of 362/362
Antonio de la Torre Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m. 3

Alfredo Bufano

  • View
    298

  • Download
    3

Embed Size (px)

Text of Alfredo Bufano

  • Antonio de la Torre

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.3

  • ndice

    Tomo IV

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.11

  • 13

    Alfredo Bufano.................................................... 21

    1. La vida ......................................................................23

    II. La obra potica .........................................................30

    Itinerario ................................................................ 30Poesa y plegaria ..................................................... 33La esttica de la sencillez ......................................... 37El poeta y el campo ................................................ 39El poeta civil .......................................................... 45Por tierras de Espaa y frica ................................. 48Retorno y evasin ................................................... 54Despedida .............................................................. 55

    Itinerario potico cuyano .................................... 59

    Evolucin potica de Cuyo ............................................61

    Lo regional y las fuentes literarias ........................... 64La poesa del paisaje de Cuyo ................................. 69

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.13

  • 14

    Antonio de la Torre | Obra en Prosa

    Materia potica ....................................................... 71El poeta y su mundo............................................... 72La poesa ................................................................ 76

    Los poetas de Cuyo .......................................................81

    Mendoza ................................................................ 83San Luis ................................................................. 86San Juan ................................................................. 90

    La influencia de la poesa chilena .................................103

    Ricardo Tudela ..................................................... 108La funcin social .................................................. 111Tudela y la cuyanidad ........................................... 113Tudela, hombre de tierra adentro .......................... 118

    La tierra y sus colores...................................................121

    La fiesta de los viedos ......................................... 136El milagro del vino ............................................... 144Oracin de gracias ................................................ 147El amor ................................................................ 148

    El tema de la montaa.................................................159

    Ramponi .............................................................. 161

    Antonio Esteban Agero .............................................167

    Esencia y poder de la poesa .................................. 171La obra potica de Antonio Esteban Agero ......... 172

    Carlos Guido Escudero poeta de lejanas .....................179

    El contraste con Bufano ....................................... 195

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.14

  • 15

    Obras Completas | Tomo IV

    La poesa de Fernndez Moreno ........................ 201

    I. Poesa nacional .........................................................203

    Evolucin ............................................................. 204Presencia de Fernndez Moreno............................ 205Sueo y vigilia ...................................................... 210Originalidad: tema, idioma, estilo ........................ 212

    II. La poesa de la ciudad .............................................217

    Los motivos urbanos ............................................ 221Solidaridad Melancola ...................................... 226Fidelidad a la ciudad natal .................................... 231

    III. El poeta en el campo .............................................232

    Los rboles, las flores, el agua................................ 237

    IV. El amor, el hogar, el hijo ........................................241

    Romance de Fernndez Moreno ........................... 245

    El poeta Jos Pedroni ........................................ 251

    I. Ubicacin ................................................................253

    II. La sencillez. La vivencia ..........................................257

    III. Vida del poeta .......................................................258

    IV. El poeta de la maternidad ......................................262

    V. El poeta civil ...........................................................269

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.15

  • 16

    Antonio de la Torre | Obra en Prosa

    El rbol contra la angustia ................................. 279

    Tradicin cultural ........................................................281

    El rbol confidente ......................................................282

    El rbol civilizador.......................................................284

    tica y esttica del rbol ..............................................285

    La poesa de la independencia ........................... 287

    Itinerario de mis versos ..................................... 297

    Vida campesina ...........................................................301

    Amanecer en el valle ............................................. 302Poema de la nieve ................................................. 305Romance del pueblito serrano .............................. 306

    La tarde .......................................................................307

    La tarde ................................................................ 307La acequia ............................................................ 308Cancin para la acequia ........................................ 309La siembra ............................................................ 310Partir .................................................................... 311Evocacin de mi padre labrador ........................... 312

    Vientos, pueblos y valles .............................................313

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.16

  • 17

    Obras Completas | Tomo IV

    Viento Zonda ....................................................... 313Tambolar .............................................................. 315Pachaco ................................................................ 315Tudcum................................................................ 316Jchal ................................................................... 317

    Ciudad ........................................................................319

    Esta fue mi ciudad ................................................ 320En este sitio fue .................................................... 320Romance a la higuera de la patria ......................... 322

    El hijo .........................................................................324

    Palabras al hijo ..................................................... 325

    Acotaciones a la poesa buclica ........................ 329

    El mensaje grecolatino .................................................331

    Dos concepciones de la naturaleza ...............................335

    La vida retirada como ideal ..........................................336

    Edgar A. Poe ..................................................... 339

    Vida y poesa ...............................................................349

    Colegio militar ............................................................354

    Premio ........................................................................354

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.17

  • 18

    Antonio de la Torre | Obra en Prosa

    Matrimonio.................................................................355

    Concepcin de la mujer en los poemas de Poe.............360

    Explicacin del cuervo .................................................375

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.18

  • Alfredo Bufano

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.21

  • 1. La vida

    Alfredo R. Bufano naci el 21 de agosto de 1895. Sus padres fue-ron Leandro Bufano y Concepcin de Cristo; l honrado y laborioso,ella dulce y hermosa. El recuerdo de la madre lo acompa a lo largode su vida, sembrndola de sueos y de versos. El poeta nos habla desu ascendencia:

    De heroica estirpe corsa desciendo; hay en mis venassangre de montaeses, de monjes y piratas;slo mi madre. que era ms suave que una nube,puso en mi viejo espritu una azucena plida.

    Amrico Cal1 dice que nuestro poeta naci en Mendoza, en eldepartamento de Guaymalln, y Mara Anglica Cichero de Pellegrino2afirma que vio la luz en Italia, desde donde lo trajeron en paales anuestro pas. Pensamos que donde quiera haya nacido, Alfredo Bufanoes poeta argentino, de lo cual todos nos honramos. En un escritor, laverdadera nacionalidad la imprime el carcter de su obra. Y en estecaso la argentinidad es indudable, mxime si el poeta la confirma ensus versos:

    1 Amrico Cal. Antologa, pg. 72 Mara Anglica Cichero de Pellegrino - Alfredo R. Bufano, pg. 13.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.23

  • 24

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    Nac en Mendoza, la tierraque me da savia y raz...

    En Guaymalln pas el poeta los primeros aos de una infancia denio pobre, de cuyas vivencias se nutrieron sus versos caudalosos. As,por ejemplo, un accidente que puso en peligro su vida motiv unaextraa promesa de su madre, que lo oblig a llevar durante muchotiempo una especie de sayal tosco y oscuro, cuya vestimenta le daba unaire de pequeo San Francisco de Ass. Para quien estudia la obra delpoeta, esta circunstancia tiene una significacin misteriosa, pues esevidente su parentesco espiritual con el autor del Cntico al sol. Enel poema El promesante, Bufano evoca aquel extrao personaje, alu-cinado ya por la soledad y la tristeza:

    Ved a este nio metidoen un sayal franciscano;ojos verdes y remotos,negro pelo alborotado,rostro anguloso y moreno,tan nio y ya tan cansado.

    Anda por caminos luees,se pierde en medio del campo;cuando quiere compaabusca el arroyo y el pjaro,la nube que va y no vuelvea la sombra de algn rbol.

    Los nicos estudios regulares que el pobre muchacho pudo cursaren su vida, fueron los primeros grados de la escuela primaria. El lo hadocumentado con nostalgia: El nio de que os hablo aprendi susprimeras letras en la escuela Vlez Sarsfield de Villa Nueva, distanteuna legua corta de su casa. En sus grandes aulas descubri el simple ymaravilloso secreto de la palabra, en cuyo mundo deslumbrante que-d prisionero para siempre. Tena diez aos cuando termin su tercer

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.24

  • 25

    Obras Completas | Tomo IV

    grado en la escuela inolvidable. Infancia dolorosa, llena de privacionesy de sueos. Con ellos habra de nutrir su canto y su esperanza. Yhabra de alcanzar, no obstante sus escasos estudios oficiales, una con-siderable cultura humanstica y un bien ganado prestigio como profe-sor de literatura en la enseanza media.

    Segn Amrico Cal, su familia permaneci en Guaymalln hasta1908, poca en que se traslad a Buenos Aires para buscar nuevasposibilidades. En la capital portea, como en la andina, tiene queganarse el sustento con sacrificio, en diversos menesteres. El de lus-trabotas parece ser uno de los primeros oficios que ejerci en BuenosAires. Lustrndole los zapatos, conoci a Jos Ingenieros, quien al ver-lo tan lector intuy el porvenir del nio poeta y le regal uno de suslibros con una afectuosa dedicatoria. Su vocacin lo lleva a trabajar enuna librera de la calle Pellegrini, donde por fin puede leer con insacia-ble avidez cuanto tiene a la mano. Conoce al poeta Almafuerte, aquellen de Dios, como le llama Capdevila, y de quien recordaba sabro-sas ancdotas, y a Evaristo Carriego, ya en sus ltimos aos. Se haceamigo de Bartolom Galndez, de Martnez Estrada, de FernndezMoreno, de Rafael de Diego, de Vicente Bove y de otros escritorescontemporneos.

    Como era un idealista, no poda mirar con indiferencia los proble-mas sociales de la poca y, antes de entrar en el melodioso misticismoque llenara gran parte de su obra, estuvo vinculado -segn refiere laSra. de Pellegrino- con la gente de izquierda que luchaba por las rei-vindicaciones obreras de nuestro pas, como Alfredo Palacios, cuyoretrato con dedicatoria conserv durante mucho tiempo. La sed dejusticia social le vendra desde sus sacrificios infantiles para ganarse eldiario sustento y ayudar a su familia. El mismo Bufano lo recuerda, enprrafo que transcribe la mencionada autora: Miro hacia atrs y meveo vendiendo globos de colores en Buenos Aires. O lustrando boti-nes. O gritando en las manifestaciones obreras como un energme-no.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.25

  • 26

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    En Buenos Aires vivi la bohemia de la poca, la divina borracherajuvenil. Viento y trino, llanto y luz. Y amor. Amor, con los ardores y labelleza de la florida edad. En 1917, en el mes de diciembre, publica suprimer libro, El viajero indeciso, editado por la Biblioteca de Poe-tas Jvenes que dirige Bartolom Galndez, su prologuista. Se lo de-dica al Dr. Jos C. Silvani, artista y mdico a quien debo la salvacinde mi carne, y por efecto esta dulce tristeza de seguir viviendo. Se veque Bufano ya andaba mal de salud, circunstancia que lo obligara acambiar de residencia, en busca de un clima ms apropiado para sudolencia.

    Hasta 1923 vive en Buenos Aires. Entonces regresa a Mendoza,despus de haber publicado cinco libros de versos en la capital y tenerotros en ciernes. El sueo, el amor, las algaradas lricas hasta la madru-gada no eran beneficiosos, por cierto, para su naturaleza delicada. Losmdicos aconsejaron el campo si quera salvarse. Y un da, desterradode la pandilla lrica, maltrecho como don Quijote, vuelve a su tierraprovinciana en busca de salud. El sol, el agua, el viento montas, lasoledad, lo curaran. Sobre todo, la soledad y la paz interior. Ellas lohicieron poeta en las tierras de San Rafael, que encarece en esta estrofa:

    San Rafael, San Rafael, oh, tierrade la luz, de la fuerza y la esperanza,y en donde como un pjaro del cielola voz de Dios para los hombres baja.

