¿Volveremos? Elisabet Campuzano (primeras páginas)

  • View
    5

  • Download
    2

Embed Size (px)

Text of ¿Volveremos? Elisabet Campuzano (primeras páginas)

  • Vol

    vere

    mos

    ?

    ISBN: 978-84-16848-14-0

    Volveremos?Elisabet Campuzano Aylln

    Esta es una historia de sueos alcanzados y sueos perdidos. Imaginad que habis conseguido el logro de vuestras vidas y que adems se ha logrado con esfuerzo, ilusin y cario. 18 aos de vida invertidos en un sueo llamado hogar, arrebatado sin pre-aviso. Un sueo que de repente se quebranta, se pierde por un camino de muchas alegras, penas e inseguridades.

    Pero quizs los sueos tienen precisamente eso, que son nuestros y nadie nos los puede arrebatar. Esta es mi historia, esfuerzo, des-ilusin pero sobre todo, superacin.

    Elisabet Campuzano Aylln (Sabadell 1975), se define como una chica insegura de s mis-ma, pero con los pies en la tierra. Aman te de la lectura desde que las noches eran eternas y en las que costaba conciliar el sue o. Una lectura que le permita soar des pierta y ol-vidar los miedos y preocupaciones de la vida real. Esa ensoacin es la que hoy, le empuja a contar su historia.

  • VolVeremos?

  • VolVeremos?

    EXLIBRIC

    ANTEQUERA 2016

    ELIsABET CAmpUzANo AyLLN

  • VOLVEREMOS? Elisabet Campuzano AyllnDiseo de portada: Dpto. de Diseo Grfico Exlibric

    I edicin

    ExLibric, 2016.

    Editado por: ExLibricc/ Cueva de Viera, 2, Local 3Centro Negocios CADI29200 Antequera (Mlaga)Telfono: 952 70 60 04Fax: 952 84 55 03Correo electrnico: exlibric@exlibric.comInternet: www.exlibric.com

    Reservados todos los derechos de publicacin en cualquier idioma.

    Segn el Cdigo Penal vigente ninguna parte de este ocualquier otro libro puede ser reproducida, grabada en algunode los sistemas de almacenamiento existentes o transmitidapor cualquier procedimiento, ya sea electrnico, mecnico,reprogrfico, magntico o cualquier otro, sin autorizacinprevia y por escrito de EXLIBRIC;su contenido est protegido por la Ley vigente que establecepenas de prisin y/o multas a quienes intencionadamentereprodujeren o plagiaren, en todo o en parte, una obra literaria,artstica o cientfica.

    ISBN: 978-84-16848-14-0Depsito Legal: MA-1211-2016

    Impresin: PODiPrintImpreso en Andaluca Espaa

    Nota de la editorial: ExLibric pertenece a Innovacin y Cualificacin S. L.

  • VolVeremos?

    ELIsABET CAmpUzANo AyLLN

  • 9

    Para todos y todas los que se han atrevido a comprar mi libro. Si esperis que os ayude en algo no lo hagis, pero si lo que esperis es pasar unos buenos ratos sin pensar en vuestras preocupaciones, seguro que juntos lo conseguiremos.

  • 11

    Introduccin

    Todo esto lo causa una mente hiperactiva que no me deja descansar ni un momento. Va dando saltos de un sitio a otro como las cabras en el monte y es agotador, pero claro es que no es para menos, como podris ir comprobando poco a poco.

    Aunque s que me quedan muchas experiencias por vivir, (si no, sera muy malo), tambin he experimentado ya, muchas otras. Entre ellas os explicar las seis veces que me he mudado de vivienda, os imaginis? Soy toda una experta en preparar cajas, todas identificadas y perfectamente ordenadas, la reina de las mudanzas, que lleva locos a los carteros que ya no saben dnde encontrarme, aunque creo que lo peor es que no va a quedar as que una ms seguro que habr.

    Bueno, empecemos!

  • 13

    Capitulo uno

    As empez todo

    Sin saberlo, la vida de mi marido y la ma siempre han sido bastante paralelas. Los dos hemos vivido en la misma calle toda nuestra vida, hasta casados vivimos all unos aos, pero de solteros l en una punta y yo en la otra. En una calle Ripolls, del barrio de Can Oriach en Sabadell. Hemos tenido amigos comunes, pero nosotros no coincidamos casi nunca, la sensacin era que la calle se divida en dos partes, justo la mitad de la calle era la barrera y de ah no se poda pasar ni para un lado ni para el otro. l se mantena en su esquina, donde tenan el negocio familiar llamado Restaurante-Hostal Comellas y yo en la ma con mis amigas.

