Actualidad Espiritista 14

  • View
    218

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista trimestral de Espiritismo

Text of Actualidad Espiritista 14

  • REVISTA DIGITAL PARA LA DIFUSIN DEL ESPIRITISMO COMO CIENCIA PSICOLGICA Y SOCIAL, POR UN NUEVO INDIVIDUO Y UNA NUEVA SOCIEDAD.

    ActualidadEspiritista Asociacin Esprita Otus y Neram Centro Esprita de Ponent Centro Esprita Puerto de Esperanza Centro Esprita Clara de Ass

    Centro Esprita Manuel y Divaldo Centro Esprita Irene Solans Centro Esprita Pablo y Esteban Centro Esprita Anoia

    Nuevas preguntas en: Entrevistando a Divaldo

    Qu es el espritu?

    Perdn y olvido

    Identidad y objetivo de la Doctrina Esprita

    El Libro de los Mdiums: cualidades morales del mdium

    El vicio de la queja

    ABRIL 2013 NMERo 14PuBLIcAcIN TRIMEsTRAL

  • Centros Espritas Colaboradores

    CENTRO ESPRITA MANUEL Y DIVALDOC/ Tetun, 1 43202 Reus Tarragona Telf. 686 490 746 www.cemyd.com cemyd@cemyd.com

    CENTRO ESPRITA IRENE SOLANSAv. Sant Ruf, 39 25004 Lleida Telf. 649 037 278http://ceis.spirity.com ceirenesolans@gmail.com

    CENTRO ESPRITA ANOIAC/ Comarca 43 2 08700 Igualada BarcelonaTelf. 938 045 084 - 619 492 472www.espiritas.es johnny_m_moix@hotmail.com

    GRUPO ESPRITA CLARA DE ASSSevilla telf. 638 488 699geclaradeasis@gmail.com

    ASOCIACIN ESPRITA OTUS I NRAMC/ Germana Merc, 13 25300 Trrega LleidaTelf. 973 311 895 - 973 311 279www.kardec.es/otusineram otusineram@terra.es

    CENTRO ESPRITA PABLO Y ESTEBANAv Baix Peneds 29-31 43700 El Vendrell TarragonaTelf. 639 085 610 http://pabloyesteban.espiritas.net actualidadespiritista@gmail.com

    CENTRO ESPRITA DE PONENTC/. Pirineus, 5, 25132 Benavent de SegriTelf .667724242 acep@espiritas.net http://acep.espiritas.net

    CENTRO ESPRITA PUERTO DE ESPERANZAC/ Almassora 53 bajo chafln 12540 Vila-real Castelln Telf. 655 734 669www.puertodeesperanza.es info@puertodeesperanza.es

    CENTRO ESPRITA SEMILLAS DE AMORC/ Padre Bover 16 bajos 12500 Vinaroz CastellnTelf. 605 965 195 / 645 300 453www.semillasdeamor.es info@semillasdeamor.es

    Actualidad Espiritista Ao IV N14 Abril 2013

    Direccin: Centro Esprita Manuel y Divaldo

    Redaccin, maquetacin y revisin:Centros espritas colaboradores

    Agradecemos la colaboracin de:Divaldo Pereira Franco

    correo electrnico: actualidadespiritista@gmail.com

    web.www.actualidadespiritista.es

    Otras direccioneswww.facebook.com/ActualidadEspiritista

    Formato digitalDistribucin gratuita

    sumario Editorial 3 Perdn y olvido 4

    clasificacin del mdium segn las cualidades morales 6 El vicio de la queja 10 carta a mi obsesor 14

    cartas del lector: Qu es el espritu? 16 Reflexin esprita sobre la memoria 19 Identidad y objetivo de la Doctrina Esprita 22 Entrevistando a Divaldo 24

    Abril 2013 Revista Actualidad Espiritista | 2

  • Edito

    rial

    A los mdiumsDe un modo singular los mdiums tienen sobre sus hombros la responsabilidad

    de la divulgacin de la doctrina esprita, distribuyendo los consuelos y esperanzas de la que es portadora. Este trabajo presenta grandes escollos y peligros al tiempo que ofrece hermosos objetivos a conquistar.

    Para participar de forma activa y consciente en el Espiritismo es necesario un conocimiento profundo de los dos actores principales de las manifestaciones espritas: el espritu y el mdium.

    Allan Kardec introdujo en El Libro de los Espritus la escala espiritista, de la pregunta 100 a la 113, como clasificacin orientativa para catalogar las diferentes clases de espritus segn su grado de progreso. Para complementar esta ordenacin el Codificador tambin realiz una completa y exhaustiva clasificacin de los mdiums atendiendo a sus distintas caractersticas y capacidades, presentada en El Libro de los Mdiums.

    En el papel que muchos de los espiritistas ahora acometemos como mdiums, es frecuente caer en la frivolidad de desear aquellas capacidades que no tenemos. Centramos nuestra atencin en los trabajos de los otros mdiums. Estos trabajos han sido obtenidos tras largos aos de preparacin y disciplina, algo que no se suele tener en cuenta, mientras que las aptitudes que poseemos son descuidadas e infrautilizadas. Es un sntoma de inmadurez que tenemos la necesidad de superar.