    El poeta vena de retorno del mundo, a travs de grandes sufri-mientos y desencantos. Lo acompaaban su abnegada mujer y sus hi-jos, su fiel pobreza y su melancola. Haba dejado muchas cosas queridasen el camino. Y muchos sueos frustrados. Slo le quedaba la poesadel recuerdo, y su amor entraable por la tierra mendocina.

    Estando enfermo en Mendoza lo visita un da Jos Ingenieros -depaso por la capital andina- acompaado de Joaqun V. Gonzlez yotros intelectuales. El mismo Bufano narra la entrevista3 : Sent unagran vergenza de mi miseria. Yo no lo conoca oficialmente a Inge-

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.26

  • 27

    Obras Completas | Tomo IV

    nieros. Me dijo: He sabido al llegar a Mendoza que usted estaba en-fermo, y he querido visitarlo. Yo me conmov y le dije: No sabe ustedquin soy. Cmo no voy a saberlo! Siento un gran aprecio por ustedy su obra. Yo insist: Pero usted no me recuerda. Saqu de entre lospocos libros que me quedaban el que l me haba regalado. Se lo mos-tr. Arrug el entrecejo. Evidentemente no recordaba cmo ni cundome haba dado este libro. Yo le dije: Se acuerda de un lustrabotas queusted siempre hallaba leyendo en la Avda. de Mayo? Palideci de gol-pe. Me mir, me abraz con una profunda emocin y vi que sus ojosestaban llenos de lgrimas. S, maestro, soy yo. Yo soy aquel lustrabo-tas.

    En 1926 el ministro Sagarna, gran amigo de escritores y artistas, lodesigna catedrtico en la Escuela Normal de San Rafael de Mendoza,donde a la sazn el poeta desempeaba un modesto cargo administra-tivo en una reparticin oficial. La vida de profesor ahonda su conoci-miento del idioma, y el de los clsicos espaoles. Desde entonces, laactividad docente y el cultivo constante de la poesa seran sus nicaspreocupaciones. Por su propensin a la soledad y su carcter meditativo,conoci la incomprensin de la gente de espritu vulgar y srdido, delos que slo viven para obtener preeminencias sociales o, simplemen-te, para acrecentar sus bienes econmicos. l, en cambio, viva que-mado de anhelos, pensando en la obra inconclusa, en el tiempo fugaz,y en la muerte cercana. Y en la eternidad, con la cual soaba comosuprema salvacin. Su vida, como la de muchos escritores, fue unaincesante cadena de angustias y de agotadores trabajos intelectuales.En pocas de desaliento, su nica ilusin era el encuentro con amigosfraternos. En una carta que me enviara en 1912 me deca: No teimaginas las ganas que tengo de verte. Pero no puedo ir. Sorella Povertme tiene en sus brazos, y no me larga, ni me largar nunca. Moriremospobres, hermanito. Ya no tiene remedio. Yo estoy cada vez ms enreda-

    3 Mara Anglica Cichero de Pellegrino. Alfredo R. Bufano, pg. 68.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.27

  • 28

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    do en las cuartas. Es una vergenza que nosotros suframos estas mise-rias. No tenemos ms venganza que nuestros versos y nuestros sueos,y nuestra risa de nios.

    No es extrao que viviera incomprendido por muchos, aunquetambin admirado por sus congneres espirituales. El poeta suele apa-recer como un ser caprichoso y anrquico, carente de toda disciplina.Cierto es que no tiene la disciplina del hombre comn, interesado enlos bienes materiales, o urgido por otras preocupaciones. Pero viverealmente bajo un orden mucho ms complicado y trascendente, eldel espritu creador. El hombre medio que suele triunfar en la vida detejas abajo, necesita, indispensablemente, de la organizacin puntualde sus actividades para asegurar el logro de sus concretas ambiciones.El poeta, en cambio, da un sentido diferente a la vida. Aspira a laperfeccin moral, a la eternidad por medio de la belleza y la sabidura.Todo lo cual puede elaborarse en un aparente ocio, el ocio fecundo,tan encarecido por Horacio. En realidad, el poeta realiza un esfuerzoinfinito, no visible ni mensurable, durante toda la vida. El mismoBufano se refiere a ello: Esto le prueba, amiga ma -dice en una carta-que si la caudalosa e indeclinable energa que he puesto en mi obrapotica la hubiera aplicado a la industria, sera hoy, sin duda, rey delpetrleo, o de los abrelatas, o de los calamares sin tinta. Ah!, pero yoprefiero mi pobreza actual, y mi alma, y mi amor por todo lo crea-do4 .

    El reino del poeta es el del ensueo, cosa que no entenderan jamslos hombres mediocres, los usureros de la pequea felicidad. En unaestrofa Bufano nos habla del sentido y de la justificacin de su vivir:

    Toda la vida se me va en un sueoque no he de ver hecho palabra un da.Y sin embargo sueo todava,pues si mi vida es algo es porque sueo!

    4 Mara Anglica Cichero de Pellegrino. pg. 36.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.28

  • 29

    Obras Completas | Tomo IV

    Para quien vive el culto del amor y suea con la belleza suprema yla justicia, no tiene sentido el despotismo poltico. El despotismo esinfamia pura afirma en Jerarqua de la libertad -libro iniciado en1940 y publicado en 1945- en cuyo exordio aclara: En los aos 1940y 1941, cuando las hordas monstruosas del nazifascismo amenazabandominar el mundo, yo no encontr forma mejor de aplazar mi angus-tia y dar vuelo a mi esperanza que escribir este libro5 . Hablaba con lavoz del hombre argentino, del hombre que se ha nutrido de libertad, yque no sabe vivir sin ella. Por eso recalca en esas mismas pginas: Estelibro es mi nfima contribucin a esa lucha, por cuya razn lo dedicocon todas las fuerzas de mi fe, de mi angustia, de mi alegra y miesperanza a todos los que han muerto en defensa de la libertad y a losque todava, de un modo u otro, siguen luchando por ella en todas laslatitudes del mundo6 .

    Claro, en la poca del despotismo que vivi nuestro pas por aque-llos aos, tal manera de pensar poda ser peligrosa. Y el profesor conveinte aos de labor y con obra fecunda, fue dejado cesante de susctedras en 1947. Como su medio de vida era la enseanza oficial, l ysu familia se vieron privados en forma imprevista de los recursos msindispensables para vivir. Y no slo qued en extrema pobreza, sinoque tuvo que abandonar sus tierras de San Rafael para trasladarse aBuenos Aires en busca de nuevos horizontes. Lo peor que se hizoconmigo -dice sobre este punto el poeta- no fue privarme de mis cte-dras sino desarraigarme de mi tierra, lejos de la cual todo es exilio param aunque viva en mi patria. Claro que para l era preferible ese des-tierro que la claudicacin de sus ideales, como lo reafirma con estaspalabras: Pero lo fundamental es vivir y morir con honor. Es lo queyo hago. Ni mis hijos, ni mis amigos, ni mi pas, tendrn que avergon-zarse de m7 .

    5 Alfredo Bufano. Jerarqua dc la Libertad, pg. 13.6 Alfredo Bufano. Jerarqua dc la Libertad, pg. 11.7 Mara Anglica Cichero de Pellegrino. pg. 148.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.29

  • 30

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    El incentivo de un viaje por Europa lo reanima de su angustia.Conoce tierras de Espaa, de Portugal y de frica. Las canta con ad-miracin. La ausencia le agranda la imagen de su tierra mendocina,frecuentemente recordada en sus poemas de viajero. En el largo peri-plo, mientras evoca las sombras histricas, los nmenes del tiempo enlos viejos pases, realiza exposiciones de libros en Espaa y da confe-rencias, y escribe artculos para La Prensa de Buenos Aires. De susviajes compone dos libros: Junto a las verdes ras y Marruecos.Este ltimo apareci despus de su muerte.

    Alucinado de visiones maravillosas retorna al pas. Trae un grancansancio. Le duele la dictadura espaola y el sacrificio de Garca Lorca.En nuestra patria no haban cambiado las cosas. El peregrino mirabacon ojos casi vegetales la inmensidad de nuestros campos, nicos en elmundo y se sinti de pronto remozado, acariciando proyectos e ilusio-nes, como en sus mejores aos.

    Y volvi a Cuyo; encendise de nuevo con los soles andinos; dialo-g con los lamos y con los pjaros. Y con la soledad. Pero en la dobleemocin de aquel encuentro, ya senta el dolor de la despedida. Estavez para siempre. En San Rafael, la tierra que lo haba curado un da,muri el 31 de octubre de 1950.

    II. La obra potica

    Itinerario

    Aunque en un poeta interesa ms que la propia vida la obra litera-ria, o sea la vida de su espritu, hemos comenzado por referir la biogra-fa de Bufano, porque en el caso de este escritor, su poesa, especialmentesu temtica, es un trasunto de su vida personal. Sus vivencias, sus en-sueos, sus dolores, sus experiencias todas, estn reflejadas en sus ver-sos.

    Esta antologa est organizada en base a los temas principales que anuestro juicio ha tratado con mayor asiduidad nuestro poeta, y queson: el hogar, el amor y la tristeza, el campo, el sentimiento religioso,

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.30

  • 31

    Obras Completas | Tomo IV

    las estampas y las figuras, el mundo de los nios, la poesa civil y lascoplas que incluyen una temtica ms libre. Dentro de cada tema apa-recen los poemas siguiendo el orden de publicacin de los libros y conindicacin del libro de donde se ha elegido el poema.

    Componer la antologa de un poeta de obra tan vasta, diversa eirregular, es grave compromiso, pues resulta difcil elegir con ecuani-midad esttica entre tan abundante y vario material. Por otra parte,toda antologa ofrece dificultades y todo antlogo es falible. No obs-tante haber puesto la mejor buena voluntad y un leal cario en milabor, ella puede adolecer de deficiencias -muy humanas por cierto-para las cuales pido comprensin.

    Dejo constancia de mi gratitud al poeta Amrico Cal, por haber-me facilitado generosamente varios libros de Bufano muy difciles deconseguir, como, asimismo, el haberme remitido copias de poemas deun ejemplar cuyo nico poseedor no se arriesgaba a ponerlo en otrasmanos.

    El primer libro de Bufano, El Viajero Indeciso, aparecido en 1917,anunciaba una voz original. No era fcil distinguirse por entonces:Leopoldo Lugones, fecundo y polifnico, dominaba el Olimpo; Enri-que Banchs haba llenado con nuevos zumos los viejos odres de lalengua; Evaristo Carriego, muerto en 1912, transmita an el dolor delas vidas humildes; Fernndez Moreno era la fuerte revelacin de 1915,con Las iniciales del misal, que aportaba la poesa de Buenos Aires,haciendo de lo sencillo, lo vulgar y lo prosaico, verdaderos primoresde belleza; Arturo Capdevilla haba estremecido el ambiente con lafuerza trgica de su Melpmene, y Alfonsina Storni velaba en sutolvanera de luz y de ansiedad la herida de Eros y Minerva.

