,</p><p>verdad?</p><p>Vamos, no le d tantas vueltas... Quiere o no las noticias del telediario?</p><p>El doctor Verucci se resign:</p><p>25 La cosa no acaba de convencerme , pero bueno... Puede empezar. La hermosa seorita se aclar la voz y</p><p>comenz:</p><p>Entonces: en Inglaterra contina la caza del temible bandido evadido de la crcel de Reading. El comisario jefe de la</p><p>polica ha declarado que segn l el bandido se esconde en los bosques...</p><p>30 En ese momento el doctor Verucci oy una voz que no provena ni del televisor ni de la presentadora, sino de un</p><p>punto indeterminado detrs de su cabeza. La voz dijo:</p><p>Cuentos!Quin es? se sobresalt Verucci. Quin ha hablado?</p><p>35 Es el bandido, no? dijo la locutora sin inmutarse. Mire, estaba escondido detrs de su divn.</p><p>Cuentos repiti la voz, no le voy a decir a usted dnde me escondo...</p><p>El doctor Verucci se levant de golpe, mir hacia donde sala la voz y estall:</p><p>Pero cmo se permite? Y encima armado! Un bandido en mi casa! Cosa de locos!</p><p>Si es usted quien me ha invitado ! dijo el bandido saliendo de su escondrijo.</p><p>Yo? Esta s que es buena... Yo invitando a bandidos a hacerme visitas. [...]</p><p>Sigo con las noticias? pregunt la locutora.</p><p>45 [.] A medida que la locutora de TV continuaba con la lectura de las noticias, la casa de la que el doctor Verucci</p><p>era nico propietario y en la que contaba con permanecer solo y sin ser molestado, iba llenndose de gente de todas clases:</p><p>masas de hambrientos, ejrcitos en marcha, hombres polticos en la tribuna, automovilistas bloqueados por el mal tiempo,</p><p>deportistas entrenndose, tra-50bajadores en huelga , aviones en misin de bombardeo... Voces, gritos, cantos, insultos entodos los idiomas se mezclaban con ruidos, explosiones y estruendo de todas clases.</p><p>Basta! gritaba el doctor Verucci. Traicin! Violacin de domicilio! Basta! Basta!</p><p>55 De repente... el doctor Verucci puso trmino a sus exclamaciones. Acababa de ocurrrsele una idea, pero una</p><p>idea... una de esas ideas que representan con una lucecita que se enciende en la cabeza del Pato Donald o de Supermn.</p><p>El doctor Verucci se acerc a hurtadillas al televisor, sonriendo a los numerosos presentes que lo observaban con</p><p>curiosidad. Con una ltima sonrisa se60 asegur dequenadie pudiera interrumpir su maniobra. Y luego, con un gestobrusco y preciso tac, apag el televisor.</p></li></ul>