    Para la conclusin de la obra son necesarios diferentes tipos de trabajadores, cada uno con sus conocimientos y caractersticas propias; en el movimiento esprita lo habitual es la especializacin, as en los centros tenemos mdiums intuitivos, psicgrafos, pasistas, videntes, de incorporacin, etc. y cualquiera de estas actividades es de gran valor para el correcto funcionamiento de las reuniones.

    Scrates nos dice en El Libro de los Mdiums: Cuando el principio, el germen de una facultad existe, se manifiesta siempre por seales nada equvocas. Encerrndose en su especialidad, puede el mdium descollar y obtener cosas grandes y hermosas, ocupndose de todo no obtendr nada bueno.

    Siempre habr dudas, siempre surgirn problemas, para solucionarlos debemos acudir a las voces sensatas de la experiencia. No escuchemos nicamente nuestra opinin, que puede estar enturbiada por nuestras debilidades, solicitemos la ayuda de otros amigos con significativa experiencia y reflexionemos si nuestra posicin persigue los objetivos del Espiritismo antes que resaltar nuestra personalidad.

    Es importante la herramienta con la que trabajamos, pero ms importante an es aprender a utilizarla para extraer el mximo partido. Lo ms sensato no es querer hacer ms cosas, sino hacer mejor aquello que ya hacemos.

    3 | Revista Actualidad Espiritista Abril 2013

  • Es difcil entender que el mal que nos acontece siempre es por un bien. La comprensin del dolor que va implcito en la experiencia es un medica-mento que le cuesta digerir al espritu; que es amargo, pero necesario, que necesita de la pacien-cia resignada para que pueda evaluar ms adelante los resultados de dicha experiencia.

    El ser humano dispone de una herramienta va-liosa en la lucha por alcanzar el perdn, por con-trolar el dolor inferido por otros, por encontrar la salida que lo libere de la mazmorra del rencor, para encontrar el perdn hacia el agresor: el olvi-do.

    Se suele decir aquello de Perdono pero no olvi-do, una frase ya tpica en el diccionario humano, en el que se pretende ser bueno, pero ofreciendo la coletilla animal de una posible venganza abierta al futuro. No sirve, o se perdona, o no se perdona.

    Dios nos ha dado la primera leccin, permitin-donos el olvido del pasado para poder afrontar cada reencarnacin como si se tratara de la prime-ra. Hace un borrn y cuenta nueva; nos ofrece un nuevo cuerpo, nuevas experiencias, para que la mente vieja de conflictos, pueda renovarse en cada amanecer existencial. Una gran prueba de amor, solidaria con el ms pequeo, que somos todos, protectora con quienes arrastramos defectos ani-males, caminando a cuatro patas en el erguimien-to espiritual. No saber de donde venimos nos ayu-da a labrar el futuro y conocer a donde vamos.

    Ensimismado en la ofensa, el ser potencia un re-cuerdo malsano que le arrastra a los abismos del rencor, produciendo una amargura que le aparta de la bsqueda de la felicidad, definiendo su rum-bo en la necesidad de un resarcimiento, permane-ciendo en el mal con deseos de venganza. No es fcil olvidar el mal, pero como todo hecho, necesi-ta un entrenamiento que lo muscule y le permita la superacin de las imposiciones inferiores del ego, el cultivo de las ideas optimistas y positivas son los factores que contribuirn a la superacin de la cri-sis, permitiendo el olvido de los malos recuerdos.

    Perdn y olvido

    Abril 2013 Revista Actualidad Espiritista | 4

  • El olvido del pasado es providencial, no recor-dar significa no encasillar, ni a los otros ni a no-sotros. Es ofrecer alas para tener una nueva liber-tad de accin, liberar nuestras manos y nuestros pies de las ataduras de existencias pasadas.

    La bondad divina no exime al individuo del pago de sus acciones, pero cada nueva existencia, es un oportunidad para redimirse. El incons-ciente profundo es el reloj que determina el mo-mento del pago, del perdn, del trabajo, del dolor y de la liberacin. La falta de recuerdos anteriores constituye el gran benefactor que permite lograr el equilibrio emocional, sentir seguridad porque nadie conoce el pasado del otro que pueda humi-llarlo, y que en definitiva interferira en el con-junto social que se vera gravemente afectado.

    A medida que el espritu prosigue se abre su percepcin para que tenga la intuicin de su pa-sado, esta vez con una madurez psicolgica que contribuir a su progreso, porque le permitir sacar conclusiones analizando los hechos actua-les. La madurez psicolgica y emocional tiene lu-gar mediante el entrenamiento mental en el ejer-cicio del Bien, este esfuerzo acaba diluyendo todo pensamiento negativo y hace factible el olvi-do de las ofensas, teniendo lugar el proceso de concienciacin.

    Como tantas veces se ha dicho, la oracin es el puente indiscutible para conseguir el cambio de conciencia en la percepcin de las pruebas. Nos dicen los espritus Poseemos en nosotros mismos, por medio del pensamiento y de la voluntad, una potencia de accin que se extiende ms all de los lmites de nuestra experiencia corporal... (El libro de los Espritus, 662)

    Para Aristteles potencia era la capacidad que se tiene para poder llegar a s