    No era fcil distinguirse, por cierto. Pero El Viajero Indeciso,donde ya aparece el tema de Dios, completa, con Canciones de micasa, aparecido dos aos despus, la presencia de un noble poeta,todava en agraz. En este ltimo libro se refleja la emocin del vivircotidiano, y despunta ya un sentimiento religioso, acentuado en Misade Rquiem, de 1920, en el que llora la muerte de la madre. El senti-miento religioso de Bufano se expresa en El Huerto de los Olivos de

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.31

  • 32

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    1923, como el temor de perder a Dios por el amor y la belleza de lamujer. La carne transida se alimentar, desde entonces, con una irre-mediable tristeza. La enfermedad agudizara esta trizadura de misticis-mo, que despus de expresarse en El reino alucinante, libro aparecidoen 1929, pero iniciado diez aos antes, tendra su ms expresivamilitancia en Laudes de Cristo Rey (1933), Los collados eternos(1934) y Tiempos de creer, de 1943. Alfredo Bufano ofrece conestos temas un valioso aporte a la poesa argentina, que tiene en su lirauna entonacin vibrante y valerosa, como en Tiempos de creer, quelo distingue con relieves propios entre los cultores del gnero. Un ejem-plo:

    Creo en ti porque un da levantars la diestray ya no habr en el mundo ni crmenes, ni dspotas,ni pueblos sojuzgados, ni razas perseguidas,ni naciones que ululan de oprobio y de ignominia.

    La otra vertiente temtica de Bufano, adems del sentimiento reli-gioso, es la poesa del campo, en la que se bifurca, paralelamente, sufecunda vena lrica. Tiene comienzo en Poemas de Provincia, libroaparecido en1922, que el poeta dedica al pueblo de Adrogu. En lvemos las primeras notas de color paisajstico, la imagen de la prima-vera y la dulce pagana que habra de caracterizarlo luego. De este librose ha tomado la estrofa que hay grabada en su tumba y que reza:

    Por eso cuando sea eternidadponed mis huesos en el campo en flor,y en una piedra tosca esta inscripcin grabad:Pacta, sembrador y poblador.

    Poemas de Cuyo, publicado en 1925, inicia en Bufano la temti-ca del paisaje de Cuyo, que habra de frecuentar constantemente hastasus ltimas producciones en verso. En Tierra de Huarpes, 1926,registra casi todas las notas del paisaje mendocino, especialmente las

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.32

  • 33

    Obras Completas | Tomo IV

    de la zona sur de la provincia. Habra de continuar, por este camino,en Poemas de las tierras puntanas, aparecido en 1936 y enDitirambos y romances de Cuyo, publicado al ao siguiente. En lacoleccin que de sus motivos regionales public en 1940 el gobiernode Mendoza, se incrementa el conjunto de los motivos que tan insis-tentemente tratara el poeta: escenas y paisajes, los pueblos, el agua, lasfiguras, la nieve; romances histricos, las danzas, los patios, las nochesy los das, y el elogio del gringo. Luego habra de agregar a este acervosu mayor esfuerzo lrico, Mendoza la de mi canto, publicado enhermosa edicin en 1943.

    Los temas de los nios, que tan admirablemente realizara, los ha-llamos especialmente en Poemas para los nios de las ciudades, de1935, y en Infancia bajo la luna, aparecido en 1945.

    La poesa civil, enlaza los temas religiosos de Tiempos de creercon su magnfica Elega de un soldado muerto por la libertad, de1950.

    Las coplas que compusiera estn reunidas en Charfango, publi-cado en 1946; su preceptiva esttica figura en el primer poema deColinas del alto viento, aparecido en 1943, uno de sus libros msfinos e intensos.

    Y sus visiones de viajero, en Junto a las verdes ras, de 1950,donde rene sus apuntes lricos de Galicia, encabezados por un mag-nfico soneto a Rosala de Castro, digno de ella y de l. En Marrue-cos, publicado en1951, despus de su muerte, figuran sus visiones defrica, penetrantes, giles, lricas.

    Poesa y plegaria

    Alfredo Bufano es un poeta efusivo y cordial; se expide con pala-bras armoniosas y sencillas, con moroso deleite, acerca de las cosas delcontorno y de los motivos esenciales de su vida interior. Y como es uncontemplativo y un sentimental, la naturaleza le sirve de soporte paraexplicar su alma y su asombro cotidiano. En Bufano, el hombre no

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.33

  • 34

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    desaparece ni se excluye en el poeta; al contrario, uno y otro se com-plementan y se perfeccionan. Y como es un temperamento religioso,sus poemas tienen algo de plegaria, ese calor santo de que habla Keats,esa tensin espiritual que advierte Bremond en la esencia potica.

    Muchos de sus poemas son antfonas y aleluyas, canciones sin arti-ficio que expresan el gozo de su corazn ante la armona fraterna de lascosas. Nosotros le encontramos un parentesco con San Francisco deAss: hay en l un ingenuo pantesmo lrico, un fraternizar con lascosas y los seres infinitos de Dios, como si todo cantara en una mismalengua universal. Por eso los temas eglgicos del campo y de la tristezahan sido los ms adecuados para la expresin de su ternura efusiva y desu religiosidad.

    Bufano enumera las cosas de la tierra, ante cuyo misterio se asom-bra y se deleita. No analiza la realidad, ontolgicamente, sino que lanombra con alusiones y referencias a su estado de nimo. Sus versosnos reconcilian con el mundo y con la vida, porque en ellos encontra-remos la paz y la conformidad con el destino humano. Nos hablaunciosamente de la eternidad a travs de la muerte. Y por sobre suangustia de hombre agradece el amor y el dolor, y agradece a sus ojosporque pueden mirar tanta belleza, y a sus manos sensibles porquesaben acariciar las formas de la vida:

    Gracias, Dios mo, por haberme dadoestos ojos que ven tanta belleza;por mi boca, Seor, que besa y reza,y por mi corazn resucitado.

    Gracias, Seor, por estas manos mas,que se hunden en las aguas rumorosas;por esta clara sucesin de dasque entreabre el sol, como a silvestres rosas.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.34

  • 35

    Obras Completas | Tomo IV

    Podr decirse que Bufano no es precisamente un mstico; pero tie-ne un acendrado sentimiento religioso que se trasunta en numerosospoemas y le presta una particular actitud ante la vida. Consecuenciadel sentimiento religioso es su humildad, su reiterada alabanza de lanaturaleza como obra de Dios, y el ver en los seres y en las cosas lamanifestacin plena de la divinidad. Un amor exultante, un perma-nente asombro ante el milagro, inspira sus poemas y su devocin aCristo:

    Razn de amor es la que a ti me lleva,y no el miedo, Seor, de tu castigo.

    Podra argirse que para ser mstico aparece demasiado envueltoentre las galas de la naturaleza, de cuyos colores vive enamorado y enpermanente regodeo. Trasunta, as, ese pantesmo suave que LeopoldoLugones vea en San Francisco de Ass, al comentar Gracia Plena, dePedroni. No alcanz Bufano el vuelo mstico ni el lenguaje de Juan dela Cruz, ni el de Teresa, cuando stos dialogan con la divinidad, en laatmsfera rara y luminosa del xtasis. Hablan con Dios directamente.En Bufano se advierten las reminiscencias literarias, y la percepcin deDios slo a travs de sus maravillosas creaciones:

    Cuando miro los cielos que formaste,las estrellas remotas y la lunay las bestias del campo que una a una .de la asolada tierra levantaste...

    El verso de Bufano naci titubeante y fue depurndose con el co-rrer del tiempo. Generalmente es de corte clsico, no obstante las in-fluencias modernistas de los primeros libros. Los ecos del Siglo de Oro-Fray Luis de Len, Garcilaso- Manrique, el Marqus de Santillana yel sabroso Berceo, resuenan en su lira. Sobre todo en su obra de madu-rez y de su ltima poca. Por ejemplo en la primera parte de Colinasdel alto viento. Aunque se nutre con viejas esencias, su idioma es

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.35

  • 36

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    actual y sus enfoques, personales. Bufano es un poeta americano yargentino. Y en su mejor cosecha, cuyano, sin que esta connotacin loinhiba de lo universal.

    A veces, por lo fervoroso y exuberante, nos trae el recuerdo de Sal-vador Rueda, aquel poeta andaluz, arrebatado y colorista, que muriciego y melanclico sobre la tierra alegre que cantara. Y nos ha venidoa las mientes esta referencia porque Bufano se regodea frecuentementecon la enumeracin polcroma y polifnica, a veces a despecho de lapoesa misma. Pero pronto se salva de lo fcil y circunstancial y seremonta hacia otras zonas menos espejeantes y ms delicadas, a lascuales no llegaba el lrico espaol, porque careca del sentimiento reli-gioso de nuestro poeta.

    Bufano emplea las formas clsicas, el romance, la copla y el sone-to... No se esfuerza en las rimas difciles, ni le preocupan las novedadesde la tcnica de los poetas de vanguardia. Slo persigue la claridad, laemocin y la armona verbal. En ellas transparece la sencillez de sucorazn comunicativo y la conformidad cristiana de su vida. Aunquea veces se rompa, al sentir la furia sagrada de Tirteo, cuando es poetacivil.

    Se ve que nuestro poeta ha ledo con uncin a Antonio Machado.Claro que no tiene, como el espaol, el sentimiento trgico de la tierray del dolor del hombre. No le duele tanto el porvenir de su patria, nole pesa el recuerdo del amor, ni sufre como aqul el quebranto civil desu pueblo, agobiado de tradiciones y sediento de libertad. Machado esun poeta civil, angustiado, un alto poeta filsofo. Su tema principal esel dolor del tiempo, la angustia de su patria y la punzada lrica. Elnuestro, en cambio, es el poeta confidencial de sus visiones y de susesperanzas. Claro que el ambiente de ambos es muy diferente; la dife-rencia histrica y temporal que media entre Europa y Amrica. Losagostados campos de Castilla en uno, y los amplios valles de Mendoza,alabados de acequias y de lamos, en el otro. El canto de Bufano reflejalas amplias visiones de una tierra nueva, abierta jubilosamente al por-

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.36

  • 37

    Obras Completas | Tomo IV

    venir. En sntesis, los temas de Bufano son el reflejo de su vida, eltrasunto de sus amores, el hogar, el campo, la patria, la libertad, y lacita cotidiana con Dios.

    La esttica de la sencillez

    Su esttica es la esttica de la sencillez y de la espontaneidad. As essu temtica. En el poema inicial del libro Colinas del alto viento nosla explica. De l entresacamos lo ms til para la comprensin de sumodalidad potica:

    Sea la claridad tu ms firme camino...de nada han de valerte mucho seso y buen tinosi es la palabra brozna, si es el decir ladino.Puros, lmpidos, castos: sintaxis, verso y vino!