    Antes de que hicieran el hostal, haba sido uno de los res-taurantes ms importantes de la zona, con dos enormes salas para celebraciones de todo tipo y con muchsima demanda, precisamente all se casaron mis padres, un 5 de mayo de 1974, para entonces mi marido ya tena casi dos aitos. Vaya sorpresa! Y justo yo, naca en febrero del siguiente ao.

    Cuando yo tena unos seis aos, mi madre mont una jar-dinera justo debajo de nuestro piso y mi suegra le encargaba los ramos para decorar las mesas de los salones, aunque no dur mucho tiempo, la ubicacin de la jardinera no era muy apropiada y mi madre no consigui el resultado que esperaba, as que la tuvo que cerrar.

  • ELISABET CAMPUZANO AYLLN

    14

    Para nosotros era una edad muy muy temprana para saber de nuestra existencia, pero el destino siempre est por ah haciendo de las suyas.

    A mi padre le gustaba mucho el ftbol y tenamos cerca el campo del Club de Ftbol Can Oriach y los domingos por la maana, antes de ir a casa de mis abuelos a comer, que vivan en otra barriada, pasbamos por all a ver a los equipos del barrio jugar. En uno de ellos jugaba mi marido, por supuesto yo iba creciendo y con trece para catorce aos empec a fijarme en l (s, la verdad un poquito precoz). Mi padre sin imaginar nada siempre lo elogiaba por lo bien que jugaba, as que poco a poco fue despertando un inters en m hacia l un tanto especial. Hasta que mi padre se dio cuenta de que algo raro estaba pasando y ya empez a no caerle tan bien (las cosas de los padres). Papitu, ya era tarde, las mariposas crecan en el estmago a toda velocidad.

    Nunca habra imaginado que l se hubiera fijado en m tambin (eso me haca sentir muy triste, pero claro es que yo era muy nia) pero, poco a poco la barrera de la mitad de la calle fue desapareciendo, cuando iba a entrenar pasaba por delante de mi casa, cuando nunca lo haba hecho, ya que desde su esquina poda ir perfectamente. Yo ya me haba estudiado los horarios sobre todo cuando volva de entrenar y como mi casa haca esquina, lo vea venir de frente desde tres calles ms atrs. Para que no me vieran mis padres, me meta en el lavabo y en otras ocasiones me suba a la azotea para verlo venir desde ms lejos an. Jams levant la cabeza, pero cuando lo hemos hablado en ocasiones, me ha dicho que s, que me vea, que saba que estaba ah. Vaya dos! Que chico tan duro!

  • VOLVEREMOS?

    15

    As que poco a poco junto a mis amigas, tambin empezamos a pasar por delante del restaurante, como tambin era bar, en alguna ocasin habamos tomado unos refrescos atendidas por su hermana un poco mayor que l, muertas de risa y de vergenza a la vez, haciendo tiempo para ver si apareca. Pronto su hermana se dio cuenta de lo que pasaba y pas a ser una cmplice ms, fue una poca muy entretenida.

    En esos aos, haban discotecas que los sbados y domingos abran a las cinco de la tarde y hasta las once de la noche dejaban entrar a los que ya tenamos catorce aos. Yo sala con mi amiga Rosi, un ao mayor que yo, y all nos pasbamos las tardes bai-lando y a las nueve en casa. A mis padres no les gustaba mucho que fuera, pero lo bueno era que all me encontraba con mi primo David y toda la colla que viva en el barrio de mis abuelos, entonces lo llevaban un poco mejor.

    Fue aqu donde empec a tener ms contacto con mi marido, ya que los amigos le dieron un ultimtum:

    Andy, ya no queremos pasar las tardes de los fines de semana saltando la valla del colegio para jugar al ftbol. Queremos ir a la discoteca, o te vienes o te quedas como t lo prefieras, pero nosotros nos vamos! Era el tonto del baln! Y eso fue lo que pas, que se tuvo que ir con ellos.

    As que como tenamos amigos comunes, nos saludbamos todos y poco a poco empezamos a coincidir ms. En verano en piscinas pblicas, nosotras quedbamos con sus amigos y ya l tambin vena, todo esto fue durante el ao 1989 y al cabo de los meses un 26 de diciembre, da de San Esteban, se decidi y

  • OOOOHHH!!!!Sentimos no poder mostrarte ms pginas de muestra,

    si te has quedado con ganas de ms, entra en

    tienda.exlibric.com