    Ya hemos dicho que no le interesa lo novedoso de las modas litera-rias, sino la sencillez. Por eso alude a los movimientos renovadores delas escuelas poticas de nuestro pas, que all por 1922 surgieron conel nombre de la nueva sensibilidad, y que l soslayara con valenta.

    Muchos un da holgronse en decir raras cosas;ahogbanlas, hacanlas de intento tenebrosas.Nadie las entenda, nadie halllas sabrosas.yo sigo prefiriendo la beldad de las rosas!

    En los cnones consagrados por el tiempo, Bufano cantaba lo suyo,lo que le rodeaba en la vida exterior y lo que le rebulla acuciosamentepor dentro, todo lo cual iba conformando su personalidad literaria.

    As logr mi verso, da a da labradopor mi sufrir ceido, con mi sangre regado.En l di lo que a m por Dios furame dado.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.37

  • 38

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    Su originalidad es esa. Ser sencillo y humilde, cristiano y efusivo.Se abrevaba en los manantiales de su lengua materna, en los de supatria y de su tiempo. Ya lo dijo Machado: la poesa es la palabraesencial en el tiempo.

    Su mejor leccin es la del trabajo. Enfermo y abatido, en pobreza yadversidad, Bufano trabajaba cotidianamente con paciencia de bene-dictino. Su maestra fue el agua. Acaso por haberla contemplado y can-tado tantas veces, en su retiro de San Rafael, el agua fue su musa y sumaestra, tanto en el gay cantar como en el vivir.

    Sea tu ejemplo el agua tenaz y labradora:ella eriales fecunda, duras piedras labora,mueve recios molinos, canta, murmura, llora.Empero, nunca he hallado ms humilde seora!

    Bufano vivi en vigilia permanente. Y no creamos que estaba con-forme con su destino, ni con sus realizaciones literarias. Como artistaverdadero sufra al comparar la obra realizada con la que le inspiraransus anhelos de poeta. Muchas veces sentase desolado. No slo porquecrea malograda su obra, sino su propio destino. En su poema Elegade la vida intil dice:

    Pude ser, y no fui; quiero ser, y no soy;y as siempre. Mi vida no fue ms que el reversode lo soado. Apenas si logr algn minutoser el que quise. Apenas si cautiv en mi versoesta mi pobre alma remota y fugitiva.Lo dems fue una torre de plumas en el viento

    Hermosa leccin de hombre y de poeta, raz de su humildad.Le repugnaba, como al autor de Campos de Castilla, el hermetis-

    mo deliberado de algunos poetas. Caudaloso el verso, evidente lo epi-sdico, Bufano es un poeta humano, sin complicaciones ni torturas;tena -l lo ha recordado- algo de labriego. Y mucho de hombre del

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.38

  • 39

    Obras Completas | Tomo IV

    Renacimiento: elegancia, individualismo, frenes de belleza y, a veces,de orgullo. Mi vida es un remanso de agua fresca, deca. Y en reali-dad tena alma de nio. Y altas quimeras de poeta.

    El poeta es un descubridor de realidades subyacentes en la realidadde los hombres comunes. Ms que un espectador pasivo es un almacreadora y al mismo tiempo contemplativa. La condicin primordialde los poetas es vivir desdoblndose, que es un doble dolor y un doblegozo al mismo tiempo. A fuerza de vivir en ambos mundos, el poetaalcanza la ms alta sabidura, aunque aparente vivir como sonmbulo,como un nio perdido en un bosque.

    El poeta no tiene, como el filsofo, una imagen previa y acabadadel mundo y de las cosas, sino que, sin relacin anterior, el contorno ylas emociones ingresan a su alma. El poeta se gua por el sentimiento yla intuicin y acaba apoderndose de la realidad y siendo el dueo delmundo por medio de la imaginacin. El ms desvalido, el ms inerme,el ms frgil de los hombres es el poeta, pero acaba siendo el ms ricode los hombres. Porque su patrimonio es infinito y propio: el ensueoy el recuerdo.

    El poeta y el campo

    Para que la naturaleza, que es la media palabra en el arte, se hagapoesa es necesario recrearla hacindola materia esttica por medio dela inspiracin. El gran problema del poeta es el campo. Diramos quela gran aventura de todo poeta es el tema del campo. Especialmente ladescripcin. Acaso por su aparente facilidad. Todo turista -y hay mu-chos poetas turistas- cree sentirse inspirado y capaz de describirlo. Peroslo los grandes, Virgilio, o Fray Luis de Len, o Machado -para citarslo tres nombres- alcanzan ese milagro. Porque el tema del campoincluye el tema del cosmos. El campo confronta con la soledad y conel tiempo, y por consiguiente con la idea de la eternidad, con la razontolgica. Es en la soledad campesina donde el hombre deja de vivirentre espejos, dice Machado. Los espejos representan la vida artificiosa,compleja y mecanizada del hombre urbano prisionero entre sus inven-

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.39

  • 40

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    tos, atormentado por las guerrillas de su alma contradictoria, entriste-cido por hbitos tenaces y trabajos estriles, desde el punto de vistaespiritual. Qu queda de tan afanosa y esforzada carrera? El hombrede las urbes vive generalmente perseguido, vigilado de espejos, querepiten el mimetismo de sus vanidades. En esta angustia -que no todossienten- quiere demorarse a la orilla de un arroyo, junto a un rbol.Las ms de las veces falta la serenidad, la lucidez, el gusto. Y la cuartadimensin temporal, el huelgo, como dice Unamuno.

    El campo es el remanso en el tiempo. En l puede sentirse el latidocsmico y el de nuestra propia alma. Acaso el rbol, que es milagro delos das, puede ensearnos a vivir con la alegra suficiente que a noso-tros nos falta. El amante de la naturaleza -ha dicho Emerson- es aquelque ha mantenido el espritu de la infancia. O sea que puede sentirse-sin notarlo- parte del todo que nos circunda: rbol, piedra, cielo,tierra y agua. Y sentir la soledad melodiosa y el ansia de libertad parahablar con Dios tranquilamente.

    Bufano viva un sentimiento religioso esencial, que estaba ceidode suave pantesmo. Esta es la nota persistente de su poesa entre lastres o cuatro direcciones en que se bifurca. No se conforma con descri-bir la naturaleza, sino que, al hacerlo, entrev en ella el milagro delSupremo Hacedor. Aunque parezca contradictorio, hay en l unpantesmo dulce y melanclico, teido de mansedumbre franciscana.rbol, piedra, cielo y agua, son los hermanos de nuestro poeta. Conellos dialoga en su retiro de San Rafael, acerca del misterio de la muer-te, del gozoso dolor de vivir y de cantar.

    Para comprender el proceso espiritual de Alfredo Bufano, pense-mos que estuvo al borde de la muerte en Buenos Aires, donde habadejado pedazos de su vida y acaso lo mejor de sus sueos; pensemosque vena atribulado, enfermo y pobre; que iba a recomenzar su vida,sin ms recursos que su corazn iluminado. El campo de San Rafael loacoge como una madre al hijo enfermo, arrepentido de haberse dado ala tolvanera de la literatura, del amor y la amistad. En su bello sonetoVida Retirada, expresa su conformidad feliz con el ambiente campe-sino despus de su retorno.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.40

  • 41

    Obras Completas | Tomo IV

    Qudate t con la ciudad deicidacon el petrleo y la literatura;Djame a m esta vida simple y pura,llena de Dios cual toda mejor vida.

    Qudate t con la palabra duray el agrio gesto de la faz manida.Djame a m la tez toda curtidade sol, y la palabra de ternura.

    A ti el brebaje, el odio y el veneno,a m el amor en valle florecido,el agua, el ave, y el dormir sereno.

    A ti el hombre en demonio convertido,a ti este corazn fraterno y bueno,de la paz, del silencio y del olvido.

    El poeta tena muchas cosas que olvidar. Y las olvidaba paulatina-mente entre los regatos de Cuyo, a la sombra de sus montaas, leyen-do a Garcilaso y a Fray Luis, y a los msticos italianos. En realidad,estaba en su mundo. Porque en estas pocas de estridencias y de peli-gro universal, la soledad campesina lo tonificaba. En ella poda sentir-se seguro e identificado con la belleza ideal. Los sentimientos religiososque llevaba nuestro poeta, por ascendencia racial y cultivada vocacin,daban pbulo a esa dulce manera de hablar con el paisaje que le escaracterstica. Todo lo vea ordenado por la mano sapiente del Crea-dor:

    Vias de brazos prdigos y opimos,multiformes, vivaces y olorosos;a Dios os dais en vuestras prodigiosasconstelaciones de hojas y racimos.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.41

  • 42

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    Duraznero florido, emocin clara,nieve olorosa de la Primavera,te miro como un nio que miraraun prodigio de Dios por vez primera.

    Aunque describiera las parras, nunca cant a Baco. Las saturnaliasgriegas estaban muy lejos de su espritu. Bufano vena de Virgilio porla senda de San Francisco y de Fray Luis de Len. A veces ve el paisajea travs de morosas sedimentaciones literarias y anhelos de msticacompenetracin. Buscaba la hermandad csmica de la naturaleza: eraun contemplativo ingenuo, ms que un filsofo. Pero al trazar la lneay reflejar el color, e imitar la eufona de la naturaleza en la onomatopeyade su verso, y regodearse con la luz y con el viento, no cejaba en suintento de encontrar respuesta a las gran-des preguntas metafsicas.Estaba agradecido a esa tierra de Cuyo que le haba curado los malesdel cuerpo y del alma. Por eso dice:

    Aquel que tenga el alma entristecidaa estos mis valles venga. Encantadores,y habr de verla pronto renacida

    Aunque a veces nos recuerda a Garcilaso por la suave sonoridad dealgunos endecaslabos, su canto carece del nfasis melanclico delmundo renacentista, y se acerca al orbe de los romnticos por va delmodernismo, cuyos ecos an resuenan en sus melanclicos versos. Yadijimos que en el poeta mendocino el canto es, ante todo, plegaria. Atravs de ella, como en una liturgia, canta a la naturaleza:

    Seor. cul es la tierra que enamoraen toda edad, sino la tierra ma?Verde gracia de verdes en el albagracia de luz en las montaas lmpidas,madura gracia de las tardes hondasgracia de oro de la noche altsima,

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.42

  • 43

    Obras Completas | Tomo IV

    gracia tuya en el cielo y en la tierra,en el agua, en el viento y en la brizna,y en este corazn que as te nombratrmulo de ternura y de rodillas.

    Podr decirse que esta es una poesa llena de reminiscencias, questa es una manera convencional, indirecta, de ver el campo. S; peroes la manera como lo ve Bufano, transido y fervoroso. Es cierto aque-llo de Amiel de que el paisaje es un estado de alma, y que las cosasestn en nosotros tanto como en ellas mismas. Y el arte del poeta con-siste en realizar una verdadera destilacin de las imgenes y las viven-cias, a travs de su sensibilidad. Si lo hace as es sincero y, porconsiguiente, original. A Bufano no puede discutrsele su particularmanera de cantar el paisaje de Cuyo; su actitud potica es tempera-mental, diramos. En Tierra de huarpes, Presencia de Cuyo,Mendoza la de mi canto, late su alma efusiva. La conformidad conla vida, en blandura de agua; es una actitud muy suya, por otra parte.Se refugia en la soledad de su paisaje, seguro, como el pjaro en sunido. Lo confirma su poemita Huerto, que aparece en Mendoza lade mi canto:

    En este bblico huertodonde vivo en soledad,me acuerdo de la ciudadcomo de un amor ya muerto.

    Amor hondo es amor nuevoy no hacia cosa maniday el gran amor de mi vidaes esta vida que llevo.

    Habremos de reconocer en Bufano una vigorosa paleta para descri-bir paisajes, pueblos y figuras de la tierra cuyana. Si no fue el primeroen inspirarse en esa regin, ha sido el ms caudaloso de sus intrpretesen verso. A Bufano, creo que lo dijimos, la naturaleza se le ofrece como

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.43

  • 44

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    un don inmerecido del Creador. Un ejemplo es el poema Ditirambode la primavera cuyana, en la que con exceso enumerativo, describelas plantas, la fauna y todas las gracias de su querida tierra:

    Verde gracia de verdes en el alba,gracia de luz en las maanas lmpidas...

    En un estudio que el profesor Arango ha efectuado acerca de loscolores en la poesa de Bufano, destaca la preponderancia del verde,del azul y del rojo, con valor estilstico, y del adjetivo que Arangollama de carcter dimensional, como eptesis reforzativa de su propen-sin mstica, sin ser realmente un poeta mstico, ni an en los Colla-dos Eternos, ni en los Laudes de Cristo Rey.

    Bufano es el ms colorista de los poetas de Cuyo; usa eptetosreforzativos del color como blanco lirio, albo lirio, blanco cirio,o usa colores paradojales, lo que nos recuerda a algunos modernistascomo Herrera y Reissig. He aqu, como una muestra del cromatismode Bufano, esta insistencia sobre el verde:

    Verdes las villas, verdes los pinares,verdes los valles y las vegas luees,verdes los cebadales opulentos,verde el trigal que en claro verde hierve...

    En su larga obra, fiel a la tierra mendocina, hallamos pginas comosta:

    Valle de Uspallata,erizado de cumbres de plata.

    Que en la tarde puravoluptuosamente cien tu cintura.

    Valle de Uspallata, donde el sol, rendido,de andar por las sierras, se queda dormido.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.44

  • 45

    Obras Completas | Tomo IV

    Valle de oro y cielo, donde la vistaest entre las cumbres tan bien encendida.

    Y es tan pura, tan grave y tan fuerte,que por ms que ronde no halla la muerte.

    Es curioso. La idea de la muerte persiste en Bufano a travs de suobra. Puerilmente l se protege de ella entre los rboles, como un niohuyendo de una fiera. Es que tiene presente el peligro que vivi en laciudad y manifiesta su gratitud a los campos donde recobr la fortale-za y renov su aliento.

    Era, evidentemente, un nio grande: se alegraba con cualquier cosay pasaba de los estados melanclicos de profunda depresin a los dejbilo alocado. Tena la volubilidad de los nios. En una carta medeca: Nuestra nica felicidad es lo poco que nos queda de la infan-cia. Llevaba dentro un nio triste y solitario.

    El poeta civil

    Pero no siempre la luz de los paisajes est tamizada de melancola,ni la dulce congoja curva las ramas de los rboles, ni en los hondoscrepsculos revuelan las tibias campanadas. Bufano siente el latidouniversal de la vida, la presencia del hombre millonario de hombres,que sufre injusticias, o que trabaja por la grandeza comn. Entonceshabla el poeta civil. Canta al gringo, en el da de la recoleccin de losfrutos de su tierra mendocina:

    Hoy que mi tierra danza coronada de pmpanosy que la vid proclama su opulencia triunfal,hoy que todos los hierros de pujanza y labranzaa los cielos elevan su gran himno de paz;con voz de tierra y agua y de surcos abiertosdir mi canto fraternalen el que corre sangre huarpey castellana a la par,

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.45

  • 46

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    y ms que india y espaolaclida sangre universal.

    El poeta saluda fraternalmente a todos los inmigrantes que llega-ron a nuestro pas, desmesurados de sueos o de ambiciones, y labra-ron la tierra contribuyendo a nuestro progreso material y espiritual.Con la entonacin civil de Rubn Daro en su Canto a la Argentina,el poeta cuyano canta a su Mendoza, prolfica y magnfica, y agradeceel concurso de todos los hombres de buena voluntad:

    Gracias, por lo que habis dejado en nuestra tierra,por juntar vuestro afn y nuestro afn,por unir vuestros brazos a los nuestros,y hacer lo que hemos hecho: fuerte patria inmortal,abierta para todas las criaturas del mundo,muda para pedir, inmensa para dar.

    Por un momento nos recuerda el mpetu de Olegario V. Andrade,cantor del entusiasmo fraternal de nuestras patrias de concordia, don-de los hombres de la vieja Europa mitigan su hambre de pan y de pazen las tierras de Amrica, donde llega la luz de Prometeo.

    Entramos en las zonas de otros grandes espritus -Emerson oWhitman- filsofos y poetas de la democracia americana. Es un nuevoBufano, de obra breve pero no menos interesante que la de sus temashabituales.

    Cuando el mundo enloqueci por la ltima guerra, nuestro poetasiente una infinita desesperanza. l tambin haba credo en los sueosy en las utopas humanitarias del siglo XIX, y de pronto todo se de-rrumba. El hombre es el ms cruel, el ms absurdo de los seres. Nadapuede justificar tanta crueldad, tan intil odio del hombre contra suhermano. Entonces, escribe su admirable Elega de un soldado muer-to por la libertad, quien se levanta de la tumba y dice:

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.46

  • 47

    Obras Completas | Tomo IV

    Yo era feliz. Poda no serlosi slo tena veinte aosy en m retozaba la alegra de los recentales?Poda no serlo si yo viva en mi patria,si hunda mi arado en su gleba,si beba el agua de sus arroyuelosy miraba sus constelaciones?Cmo dormir? Cmo encontrar sosiego?Insomne desde aqu, pavorosamente insomnecon los ojos acusadores de mi eternidadsigo viendo a los hombres transformados en chacales.Ululan en la noche como vientos diablicos;persiguen, ahorcan, matan despiadadamente;se priva de su patria a los indefensos;se hace escarnio y ludibrio de las ideas;se entronizan mendaces y perjuros;medran aduladores y lacayos.

    Hay naciones que alientan y ejecutanlos mismos tenebrosos designiosque hasta ayer combatieron con nosotros;se sigue sojuzgando a los puebloscon las ms viles artimaas;en infames mazmorras agonizanvenerables pastorescuyo nico crimen es su encendido amorpor aqul que nos dijo:Yo soy el camino, la Verdad y la Vida...Cmo dormir? Cmo encontrar sosiego?Dadme, Seor, una segunda muerte,porque la que me diste no me alcanzapara no ver la infamia y la ignominiaque profanan la tierra que me cubre!...

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.47

  • 48

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    No era Bufano solamente un poeta dulce y melanclico, ni un pai-sajista enamorado del color, ni un intimista sentimental. Amaba losvalores fundamentales de la vida: la dignidad humana, la inteligenciay la libertad. Elega de un soldado muerto por la libertad, Tiempode creer y sus versos de inmigrante son un claro testimonio.

    Por tierras de Espaa y frica

    Ya en la parte biogrfica dijimos que el despotismo hace que elpoeta abandone la tierra de su canto, Mendoza, donde era profesor.Los adulones de la dictadura no le perdonan su amor a la libertad, suvoz de hombre americano y democrtico. Al destituirlo de sus cte-dras, tiene que desarraigarse de San Rafael, el valle de sus ensueos,donde encontrara la salud y la felicidad. El incentivo de un viaje porEuropa lo reanima. Parte con la tristeza profunda de haber abandona-do sus lares. Enmudecer -dijo un da-. Pero cuando el paisaje hechocanto se adentra en el poeta, hecho sustancia esttica, no se abandonanunca. Nos seguir cantando, por dentro, como el recuerdo de unamujer amada. Y el poeta peregrino no podr olvidar sus valles, su ho-gar montas, sus amigos fraternos. El canto lo acompaa, que can-tando la pena, la pena se olvida, como dice Manuel Machado.

    Bufano va al encuentro de nuevas vivencias, todo ansia, todo ar-dor, sensacin pura -como en el verso de Daro- y con un gran dolorjerarquizado. Frente a los pueblos antaones de Espaa, de Portugal yde frica, Bufano se rene con las sombras de la historia, con losnmenes de otros tiempos y de otros paisajes:

    Por enjutas calles viejascamino por caminar;sombras que yo slo veome vienen a acompaar.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.48

  • 49

    Obras Completas | Tomo IV

    En su libro Junto a las verdes ras, hay un soneto que explica laactitud cordial y melanclica del poeta, que hablar con los rboles,con los pjaros y los vientos, por tierras de Galicia. Las recorre conternura sanfranciscana, acompaado de Rosala:

    Rosala de Castro, aqu junto a tu ra,bajo tu cielo puro, por barrosos senderoscaminas a mi flanco nimbada de lucerosplidos, imprecisos, lejana Rosala.

    Somos dos sombras leves. Tu soledad es ma,mos tus sueos, mos tus temblores primeros,mos tus olorosos cantares marineros,ma la rosa blanca de tu melancola.

    No me preguntes cmo llegu a tu dulce lado;no me preguntes cundo partir, Rosala,niebla soy o paisaje fugaz desdibujado.

    Hablemos sin palabras de tu pena y la maaqu, junto a tu ra, bajo el cielo estrellado,como el huerto murado de tu melancola.

    Bien est que lo acompae la cantora del Sar, porque el poeta ar-gentino va a necesitar del dulce aliento de los airios, allende los ma-res, para cantar aquellas tierras sin olvidar la suya. Y cantar los pueblos,los huertecillos, los alcores, las ras y las sombras ilustres de Espaa. Ylo har sintiendo el gozo unitivo de vivir cantando, porque el canto esla nica razn de su existencia.

    Hago cantando el camino.Qu ms remedio me queda!Si no cantara, Dios mo,me morira de pena!

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.49

  • 50

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    Incansable apresador de imgenes, el poeta recopila visiones de otrastierras:

    Montaas, bosques, valles, hortales penumbrosos,y el ro, hondo de cielos, dormido entre collados;carretas y labriegos, tortuosos caminejos,arriba la blancura de un viejo campanario.

    Ha adquirido un notable dominio de la lengua y del verso; ha per-feccionado su procedimiento descriptivo, como los viejos pintores quedominan el dibujo. Primero enumera lo ms cercano; luego, recoge lavisin sinttica que resume el panorama. En la estrofa citada y en estaotra, se advierte igual procedimiento:

    Sus dalias abre el caudaloso esto.Hozas, viedos, hrreos y pajares.Un tortuoso camino entre pinares.Lejos, el ajedrez del casero.

    Aunque no es la sntesis la nota de Bufano, pues es un poeta efusivoy enumerador, estas cuartetas, sobre todo, la ltima, nos recuerdanalgunas admirables estampas de Fernndez Moreno, con quien, en unprincipio, lo ligara el sencillismo y la objetividad concisa de las for-mas.

    El poeta se renueva con el encuentro de los motivos de la tierrahispnica, que l recorre con ojos soadores. Aquella tierra alegre ycrepitante, a pesar de las cicatrices de su ltima historia, lo remoza yenciende. Los viajes siempre nos llenan de caminos por dentro; nosdescubren el mundo de los otros y el propio nuestro, que permanecadormido. No est en la pampa, ni en los valles de San Rafael, ni en lasptreas soledades de Malarge, cerca del cielo melodioso. Est entrelos alcores y los altozanos del romancero, entre las besanas y los banca-les de la fecunda Espaa; no le dan sombra los carolinos ni los algarro-bos, sino los chopos y los avellanos, los alcornoques y las encinas.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.50

  • 51

    Obras Completas | Tomo IV

    Acaso por esa diferencia entre la inmensidad de las tierras andinas y lasrecamadas vegas espaolas, el poeta ha encontrado la imagen de que latierra es como una paloma entre sus manos:

    Encinares, cedros, chopos, nogales, y avellanos,y abajo entre barrancos, la pereza del ro.En 1os dulces helechos resplandece el roco.La tierra es una tibia paloma entre mis manos.

    Sin embargo hay muchos motivos que lo habrn de llevar, por elrecuerdo, a su paisaje andino. Encontrar el lamo inspirador en lalnea austera y monacal de un chopo, los viedos opimos, las ace-quias rumorosas, los campesinos amicales, el pan moreno de los meso-nes, las casas labriegas y el atuendo y las costumbres, y el aire todo quele era familiar en sus tierras andinas. No slo vive en el imperio verbaly espiritual de sus mayores, sino que est entre sus hermanos de estirpey de faenas. Un espaol, don Juan Francisco Cobo, trajo a Cuyo elprimer chopo; son espaoles la mayora de los agricultores que labra-ron, inicialmente, los desiertos de las laderas cordilleranas, tan hostilesen un tiempo, que fueron llamadas por un viajero ingls del siglo XVIItierras malditas de Dios. Hoy son amenos vergeles, de lo ms bello yfecundo que tiene nuestro pas.

    Bufano recorrer las rutas de Cervantes, de Lope y de Rosala. Seestremecer en Toledo, patria de Garcilaso; temblar de emocin reli-giosa entre las murallas de vila, tierra de Teresa. Y al recorrer Soria,repetir con Machado:

    lamos de las mrgenes del Duero,conmigo vais, mi corazn os lleva.

    Los lamos de Cuyo le saldran al encuentro muchas veces hacin-dolo vivir la doble vida de la realidad y del ensueo. Por eso al ver lasparras nudosas de aquellas huertas, dir como suspirando:

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.51

  • 52

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    Parrales antaones de Salvatierra y Nieves,gracias os doy por vuestra presencia en mi nostalgia.Sois, parrales, un poco de mi tierra remota,que suea entre viedos y hoy suspira en mi alma.

    Por dnde va ahora el peregrino? Va por tierras de Andaluca, porGranada. Ante sus ojos resplandece melanclicamente, la Alhambra,envuelta en el crepsculo. Los doce leones de su patio sueltan el aguadel tiempo que desle por los canalillos las antiguas leyendas de losrabes. Se poblaran de odaliscas y de guerreros los viejos corredores.El vivir encendido de los moros inquietos, fastuosos y soadores, reso-nara en los mbitos silentes de la Alhambra. El poeta no la olvidarnunca. Lo guiaban dos poetas: Francisco Villaespesa y Federico GarcaLorca. El embrujo del Albaicn y de sus cuevas, con sus guitarras y suscantares, lo transportaran a un mundo fabuloso. La nieve de la sierra,el jbilo del verde que alfombra la vega, reiteraran sus visionesmendocinas. El poeta nombra la flora y la fauna, y la que slo puedeaprehenderse por la misteriosa sugestin del arte. Parece un poeta gra-nadino:

    El Genil baja de un ladoel Darro del otro baja;uno por entre cipreses.otro, por entre murallas.

    Pero al llegar a la Vega.jubilosos se derraman.Me voy a ver cmo corre,a ver cmo corre el agua,por la Vega verde, verde,por la Vega de Granada

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.52

  • 53

    Obras Completas | Tomo IV

    Y bajo esa advocacin telrica, sintiendo lo que se ve y lo que nopuede verse, pero que nos duele en lo ms vivo de la entraa, va enbusca de una sombra admirada, la de Federico, cuya injusta muerte nocesa de llorar la Lengua:

    Yo voy a Fuente Vaquero,al pueblo de Federico,no s si riendo o llorando,bajo el cielo granadino.

    Por propia confesin s que los versos escritos por Bufano durantesus das de Granada son, si no los mejores de su estro, los que l msquera de los escritos durante su viaje. Granada era para l inolvidable.

    Trascendido por voces milenarias va por tierras de frica, las queinspiraron a Sarmiento sus grandes profecas. La caudalosa ternura deBufano se expresara a travs de sus largos caminos. Ora capta en lavisin cosmopolita de Tnger:

    Farolillos de coloresextravagantes mujeres,como surgidas de un mgicoespejo resplandeciente...

    Ora, como si mirara a travs de la Biblia, describe dolorosas figurasque adquieren simblicos reflejos de piedad evanglica:

    En el portal mientras tanto,un moro su mano extiende.Mano angustiosa y terribleque de dolor resplandece.Yo miro esa mano trgica,mano de lepra y de muerte,y alcanzo a ver que una rosaentre sus dedos florece.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.53

  • 54

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    As, sintiendo la tierra universal, el poeta mendocino recorri partedel mundo, cantndolo y amndolo tambin con amor universal. Perollevando siempre la imagen de su querida tierra. Por eso dice a lospescadores del Mediterrneo:

    Si vais a la mar, llevadme,que me duele mi sueo.Que me duelen mis ojosde mirar a lo lejos,all a lo lejos en donde,mi casa aguarda entre cerros.

    Retorno y evasin

    Lleg de retorno del viejo mundo. Miraba nuevamente la inmensi-dad de nuestros campos. Encendise de nuevo con los soles andinos, ybase nuevamente en sus aguas purificadoras. Pero, como se ha visto,en la doble emocin de aquel encuentro senta el dolor de la despedi-da.

    Un da, ya fatigado, como la rama de un sauce que vuelve a latierra, presintiendo la muerte cercana, escribi este soneto:

    Acaso no podr dejarte un da,cual siendo adolescente ayer lo hiciera,para correr tras otra primavera,que abrise, oh, Dios, en rosas de agona.

    Hoy en tu seno, parda tierra ma,disfruto la humildsima quimerade sentir retoar la paz austeraque me neg la vida noche y da.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.54

  • 55

    Obras Completas | Tomo IV

    Bajo tu cielo en flor, todo mi anhelolo pongo en ser como tu limpio cielo,como tu agua, tu hierba y tu montaa.

    Lo dems, ya se sabe; sombra y humo!Feliz en Dios, oh tierra, me consumohecho semilla en tu querida entraa!

    Bufano, que desde joven tuvo la amenaza de una grave enferme-dad, curada en San Rafael, senta constantemente la presencia de lamuerte. Tal sentimiento, unido a su religiosidad fervorosa, da a supoesa, como se ha visto, una caracterstica original entre nuestros lri-cos.

    Despedida

    Poco antes de morir, nos vimos por ltima vez. Fue en BuenosAires. Callejeamos. Hablamos de todo y proyectamos cosas.Rememoramos viajes y me prometi venir a San Juan a pasar unosdas conmigo. Era el mismo nio de siempre, el que haba conocidoen San Luis mientras preparaba sus Poemas de las tierras puntanas.El mismo que me escribiera tan inolvidables cartas, llamndome her-mano.

    Sus amigos, los que lo fuimos de verdad, no olvidaremos su inge-nio luminoso, la gracia espontnea de su palabra viva, la nobleza de suamistad sin lmites. Cuntas veces nos dbamos cita en Mendoza paradesahogarnos de la soledad y del agobio que nos consuma! Eran fies-tas gastrolricas y peripatticas, de versos hasta el alba, de ensueosinfinitos, despus de las cuales nos volvamos, reconfortados, a nues-tras respectivas madrigueras.

    Recuerdo una de las ltimas cosas que me dijo: ...A pesar de todosmis sufrimientos, si naciera de nuevo, pedira ser poeta.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.55

  • 56

    Antonio de la Torre | Alfredo Bufano

    Cuando esperaba su prometida visita -el 31 de octubre de 1950-nos enteramos de su muerte repentina. Le fall el corazn mientras sevesta para ver la maana. Cumpliendo su deseo, expresado en su ro-mance Villanescas, su cuerpo duerme en San Rafael, en el cemente-rio de la Villa 25 de Mayo, que l llam la aldea del sueo. Es unpueblo maravilloso, de estampa colonial, con rboles altsimos, tapialesvetustos y venerables caserones. Lo rodean los cerros y lo arrulla el ro.Parece que el tiempo se ha detenido para esconderse de la muerte ver-dadera. Tuvo razn el poeta en elegir este lugar para su descanso defi-nitivo. La gente de pueblo y los poetas de Cuyo lo acompaamos unamaana conmovida, en inolvidable cortejo de tristeza. Manos de gen-te humilde colocaban flores en el fretro, a su paso por las callejuelas.

    Vivi como poeta, muri como poeta y vivir como poeta.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.56

  • Con Jorge Luis Borges en la Biblioteca Nacional. (1964)

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.57

  • Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.58

  • Itinerario potico cuyano

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.59

  • Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.60

  • Evolucin potica de Cuyo

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.61

  • Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.62

  • 63

    Buenos Aires es una zona muy importante de nuestra produccinintelectual y artstica, pero lgicamente, no abarca la totalidad de loargentino, y, a veces, hasta lo desvirta por su excesivo mirar haciaEuropa. Hay que recordar que nosotros, como todo pueblo, tenemosun espritu territorial, un alma nacional, que somos un todo concu-rrente y concatenado con un paisaje y con una historia determinada.

    Ese paisaje paisaje, como sabemos, viene etimolgicamente depas- o sea nuestro paisaje, nuestro pueblo, nuestro destino histrico,es lo primordial para inspirar una literatura de tipo nacional, una lite-ratura que refleje lo ms sustancial de nuestro ser.

    La situacin privilegiada de Buenos Aires y de sus escritores, lasfacilidades de difusin, hace que prevalezca y sea ms conocido lo dela Capital Federal que lo de cualquiera de nuestras provincias. Valedecir, que los de tierra adentro vivimos solitarios, sin conocernos, ymuchas veces sin los estmulos necesarios, sin la correspondiente gra-vitacin en el contorno.

    Sin embargo, lo ms tpico, lo ms representativo de nuestro alien-to nacional, est en el interior del pas. Y del interior han sido muchosde los grandes valores de nuestra cultura, comenzando por Sarmiento,Vlez Sarsfield, Avellaneda, Joaqun V. Gonzlez, Tern, Lugones yRicardo Rojas, para citar algunos nombres.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.63

  • 64

    Antonio de la Torre | Itinerario Potico Cuyano

    Pero Buenos Aires ejerce una atraccin alucinante en los escritoresde provincias, que, como en los casos de Rojas, de Echage, de Lugones,de Capdevila, de Franco, se radicaron all. A veces, se desvirta algodel espritu fundamental de su terruo, al perder el contacto ntimocon sus cosas.

    El desarrollo de este tema servir, pues, para poner de relieve losvalores del interior, ampliar nuestros conocimientos y llamar la aten-cin de la juventud estudiosa hacia el eterno venero de la poesa y laliteratura: nuestra tierra.

    Pienso que esta mirada a nuestro contorno, servir para conocer-nos y entendernos mejor, sabiendo que lo regional no excluye lo na-cional y lo universal; por el contrario, lo contiene desde sus fundamentosprimordiales, desde el terrn. Ya lo deca un ilustre provinciano, Joa-qun V. Gonzlez: No hay patria sin humanidad, ni humanidad sinpatria.

    Lo regional y las fuentes literarias

    Como es sabido, las fuentes de la creacin literaria son tres: las queprovienen del mundo exterior, del contorno, que comprende el paisa-je fsico y el paisaje humano; las que emanan de la vida interior, inhe-rentes a la vida orgnica y a la urdimbre sentimental de la vida psquica,y las que provienen de las lecturas, del mundo de las ideas, quetrasvasamos a nuestra personalidad espiritual.

    Acaso el paisaje, medio fsico es, por la complejidad de sus influen-cias, la fuente ms importante de la creacin literaria. Paisaje ya lohemos dicho, viene etimolgicamente de pas- o sea, que comprendeno slo el medio fsico de la naturaleza circundante, sino que abarca elpueblo todo y su destino histrico. Es el mbito natural de nuestro seren el mundo. El paisaje nutre no slo a las literaturas de tipo regional,sino que se refleja en las literaturas nacionales en lo que tienen de mssustancial y representativo. Y hasta en las que alcanzan jerarqua uni-versal est presente la savia de lo regional, pues la creacin literaria senutre biolgicamente de una determinada tierra, de un hombre, de un

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.64

  • 65

    Obras Completas | Tomo IV

    paisaje determinado y de un momento histrico definido. O sea, deun aqu y de un ahora. Tal es el caso de Cervantes en su creacin delQuijote.

    Aunque tengamos una lengua general comn, existe en nuestroorbe lingstico significativos matices regionales que definen y trasuntanel paisaje nutricio de las respectivas literaturas hispanoamericanas. Esadiferenciacin, a veces casi imperceptible, que comienza por lo tem-tico, la encontramos en sus expresiones ms representativas. La litera-tura chilena, la venezolana, la colombiana, tienen algo que les es propioy particular, ya sea la presencia de elementos naturales, el mar, las mon-taas, las llanuras, las selvas; ya las peculiaridades de orden humano ysociolgico.

    Nuestra literatura argentina tiene, a su vez, sus temas caractersti-cos, sus tendencias estilsticas e idiomticas, en todo lo cual va insito elinflujo misterioso del paisaje. A esos fenmenos espirituales ylingsticos se ha referido Pedro Henrquez Urea en su minuciosorastreo de las corrientes literarias de la Amrica hispana, comenzandopor el influjo de las ideas estticas que las fecundizaron.

    Es fcil advertir la connotacin ambiental y temporal en las pro-ducciones poticas de las diferentes regiones argentinas, cuyos caracte-res comenz a sealar Ricardo Rojas y expusieron ms tarde, entreotros, Alfredo Coviello, Luis Emilio Soto y Augusto R. Cortazar. Cla-ro que no pretendemos ceirnos a un determinismo tan riguroso comoel de Hiplito Taine, pues no es posible olvidar al individuo mismo ya lo que, por ser humano, le es inherente. Es indudable que existe algoprofundo y personal que escapa a la investigacin de los fenmenosmensurables en el orden esttico. Arturo Marasso lo ha advertido, alreferirse a la creacin potica de Rubn Daro, cuando afirma que sumisterio potico, el encantamiento indefinible de su universo intelec-tual resiste a todo anlisis. Porque todo eso, donde su alma se expresa,la vibracin de su ser, es l, en lo ntimo de su conciencia extraa...,que llega de los horizontes del mundo, de la historia, de lo eterno.1

    1 Arturo Marasso, Rubn Daro y su creacin potica. Ed. Accinelli Hermanos.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.65

  • 66

    Antonio de la Torre | Itinerario Potico Cuyano

    Si bien el paisaje es el arquitecto del hombre, como cree Ortega, elhombre a su vez es un ser creativo, cuya accin puede trasformar latierra que lo circunda. Y asimismo, es capaz de crear el clima moral delque, en el determinismo tainiano, se nutre la obra de arte. El hombre,aunque sea un ente en constante transformacin e integracin con suscircunstancias, es un cosmos lleno de misterio y tiene algo que le espropio y personal.

    Sabemos que el hombre crea con su espritu la cultura, en forma deobjetos y procesos vinculados directamente con su evolucin, y que elarte es un producto cultural como lo es la ciencia, la filosofa, la reli-gin, el lenguaje..., objetos todos elaborados desde su ms profundaintimidad.. Las condiciones domsticas, econmicas, polticas, reli-giosas, el medio social e histrico, intervienen en todas las manifesta-ciones culturales que conforman el mundo ntimo del hombre. El arte,aunque tenga una naturaleza especfica, como afirma Lalo2 , no puedecrearse en el vaco, sino que participa del contorno vivo y germinante,del que toma directamente sus impresiones y materiales. Pero no esmenos cierto que el arte, la poesa lrica especialmente, nace de la ur-dimbre psquica y espiritual de su creador. Pues dos poetas nacidos enla misma poca y en el mismo medio geogrfico e histrico y consteque compartimos los criterios de Dopony y Andr Ferr- producenobras diferentes, hijas de sus respectivos temperamentos individuales.Tal es el caso de los escritores del Siglo de Oro espaol.

    En la produccin potica hay que tener en cuenta tambin la vidade las ideas heredadas, o de las que captamos de nuestra misma poca.Una idea cargada de fuerza vital, rebotando en el tiempo y en el espa-cio, puede incidir en las obras de arte de distintas pocas y pases. Asocurri en la Edad Media y en el Renacimiento con la concepcinplatnica del amor. A travs del tiempo esa concepcin ha creadomujeres como la Beatriz del Dante, o como la Isabel de Garcilaso. Ycuando las ideas se estragan o debilitan producen el cansancio, la exte-nuacin, que provoca, a su vez, las consecuentes renovaciones del arte.

    2 Charles Lalo, El arte y la vida social. Ed. Albatros.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.66

  • 67

    Obras Completas | Tomo IV

    Y Ortega y Gasset se funda en esta teora del cansancio para explicar,en La deshumanizacion del arte, la angustia, la irona y hasta el furorde que se nutren algunas posiciones del arte de vanguardia.

    Es evidente que la humanidad necesita, hoy ms que nunca, reno-varse, recrearse vitalmente con nuevas transformaciones y nuevos idea-les. Todo arte dice el pensador espaol- resulta comprensible, yadquiere cierta dosis de grandeza, cuando se lo interpreta como unensayo de crear puerilidad en un mundo viejo. El primitivismo o lanovedad que pretenden instaurar algunas posiciones del arte moder-no, es la consecuencia del debilitamiento y de la frustracin de ciertosideales estticos y sociolgicos de los siglos XVII y XVIII, que otroraparecieron perdurables y salvadores. Todo cambia en el eterno procesode la renovacin humana.

    Y es evidente, asimismo, que existe estrecha relacin entre el mo-mento histrico y el arte. As, los cuatro o cinco momentos principa-les de nuestra literatura, tienen concordancia precisa con los respectivosmomentos histricos de su gnesis, y representan, a su vez, momentosdel tipo generacional. No se trata de la contemporaneidad personal enel tiempo, sino con las coincidencias espirituales de algunos hombrescapaces de crear un clima moral, que incida en la vida colectiva.

    En cada generacin combaten los tres tiempos fundamentales de lavida social: el pasado, el presente y el futuro. Y en ella convergen apti-tudes defensivas de las cosas viejas y de las que anticipan el futuro. Lasgeneraciones tambin crean fuentes fecundizantes para el arte, por vasde estimulacin del clima espiritual, que ellas imponen. Por ello pue-de hablarse de literatura en trminos de generacin como lo ha hechoThibaudet, en su historia de la literatura francesa. Las generacionesson como las olas sucesivas que llegan a la playa. Cada una pretendesuperar la anterior. Sin embargo, el impulso de cada una, nace de laque le ha precedido en el tiempo.

    Cada generacin pretende rectificar y eclipsar a su antecesora. Y eslgico y natural que ello acontezca, y que esa lucha, se exprese, enocasiones, con gran acometividad. La historia literaria de otros pasesnos lo demuestra. Recordemos, por ejemplo, el estreno de Hernani,

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.67

  • 68

    Antonio de la Torre | Itinerario Potico Cuyano

    de Vctor Hugo, y la batalla en que clsicos y romnticos, se empea-ron. Toda nueva generacin pretende descubrir de nuevo el mundo.Es una incesante guerra de padres e hijos. Po Baroja lo explica muyacertadamente en su libro Juventud, egolatra. Y sin embargo, a tra-vs de este incansable combate, subsisten algunas vejeces. Pero sola-mente la juventud del talento, la originalidad de la buena ley, se salvade la demoledora accin del tiempo. Cuando leemos un poeta verda-dero, un poeta original, su emocin nos alcanza siempre. Tal es el casode Tecrito. Leyndolo en el valle de Calingasta, al pie de Los Andes,nos pareca que las manzanas de Amarillis estaban al alcance de nues-tras manos, entre el fervor de las calandrias y el cntico de la luz.

    Olvidadas las rencillas, hay que reconocer que la generacin delveintids nos ha dejado numerosos frutos. La nueva sensibilidadtraa a nuestro pas inquietudes inditas, como el ultrasmo que intro-dujo Borges. Las escuelas de vanguardia europeas tuvieron aqu suepgonos, y algunos de los hombres ms representativos de la poesa deeste siglo se iniciaron en aquellas jornadas. A Borges puede agregarselos nombres de Gonzles Lanuza, Mastronardi, Bernrdez, Marechal,Gonzlez Tun, Nal Roxlo y Roberto Ledesma. Hay que agregar losnombres de Giraldes, Girondo, Nora Lange, Crdova Iturburu,Gonzlez Carvalho, Rega Molina y otros, que omitimos para no alar-gar demasiado la lista. Escaparon a ese movimiento insurgente, comodos islas, el personalsimo Fernndez Moreno y el melodioso EnriqueBanchs. Otros grandes poetas, como Arrieta, Capdevila, Arturo Marassoy Alfredo Bufano continuaron su obra al margen de aquel fervor com-bativo de los alrededores de 1925.

    Posteriormente, el pndulo volvera a oscilar hacia el neo-romanti-cismo, que ya han sealado algunos crticos. En 1940 aparece rbolTotal, de Vicente Barbieri; Amora de Miguel ngel Gmez; el Ga-llo Ciego, de Csar Fernndez Moreno; Rosa de Arcilla, de FerreiraBaso; La casa muerta, de Sol Gonzlez. A esta generacin Daniel J.Devoto y otros poetas valiosos como Wilcock, Paine, Carlos Albertolvarez, Benars, Armani, Bosco, Vocos, Etchebarne, Mara Granata,Enrique Molina hijo, Csar Rosales, Cccaro y otros.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.68

  • 69

    Obras Completas | Tomo IV

    Es interesante estudiar el grado de penetracin en el interior delpas de estos movimientos. Mucho del ahondamiento lrico y la incor-poracin de temas nacionales y regionales a nuestra poesa, es poste-rior al modernismo que aspiraba a una zona ms universalista en elorden esttico. Y aunque como dice Federico de Ons, El modernis-mo signific para Amrica el logro por primera vez de la plena inde-pendencia literaria, no pudo alcanzar las vibraciones, el creacionismopolifactico y personalsimo de los poetas posteriores y de sus temasnacionales. No obstante, debe tenerse en cuenta la opinin de JuanCarlos Ghiano, que compartimos cuando dice, La consecuente com-paracin de esta promocin de creadores- se refiere a la del modernis-mo y a las dos ltimas, 22 y 40- con poetas contemporneos de Espaay de nuestra Amrica, destaca la variedad de realizaciones, que adelan-ta la poesa argentina, aunque no cuentan con creadores equiparados alos grandes lricos universales.Y Borges dice: Ninguno de los gne-ros literarios que practican los argentinos ha logrado el valor y la diver-sidad de la lrica. El siglo XIX produjo una excelente prosa, una escrituraapenas modificada de su lengua oral; el siglo XX parece haber olvida-do ese arte, que perdura en muchas pginas de Sarmiento, de Lpez,de Mansilla, de Wilde. Lugones inaugura el empleo de un lenguajeescrito y no siempre rehsa las tentaciones de una sintaxis oratoria yde un vocabulario excesivo.

    Seala asimismo Borges, que a diferencia de los Estados Unidos,nuestra Amrica Hispnica no ha producido un escritor de influjomundial un Emerson, un Witman, un Poe- ni tampoco un gran es-critor esotrico: un Henry James o un Melville, auque tengamos poe-tas no inferiores a los de cualquier otra nacin de habla hispnica.Bstenos repetir- dice- los nombres de Lugones, de Martnez Estraday de Banchs.

    La poesa del paisaje de Cuyo

    Cuyo limita la llanura pampeana por San Luis y se empina hastalas cumbres ms altas de Amrica, en los picos cordilleranos de SanJuan y de Mendoza. Es una naturaleza de contrastes: amplias llanuras

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.69

  • 70

    Antonio de la Torre | Itinerario Potico Cuyano

    y prodigiosas serranas. La cordillera de los Andes, el colosal espinazode Amrica, como lo llamara Unamuno, da carcter y personalidadinconfundible a la mayor parte de los paisajes de la regin. Entre loscontrafuertes de la cordillera, a lo largo del Continente, crecieron lascivilizaciones precolombinas, cuyos restos de cultura megaltica exis-ten an entre los fabulosos peascos de Malarge. De los altos glaciarescordilleranos desciende el agua labradora. El agua fecunda los valles,que se entrelazan por los ros en una ronda de verdes fervorosos. Entrelos valles y los altozanos crecen las poblaciones y cantan eglgicamentelas acequias. El milagro del agua crea los viedos y las alamedas. Y losmltiples frutos de la tierra de Cuyo, que se ofrecen con singular es-plendidez.

    La tierra labranta est parcelada en lotes pequeos, que son, ge-neralmente, labrados por inmigrantes, o por sus descendientes, espe-cialmente espaoles e italianos. En las besanas de Cuyo reiteran, as,las faenas milenarias que realizaron sus abuelos a orillas del Mediterr-neo. El elemento criollo, eficaz y sufrido, y tan autntico como losterrones de las glebas, que est presente en los largos esfuerzos rurales.

    La parcelacin de la tierra es una de las caractersticas de la regin,especialmente en las zonas agrcolas de San Juan y de Mendoza, queson muy parecidas entre s. Ello da al agro una fisonoma propia, muydistinta de la que tienen algunas zonas litorales y centrales del pas,cuya caracterstica son los latifundios. La subdivisin de la tierra y elriego artificial genera en dichas provincias una produccin intensiva yvaria y una economa dinmica y poderosa. El paisaje cordillerano noes un paisaje amable, como de las sierras cordobesas: es solemne,inabarcable, casi trgico. Yo dira, anonadante, metafsico. La serranade San Juan y de Mendoza no se entrega a los espritus superficiales, alas almas turistas. Para entenderla, es necesario demorarse; aprehendersu profundo misterio, familiarizarse con sus contrastes: las moles gi-gantescas, las aguas musicales, los lamos quijotescos, los vientos enlo-quecidos, los cielos melodiosos, la vasta soledad... En los conciertos delos paisajes argentinos, el de Cuyo sera uno de los ms interesantes.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.70

  • 71

    Obras Completas | Tomo IV

    Materia potica

    Estamos hablando cosas que no son poticas, sin duda, pero quetienen que ver con la creacin artstica. Porque se trata del paisaje, y elpaisaje conforma al hombre, que es el creador de los objetos cultura-les, entre los que figura la poesa. Sabido es que de acuerdo con lasvivencias, con los anhelos y los ideales, es el carcter de la creacinesttica. El mbito geogrfico y social y el momento histrico, influ-yen fuertemente sobre los objetos culturales, pues en la frecuencia deciertos temas o motivos, en sus tendencias, los poetas reflejan la tem-peratura moral y el ambiente fsico que los originan.

    Un poeta precolombino, en medio de la inhspita serrana, aorabala fronda de su valle. Y ese tema se repite con frecuencia en nuestrospoetas regionales, como el de la montaa, los ros, las acequias, lasvides, los lamos, la vendimia, el vino y la descripcin paisajstica engeneral. Claro que ello no excluye otros motivos ms universales, comoel amor, la muerte, el sentimiento religioso, la solidaridad humana, larebelda, la desesperanza... Pero el parentesco ms visible entre los poetasde Cuyo, es, sin duda, el sentimiento de la naturaleza. No slo se ad-vierte esta tendencia en los poetas pastorales, sino tambin en los detemas ms abstractos, como en el caso de Ramponi al inspirarse en lapiedra infinita. Por eso la poesa de Cuyo se diferencia, en lo temti-co, de las otras regiones argentinas.

    La encrespada topografa cordillerana da unidad, fisonoma y ca-rcter al paisaje. Sobre todo, en lo que se refiere a San Juan y Mendoza.San Luis tiene otras caractersticas no menos bellas e interesantes, porcierto: la llanura ondulada, las sierras boscosas... Sobre el deliriogeolgico de las serranas cuyanas, los cielos crean una sucesin in-descriptible de colores y de imgenes. El poeta se muestra fuertementeatrado por la magia de esta luz hecha meloda y quisiera demorar suhechizo para alargar el xtasis de contemplacin. Esta luminosidad delcielo cuyano est patente en Bufano y en Agero.

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.71

  • 72

    Antonio de la Torre | Itinerario Potico Cuyano

    El poeta y su mundo

    El poeta es un intermediario entre la naturaleza y el ensueo. Sin lno podemos entender el oculto lenguaje de las cosas. Para que la natu-raleza, que es la media palabra del arte, segn Crocce, sea convertidaen obra de arte, es necesario que el poeta o el artista, la recree. Y slolas vivencias y el poder creador de la imaginacin potica pueden rea-lizar ese milagro. Pero el gran problema del poeta es el campo. Dira-mos que la gran aventura de todo poeta es el tema del campo, acasopor su aparente facilidad. La mera descripcin enumerativa no es poe-sa, aunque refleje la verdad natural del paisaje y de sus elementos. Larealidad potica est siempre ms adentro de las formas que captannuestros sentidos; est en la inspiracin creadora, en los smbolos querelacionan el misterioso mundo del hombre y del ensueo.

    Todo turista cree sentirse inspirado y capaz de describir el campo.Y no sabe que para realizar esa hazaa es preciso entenderlo, para locual, por lo pronto, carece del tiempo necesario, cuando no de sensi-bilidad. Mire, vea, dice el criollo sanjuanino para significar que unacosa es mirar, y otra muy diferente es ver y comprender. Ya lo dijoDilthev: la creacin del poeta se basa siempre en la energa de lasvivencias.

    Los grandes poetas, Fray Luis de Len, Machado, para citar slodos nombres, han logrado expresar el misterio campesino, el misteriode la noche. Porque el tema del campo incluye el tema del cosmos, dela vida poliforme y abscndita. El campo confronta con la soledad,con el silencio hablante de las cosas, y por consiguiente, con la idea dela eternidad y con la raz ontolgica de nuestro mundo. Es en la sole-dad campesina donde el hombre deja de vivir entre espejos, diceMachado. Los espejos representan la vida artificiosa, compleja y me-canizada de las urbes, donde los hombres son prisioneros de sus pro-pios inventos y viven atormentados por las guerrillas del almacontradictoria.

    El hombre actual suele vivir entristecido por trabajos estriles des-de el punto de vista espiritual, por luchas incompresibles e incesantes.Qu hay al final de tan azarosa y esforzada carrera? El hombre de las

    Tomo_04_Prosa.p65 21/09/2008, 03:44 p.m.72

  • 73

    Obras Completas | Tomo IV

    grandes ciudades suele ser vctima del funcionalismo tcnico. Viveenredado por cosas que no puede controlar. Vive vigilado de espejos,repetido hasta el estragamiento en la mmesis general de un mundoannimo. Va por un camino que avanza hacia la estridencia anonadante.Y en esa angustia que no todos sienten- quiere demostrar en vano, yretornar al regazo tranquilo de la naturaleza. Y a veces demasiado tar-de, porque ha perdido la capacidad de percepcin de las cosas senci-llas, la capacidad de asombro y de inocencia.

    El campo es el remanso del espritu, el abrazo materno. Es un